Público
Público

El delito de ser madre soltera en Marruecos

Unas 30.000 mujeres afrontan cada año la maternidad fuera del matrimonio en Marruecos, donde se realizan entre 600 y 800 abortos clandestinos al día. Un documental da voz a estas madres solteras, que padecen el abandono de su familia y el estigma de la sociedad

Publicidad
Media: 4.29
Votos: 7
Comentarios:

Un momento del rodaje de 'Madres Invisibles'.

TÁNGER-MÁLAGA.- “Serán castigadas con una pena de cárcel de entre un mes y un año las personas de sexo opuesto que, no habiendo contraído matrimonio, mantengan relaciones sexuales entre ellas”. Artículo 490 del Código Penal de Marruecos .

Repudio. Amenazas. Amar como delito. Miedo. Represalias. Culpabilidad. Prejuicios. Hijos bastardos. Incestos. Prostitución. Violación. Maltrato… Estas vivencias son las que arrastran las madres solteras en Marruecos. Un país donde el sexo es un tema tabú. Donde incluso decir la palabra vagina está mal visto.

Se estigmatiza a las madres solteras y a sus hijos, a quienes se marcan como bastardos. Sólo pueden darles su apellido con el consentimiento de su padre o un hermano. No tienen derecho a reclamar una pensión alimenticia al padre biológico. El Código Penal castiga las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Las condenas judiciales no se formalizan, pero amenazan el futuro de sus afectadas. Por eso se convierten en mujeres relegadas a la nada. El Estado las abandona. La sociedad las repele. Y la familia borra sus nombres.

Son Madres invisibles, título de un documental con sello andaluz que estos días se ha estrenado en Tánger. En él se da voz al drama de estas mujeres y se denuncia su situación. Su director, Lorenzo Benítez, quiere “desmontar nuestros los enormes prejuicios de Occidente sobre las mujeres musulmanas”. Han sido cuatro años de trabajo. De entrar en una parcela delicada de esa sociedad y de la vida. De convencer a quienes lo padecen. Por ello tuvieron que enfrentarse a rodajes sin autorización. Entrar en casas de acogida, azoteas, peluquerías, o taxis. Mostrar escenas interiores y no visibles donde se teje todo este entramado y donde se silencia su realidad.

La primera patada del bebé de Najia

Siete meses viviendo en la calle, con toda su dureza. Sin recursos. Repudiada por su familia. Señalada por la sociedad. Y embarazada. Aquellos siete meses, Najia Es-shymy sentía su alma vendida; y su corazón, en tierra de nadie. Todo cambió cuando una mujer se acercó a ella y la rescató. Su tabla de salvación fue la asociación 100% Mamás, que asiste en Marruecos a las madres solteras. Pero también hubo otra tabla de salvación interior. “Después de tanta tristeza, el mayor momento de alegría y empuje que tuve fue la primera patada del bebé. Fue como si mi corazón diera un vuelco. Todos los momentos malos se me olvidan cuando veo a mi hija en este momento”, comenta Najia.

Un momento del rodaje de 'Madres Invisibles'.

Para decir esas palabras, ha tenido que afrontar muchos retos. Conoce los suyos propios y los contados por otras afectadas. “No es fácil que una madre soltera encuentre trabajo. Cuando lo consigue, suele ser de baja cualificación y el empresario se aprovecha de esa situación con una mayor explotación horaria, porque sabe que ella va a aceptar. Luego, también puede darse una explotación sexual. Esos empresarios saben que se les va a dar lo que ellos pidan. E incluso muchas mujeres no se lo plantean, porque el hecho de darles trabajo lo consideran un favor muy grande”, narra Najia. “Ya me da igual que piensen mal de mí. Sólo pido que nos dejen tranquilas y, sobre todo, que nos dejen ser madres”.

Cuando aparecen la minusvalía o la violación

Clarie Trichot, la presidenta de la asociación 100% Mamás, da voz a otras afectadas. Aquellas que no pudieron incorporar la suya propia. Clarie trabajaba desde el año 2006 con niños abandonados y crearon un sitio de protección para que las mujeres decidiesen ser madres o no, o bien darlos en adopción. Desde entonces, las futuras madres que llegan viven de unos tres a seis meses en ese centro, mientras les desarrollan un itinerario de formación e inserción laboral para construir su nueva vida como madre soltera. Hablar con Clarie es desmenuzar las páginas de un libro cargado de historias reales, donde los pequeños y sus risas son la esperanza final.

Nos cuenta el caso de Fátima, una madre con deficiencia mental que provenía de un pueblo lejano. Excluida de su entorno social y de la familia, las autoridades la llevaron al centro de acogida. Estaba embarazada de ocho meses. Hacerle un reconocimiento médico resultaba muy laborioso. Tenía problemas en mostrar su cuerpo, lo que hacía sospechar que hubiese existido una violación. Al poco tiempo, nació una niña preciosa pero la joven no podía permanecer más en el centro y ella misma requería de cuidados. El último recurso para continuar con su vida normal era recuperar el trato con su familia.

Un momento del rodaje de 'Madres Invisibles'.

Después de días y días, la asociación convenció al padre de Fátima. Vino desde el pueblo, con un bastón de madera que Clarie recuerda perfectamente. Serio y callado, le explicaron la situación. Le recordaron la minusvalía de su hija. Le anunciaron que había una nieta. Después se hizo el silencio hasta que el padre asintió. Con su bebé en brazos, la madre bajó escalón por escalón hasta el salón donde estaba su padre. Aquella persona a la que no había visto en diez meses y de la que salió huyendo. Esa pausa se hizo eterna. Las miradas y recuerdos hicieron el resto. Los dos terminaron llorando con desgarro. El padre, descolocado, necesitaba pensar una noche. A la mañana siguiente, comunicó que su hija podría volver a casa, pero no la nieta.

Desde la asociación tramitaron la adopción a una familia que tiene parentesco con Fátima, y que no podían tener hijos. No fue fácil. Los niveles de ingresos marcan mucho la pauta en estas negociaciones. Pero a día de hoy, la pequeña vive en Tánger con su familia, que mantiene relación con la madre biológica.

Este es sólo un caso con un fin dulce, relatado por Clarie… a quien se le hace más duro narrar otros como el de una menor violada por su hermano. Una menor expulsada por su propia familia que, en cambio, sí protegió al hermano varón en su casa. El miedo la bloqueó pero justo después del parto, en el mismo hospital, lo denunció. El hermano terminó en la cárcel. Ella pudo regresar a su hogar. El hijo, fruto de un incesto, fue puesto en adopción.

La pobreza que bloquea

“Lo que no nos mata, nos hace más fuerte. Ser mamá nos hace más fuertes”, defiende Hafida Merzak, otra de las voces del documental. Para ella, no basta con mirar sólo a estas mamás, sino también tratar la causa. Cuando Hafida supo que estaba embarazada, su cabeza sólo daba vueltas en busca de una excusa creíble para contar a sus padres. “Me inventé que la empresa donde trabajaba se había mudado a Tánger y que me tenía que ir allí”, desvela. La primera vez que intentó abortar, el médico le pidió cerca de dos mil euros y no tenía el dinero. También le advirtieron de las peligrosas consecuencias del aborto para su salud. La segunda vez se tomó todas las hierbas del mundo para provocar el aborto. Tampoco funcionó. Intentó una tercera vez en el médico, pero la pobreza le cerró esa salida.

Un momento del rodaje de 'Madres Invisibles'.

No tiene ningún recuerdo bonito de su embarazo. Ni uno sólo. Su ánimo se esforzaba por no sentir para sobrevivir. Sin sentimiento, sin cariño, sin afecto… se distanciaba del futuro bebé. “Pero cuando me daba una patada, me devolvía la realidad y me sentía peor. No tuve alegrías”, confiesa. Cuando el niño llegó al mundo, tampoco lo quería. Quería iniciar la adopción. Ya en la asociación, otras mujeres y madres solteras la arroparon. Le hicieron ver la vida con otros ojos. Empezaron a marcarle el camino a su futuro.

“Sin la asociación, lo hubiese dado en adopción. No quería dinero, sólo quería dejar atrás esta carga”, asegura. Añade, además, que esto sólo afecta a las jóvenes de bajos recursos. Las que tiene fácil el pago del aborto pueden reiniciar su vida lejos de la opresión y el estigma. Hafida tuvo que partir de su hogar como una delincuente. Huía de todo. Huía, en un imposible que la perseguía, de lo que llevaba en su vientre. Y huía hacia la nada, que era lo único que le esperaba. Sabe que jamás podrá olvidar. Por mucha fortaleza que tenga ahora. Porque a ratos regresa a esa huida… “Como un pajarito sin apenas plumas que va a volar y saltar del nido. Como uno de esos pajaritos que se escapan y caen por primera vez… Pero, al final, se vuelven a levantar y retoman el vuelo”.