Público
Público

Facebook Cambridge Analytica no cierra 'del todo' tras el escándalo de los datos de Facebook: simplemente cambia de piel

La compañía británica que manejó sin consentimiento datos de millones de usuarios de Facebook con fines electorales anunció su cierre, pero sus principales activos ya trabajan en una empresa con fines similares llamada Emerdata.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de la sede de Cambridge Analytica con un logo de Facebook al fondo. REUTERS

Todo cambia pero todo sigue —casi— igual. Tras el anunciado cierre de Cambridge Analytica, la controvertida firma británica acusada de haber utilizado datos de millones de usuarios de Facebook sin consentimiento para realizar perfiles psicopolíticos con fines electorales, y su matriz, SCL Group una gran parte de sus responsables llevan tiempo involucrados en un proyecto, Emerdata, cuyos fines son sospechosamente parecidos.

Varios medios se han hecho eco de la maniobra. Financial Times, por ejemplo, cita a exempleados que afirman que la empresa podría reinventarse con un nombre diferente. "Cambridge Analytica como marca es absolutamente tóxica", dijo una persona que trabajó en la compañía, bajo condición de anonimato. "Aunque, seguramente, SCL Groupo surgirá reencarnada o quizá disfrazada".

También The Register publica este movimiento, y alude a “indicios” de que el equipo nuclear de la compañía va a cambiar de marca. Según los datos de la entidad registradora pública de empresas y organizaciones del Reino Unido, Companies House, existe una compañía llamada Emerdata Limited, “con sede en las mismas oficinas que SCL Elections y dirigida por la misma administración e inversores que Cambridge Analytica”. Incluso se describe a sí misma como una organización de "procesamiento de datos, alojamiento y actividades relacionadas", una actividad similara la que realizaba la empresa que ahora cierra.

La maniobra no ha pasado desapercibida tampoco en España, en donde medios como Hipertextual o la periodista especializada en tecnología y cibersociedad Marta Peirano se hacían eco del asunto en las últimas horas.

Ya el 21 de marzo Business Insider destapaba la existencia de Emerdata Limited, en cuyo consejo de administración aparecen una serie de nombres directamente vinculados con Cambridge Analytica y SCL Group.

Alexander Taylor fue nombrado director de Emerdata el 28 de marzo en sustitución del dimitido Alexander Nix, quien dejó la compañía justo tras estallar el escándalo de los datos de Facebook y a raíz de un vídeo grabado con cámara oculta en el que se le podía escuchar diciendo, entre otros comentarios inapropiados, que podía ofrecer grandes cantidades de dinero a un candidato y amenazarle con publicarlo, para intentar extorsionarlo. Otro directivo de SCL Group, Julian Wheatland, aparece en los registros como directivo de Emerdata.

Imagen de las oficinas de Cambridge Analytics vacías en Washington. REUTERS

Jennifer y Rebekah Mercer, hijas del millonario Robert Mercer —fundador y financiador de Cambridge Analytica, e importante donante en la campaña presidencia de Donald Trump— y que desempeñaron cargos de responsabilidad en Cambridge Analytica, también aparecen como responsables de Emerdata. De hecho, entraron en el consejo de administración de esta ‘nueva’ empresa el 16 de marzo, en pleno estallido público del escándalo. ¿Demasiadas coincidencias?

Es más, según Business Insider, entre los responsables de Emerdata también aparece Johnson Chun Shun Ko, un ejecutivo chino de Frontier Services Group, la firma militar presidida por el prominente partidario de Trump Erik Prince. Prince es el fundador del contratista militar estadounidense Blackwater US, y es hermano de la secretaria de educación de Estados Unidos, Betsy DeVos.

Un movimiento "común"

El letrado José Antonio Jiménez, director del despacho Jiménez y Blanco y reputado abogado mercantil, comenta a Público que "en el mundo empresarial es muy común" que resurjan compañías de esta forma: "Esto sucede muchas, muchas veces". "De hecho", añade, "incluso la legislación —al menos, la social— trata este tipo de actuaciones con acciones como el levantamiento del velo: es decir, mirar qué hay detrás de una sociedad, si existe una sucesión de empresas, y hacen responsable de las acciones de la primera empresa a la segunda".

"La respuesta judicial ante un posible fraude de ley sería deshacer lo que se ha intentado hacer en su caso", comenta este experto, que añade que un trasvase de activos de una compañía a otra se podría considerar incluso por la vía penal como un alzamiento de bienes. "En el mundo empresarial, las legislaciones anglosajonas van muy por delante que las nuestras, no así en el ámbito social, en donde nuestras leyes son más proteccionistas en favor del trabajador", apunta el abogado, 

Emerdata se constituyó en agosto de 2017, pero ha registrado bastante actividad desde que el escándalo del uso ilegítimo de los datos de Facebook llegó a los titulares en marzo de este año, incluidos los ya mencionados nombramientos de directivos provenientes, precisamente, de Cambridge Analytica.

Esta última empresa perdió muchos de sus principales clientes tras la controversia generada por el uso desleal de datos en campañas políticas.