Público
Público

PORNOGRAFÍA INFANTIL El exmonitor de Barcelona admite que descargó porno infantil para "uso personal"

La Fiscalía pide 16 años y 8 meses de cárcel por abusar sexualmente de cuatro años de la escuela Maristas de Sants y siete años por difusión de material pornográfico.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Colegio de Barcelona Maristas de Sants-Les Corts/ EUROPA PRESS

El exmonitor de la escuela Maristas de Sants de Barcelona acusado de abusar de cuatro alumnas ha admitido hoy en el juicio que se descargó vídeos y fotos sexuales con menores para "uso personal", pero sin intercambiarlas por internet.

La Fiscalía pide siete años de cárcel por difusión de material pornográfico para el exmonitor, Terenci G., que está a la espera de otro juicio en el que afronta 16 años y ocho meses de cárcel por abusar sexualmente de cuatro niñas de la escuela Maristas entre noviembre y diciembre del año 2015.

Terenci G., cuyo caso salió a la luz en febrero de 2016 en pleno escándalo por el aluvión de denuncias por abusos sexuales contra profesores de Maristas, abusó presuntamente de cuatro alumnas mientras realizaba prácticas como monitor de la Fundación Pere Tarrés en el centro educativo de Sants, donde estaba a cargo de niños de entre 6 y 12 años en el comedor y recreo posterior.

A raíz de una denuncia presentada por la propia escuela por las quejas de las familias de las víctimas, el exmonitor fue detenido y, tras pasar a disposición judicial, quedó en libertad provisional, aunque el juez acabó ordenando posteriormente su entrada en prisión después de que en el registro de su domicilio se comprobara que se había descargado cerca de 5.000 fotografías y vídeos de pornografía infantil.

El exmonitor entró en contacto con otros internautas para descargar fotografías de niñas

En el juicio celebrado hoy en la Audiencia de Barcelona, el exmonitor, al que también acusa el ayuntamiento de la capital catalana como acción popular, ha reconocido que entró en contacto con otros internautas a través de chats para descargarse fotografías de "niñas, desnudas o vestidas", pero ha insistido en que siempre fueron para "consumo propio y personal".

En ese sentido, ha precisado que nunca tuvo en su poder tanto material pornográfico como el que le atribuye la Fiscalía, ya que solía ir borrando las imágenes periódicamente, y ha negado que intercambiara archivos con otros internautas, pese a que en alguna ocasión es posible que lo hiciera con alguna fotografía suelta.

Respecto a las imágenes incautadas en su ordenador con menores sometidas a prácticas sadomasoquistas, el acusado ha argumentado que si se las descargó fue por error y que las borraba "inmediatamente" una vez las abría y comprobaba su contenido.

El exmonitor ha aducido además que en las conversaciones que mantenía con otros internautas instándoles a intercambiar material pornográfico mentía para "hacerse el interesante" con el fin de ganarse su confianza y que le permitieran acceder a sus archivos.

La investigación del material pornográfico

En una de esas conversaciones en las que el acusado ha dicho hoy que mentía, Terenci G. ofrecía a otros internautas la posibilidad de mantener relaciones con menores de origen búlgaro que eran "alquiladas" por sus padres y les animaba a hacer realidad sus fantasías sexuales.

Los Mossos d'Esquadra dieron con el material pornográfico que el acusado había bajado con su ordenador y dispositivos electrónicos a raíz de la investigación abierta por los abusos a alumnas de Maristas de Sants, en la que se descubrió que el monitor había pedido su dirección de correo electrónico a algunas niñas.

En el registro del domicilio encontraron 4.302 fotografías y 195 vídeos de pornografía infantil

"Eso nos hizo saltar las alarmas", ha explicado hoy uno de los agentes responsables de la investigación, que ha relatado al tribunal que en el registro de su domicilio, autorizado por el juez instructor el 15 de diciembre de 2015, se le encontraron 4.302 fotografías y 195 vídeos de pornografía infantil obtenidos a través de redes de intercambio de archivos en las que participó entre 2014 y 2016.

En julio de 2016, cuando el exmonitor estaba ya encausado por abusos a alumnas y había tenido que cambiar de piso por la orden de alejamiento de la escuela Maristas que le impuso el juez, se practicó un segundo registro en su nuevo domicilio, después de que se detectara que había reanudado la actividad de intercambio de archivos pornográficos.

En ese segundo registro, los Mossos le incautaron un lápiz de memoria, un ordenador portátil y un teléfono móvil que contenían 640 fotografías sexuales en que aparecían menores de 16 años y encontraron rastros de la participación del acusado en chats de intercambio de archivos pornográficos, han explicado los agentes.

Además de este exmonitor, una docena de exprofesores de la escuela Maristas de Sants han sido acusados de abusos sexuales en más de 40 denuncias presentadas por exalumnos del centro.