Público
Público

Los estudiantes convocan huelgas el 25 y 26 de febrero y el 17 y 18 de marzo 

El Sindicato de Estudiantes exige la retirada del real decreto que flexibiliza la ordenación de titulaciones universitarias y acusa a los rectores de "hipócritas" y "cómplices" de Wert por limitarse a pedir que los cambios no se apliquen antes de 2017.

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 12
Comentarios:

La secretaria general del Sindicato de Estudiantes, Ana García, en las puertas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte este viernes / EFE

MADRID.- El Sindicato de Estudiantes (SE) ha convocado dos huelgas generales de 48 horas con el objetivo de frenar el real decreto aprobado por el Gobierno que permite a las universidades ofrecer grados de tres años —ahora son de cuatro— y másteres de dos —ahora son de uno—. Las fechas elegidas son el 25 y 26 de febrero y el 17 y 18 de marzo.

Los estudiantes denuncian que la "flexibilización" —en palabras del Ministerio de Educación— de las titulaciones universitarias supone "expulsar de la universidad a la mayoría de familias" porque los grados ya no serán suficientes para adquirir la formación que requieren los puestos de alta cualificación, sino que los estudiantes deberán cursar un máster —cuyos precios oscilan ya entre 4.000 y 7.000 euros— que además durará dos años, un año más que ahora. 

El SE espera que tanto los padres como los profesores se sumen a la movilización porque el cambio que pretende el ministerio que dirige José Ignacio Wert afecta, según la organización, a "toda la comunidad educativa".

En este sentido, la secretaria general del sindicato, Ana García, considera que la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) debería llamar también a la movilización y califica de "actitud hipócrita" su decisión, anunciada este lunes, de pedir a las universidades una moratoria de dos años para la implantación del real decreto. "Si la decisión de Wert es un escándalo, la de la CRUE es un doble escándalo porque es, claramente, una señal dictada por el ministerio", afirma García.

En su opinión, los rectores han intentado "calmar los ánimos" con una "actitud cómplice con el ministerio" cuando lo que deberían haber hecho es "exigir la retirada del real decreto y ponerse en el centro de la movilización". "Los rectores no nos representan y no nos engañan, ellos saben muy bien que esta reforma nos va a afectar a todo", concluye García.