Publicado: 16.04.2015 11:56 |Actualizado: 16.04.2015 11:56

La esclavitud en el siglo XXI: trabajos forzados, explotación sexual y tráfico de personas

Este 16 de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil

Publicidad
Media: 4.82
Votos: 17
Comentarios:
La explotación laboral de los menores es uno de los asuntos que más preocupan a los organismos internacionales.

La explotación laboral de los menores es uno de los asuntos que más preocupan a los organismos internacionales.

La esclavitud es una práctica abolida en todo los países del mundo, al menos en la teoría, porque en la práctica ha adoptado nuevas formas, principalmente trabajos forzados, explotación sexual o tráfico de personas, de las que son víctimas en todo el mundo millones de personas.

La Convención sobre Trabajo Forzoso de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) define esta práctica como el trabajo o servicio forzoso u obligatorio que se extrae de cualquier persona bajo la amenaza de un castigo y para el cual la persona no se ha ofrecido de forma voluntaria.



Este 16 de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil. A continuación recopilamos diez datos sobre las nuevas formas de esclavitud moderna.

1. En el mundo hay unos 21 millones de víctimas de trabajos forzosos, de las cuales 11,4 millones son mujeres y niñas y 9,5 millones son hombres y niños, según datos de la OIT. Otros organismos ofrecen unas cifras aún más elevadas. Así, la ONG estadounidense End Slavery Now habla de entre 20,9 y 29,8 millones de personas afectadas por algún tipo de trabajo forzado y por la explotación sexual, mientras que el Índice Global de Esclavitud que elabora la Walk Free Foundation habla de 35,8 millones de personas.

2. Del total recogido por la OIT, casi 19 millones son víctimas de explotación por parte de personas particulares o empresas. Dentro de este grupo se engloban la servidumbre doméstica que en algunos casos llega a convertirse en una forma de esclavitud ya que el trabajador no puede abandonar la casa en la que trabaja y es sometido en ocasiones incluso a abusos físicos, así como los trabajadores explotados en fábricas o en la extracción de minerales, por ejemplo.

3. Los dos millones restantes son explotados por los estados o por grupos rebeldes. Entre las formas empleadas en este apartado figuran los trabajos realizados por reclusos y aquellos impuestos tanto por las fuerzas armadas regulares como por los grupos rebeldes. En este apartado, según End Slavery Now, también habría que incluir a los niños soldado.

4. De los explotados por particulares o empresas, 4,5 millones son víctimas de explotación sexual forzosa, de los cuales unos dos millones serían menores de edad. De este total, el 98 por ciento se estima que son mujeres y niñas.

5. Los trabajos forzosos generan beneficios ilegales por valor de 150.000 millones de dólares al año. De este total, 99.000 millones provienen de la explotación sexual; 34.000 millones de la construcción, la industria, la minería y los servicios; 9.000 millones de la agricultura y la pesca; y 8.000 millones ahorrados por los hogares privados que o no pagan o pagan menos de lo debido a los trabajadores domésticos sometidos al trabajo forzoso.

6. Los esclavistas actuales, es decir, los que someten a otras personas a trabajos forzosos, suelen ganar de media 4.000 dólares por cada persona explotada, según las estimaciones de la campaña Not for Sale.

7. La explotación sexual genera unos 21.800 dólares de media para los traficantes por cada víctima. Estas, por su parte, suelen ser víctimas de todo tipo de amenazas para obligarlas a seguir trabajando y en muchos casos también sufren abusos físicos. Algunas además, se ven encadenadas a esta situación por la deuda contraída para poder escapar de sus países con la promesa de un futuro mejor en otros.

8. En el caso de la explotación de menores, el negocio es mucho más lucrativo para aquellos que lo practican, ya que generaría unos ingresos de unos 30.000 dólares por víctima.

9. Los diez países con un mayor número de personas víctimas de la esclavitud moderna, según el Índice Global de Esclavitud, son: India, China, Pakistán, Uzbekistán, Rusia, Nigeria, República Democrática del Congo (RDC), Indonesia, Bangladesh y Tailandia. En total, representan el 71 por ciento de los 35,8 millones de víctimas estimadas a nivel mundial.

10. Los diez países con una mayor prevalencia de esclavitud moderna en función de su población, según el citado índice publicado en 2014, son: Mauritania, Uzbekistán, Haití, Qatar, India, Pakistán, República Democrática del Congo (RDC), Sudán, Siria y República Centroafricana.

Etiquetas