Publicado: 04.10.2015 16:03 |Actualizado: 04.10.2015 16:03

Exhuman los restos de 4 jornaleros asesinados en Salamanca en 1936

La presidenta de la Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia, Luisa Vicente, explica que encontraron esta fosa tras la investigación de las actas de defunción de estos cuatro hombres, todos ellos padres de familia, encontrados dentro de una finca.

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 9
Comentarios:
La Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia ha exhumado hoy de una fosa común los restos de cuatro personas desaparecidas en agosto de 1936, todos ellos jornaleros procedentes de la localidad de Vecinos que fueron detenidos y asesinados en una fi

La Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia ha exhumado hoy de una fosa común los restos de cuatro personas desaparecidas en agosto de 1936, todos ellos jornaleros procedentes de la localidad de Vecinos que fueron detenidos y asesinados en una finca cercana al pueblo. EFE/J.M. García

SALAMANCA.- La Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia ha exhumado este domingo de una fosa común los restos de cuatro hombres, todos ellos padres de familia, de entre 35 y 51 años, que fueron detenidos y asesinados en 1936 en una finca del municipio salmantino de Vecinos.

La presidenta de esta asociación, Luisa Vicente, ha explicado durante esta jornada que la localización de esta fosa se produjo tras la investigación de las actas de defunción de los cuatro hombres, todos ellos jornaleros procedentes de Vecinos, en las que constaba que estaban enterrados en una finca próxima a este municipio.



Posteriormente, se dio la circunstancia de que los propietarios de la finca les "dieron todo tipo de facilidades" a lo que se unió la información ofrecida por una persona, cuyo padre había trabajado en ese terreno.

"Toda la vida estuvo obsesionado con el tema", ha asegurado José Manuel Gómez, cuyo progenitor -Abundio- "estuvo muchos años de encargado" y les "contó" la zona concreta donde estaba la fosa.

"Lo tuve como un encargo que me había dejado" y con la exhumación ahora realizada se le "ha quitado un peso de encima. Estoy muy contento con que se haya hecho esto", ha añadido Gómez.

Sin embargo, Luisa Vicente ha lamentado la falta de recursos por parte de las administraciones públicas para poder llevar a cabo más exhumaciones -tienen localizadas un centenar de fosas en la provincia de Salamanca en las que puede haber unas 800 personas-.

La Asociación Salamanca por la Memoria y la Justicia ha exhumado hoy de una fosa común los restos de cuatro personas desaparecidas en agosto de 1936, todos ellos jornaleros procedentes de la localidad de Vecinos que fueron detenidos y asesinados en una fi

"Es muy triste que tengamos que depender de la buena voluntad de la gente y de las donaciones porque el Estado no quiere saber absolutamente nada", ha criticado.

Hay que tener en cuenta que una vez localizados y exhumados los restos, tareas que llevan a cabo voluntarios, el siguiente paso es la realización de análisis tanto antropológicos como de ADN, pruebas que se llevan a cabo en la Universidad Complutense de Madrid y que tienen un coste.

No obstante, en este caso concreto, la presidenta ha agradecido a la Guardia Civil la apertura de un expediente que mañana presentará en un juzgado de Salamanca, un trámite que habitualmente no se realiza.

Cuando los estudios, que pueden prolongarse incluso un año, hayan identificado los restos, éstos se entregarán a las familias, a las que ya se les ha realizado la prueba de ADN -sólo a dos porque las otras no se han localizado-.

En el caso de Lucía y de Teresa, nietas de uno de los fallecidos -Fabián Montes-, los depositarán en el memorial que la Asociación tiene en el cementerio de la capital salmantina.

Por su parte, Concha y Consuelo -nietas de Francisco Bárez- llevarán los restos de su abuelo al cementerio de Vecinos donde el padre de ellas quiso que estuvieran pero "el cura que había entonces dijo que los rojos no podían estar" en ese camposanto, han relatado este domingo.

La fosa está situada a escasos metros de la carretera junto a varias encinas. En ella, a un metro de profundidad se han hallado los restos e incluso objetos como hebillas, botones y trozos de tela de las cuatro personas -Fabián, Francisco, Juan José y Serafín-, una al lado de la otra.