Público
Público

Feminismo y trabajo Nuria López (CCOO): "Las mujeres somos las de los contratos por hora, los turnos interminables y los trabajos peor valorados"

Nuria López es la primera secretaria general de CCOO en Andalucía. En esta entrevista a 'Público' hace un llamamiento al acuerdo entre fuerzas de izquierda para cambiar las leyes que pretenden perpetuar la desigualdad y la precariedad.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Nuria López, primera secretaria de CCOO en Andalucía, participando en la marcha feminista del 8M. / CCOO

Nuria López (Écija, Sevilla, 1978), es la primera secretaria general que ha tenido Comisiones Obreras (CCOO) en Andalucía. “Que yo sea secretaria general no es casual. El sindicato cree en la igualdad”. Este mes va a cumplir un año al frente. Se la ve fuerte, con ganas de dar pelea. Hila reflexiones y las enuncia con una sonrisa. En medio de la fuerte crisis social e institucional en la que anda sumido el país, López quiere que el sindicato sea un instrumento útil para salir de ella. Ahora bien, no de cualquier manera. Solo si se cuenta con los trabajadores y las trabajadoras.

Anuncia movilizaciones, las primeras a finales de mayo, para lograr mejoras en los salarios. “Lo que le estamos planteando a la patronal es que tenemos que poner de nuestra parte para que el país salga de la agonía. Porque esto es de justicia, y si no lo hacen por justicia, por que la gente trabaje con dignidad y en condiciones favorables, lo tienen que hacer por la economía de país, porque si no el país no va a tirar. Si yo no tengo dinero para consumir, la rueda de la economía no anda. Tienen que cumplir su función social”.

López llegó a la dirección de CCOO-Andalucía en uno de sus momentos más difíciles en esta etapa constitucional, atacado por varios frentes —político, mediático, judicial— y con una reforma laboral que ha pretendido, entre otras cosas, desnaturalizar, sacar del carril a los sindicatos de clase. En su año al frente de la federación andaluza, sostiene, hay 3.000 personas más afiliadas. “Estamos fuertes. El sindicato ha resistido muy bien. La gente sabe quiénes han dado la cara por sus derechos. Junto a la UGT, tenemos una amplia mayoría en las empresas en Andalucía y también en este país. Los ataques al sindicalismo son para debilitarnos. Sin embargo, los trabajadores están ahí. Tenemos 150.000 afiliados y hemos aumentado la afiliación neta en 3.000 personas, muchas de ellas son mujeres y menores de 45 años. Eso te dice que la gente está con ganas de defender sus derechos. Uno de los objetivos que nos marcamos hace un año es que teníamos que estar presentes en los colectivos con precariedad extrema, en las subcontratas, en las empresas multiservicios”.

"Las mujeres somos las más precarias, por eso este primero de mayo también es nuestro"

Hija de un albañil y de una trabajadora del hogar, la mayor de tres hermanos, López es abogada. Se afilió al sindicato en 1999. “Estaba estudiando Derecho en Sevilla. Siempre he estudiado con la beca. Ahora ya no, pero la beca antes llegaba a los seis meses y la gente que somos de los pueblos nos gastábamos un dinero en el autobús o en un piso conviviendo con gente. Para pagar el alquiler, mis padres pidieron un préstamo. La beca no llegaba, y entonces te pones a hacer algunos trabajos. En mi casa siempre ha habido conciencia de que los trabajadores tenemos que estar organizados. Y me afilié, me afilié, me afilié (ríe). Me gusta mucho el derecho. Las leyes tienen que facilitar la convivencia, tienen que ser normas claras y respetuosas con todos, con las mayorías y las minorías. Esto del activismo ahora mismo es una experiencia importante y significativa. La justicia también tiene que ser para quien no tiene capacidad de pagársela. Por eso me metí en la carrera, por eso me afilié y por eso estoy aquí, peleando. Cuando empecé a hacer algunos trabajos, no eran trabajos normalizados por contrato desgraciadamente. Parece que la gente joven tiene que empezar explotada. Me afilié por eso, por una conciencia y porque los trabajadores, para mejorar sus condiciones, tienen que organizarse”.

López se afilió al sindicato en 1999, cuando era estudiante de Derecho en Sevilla. / CCOO

López recibió a Público el viernes pasado por la mañana en la sede del sindicato. En el encuentro, la secretaria general de CCOO dejó varios mensajes. Por un lado, a los partidos de izquierda les instó a llegar a acuerdos que impidan que las injusticias legislativas del PP se consoliden y se perpetúen; por otro, rechazó el contrato único de Ciudadanos, porque es un “caramelo envenenado” que deja indefensos a los trabajadores frente al empresario; y por último, explica que lo que busca CCOO en Catalunya es “dibujar un puente” para que los políticos, que son quienes tienen que resolver los problemas, lo utilicen.

Siguen las reflexiones de López sobre los distintos temas que tocó en su conversación con este diario.

El primero de mayo

“Ha tenido un carácter más reivindicativo y he visto a la gente con más ganas de defender sus derechos. Salimos con buen estado de ánimo. Es verdad que en las empresas hay movimiento. Y la gente lo está notando, y si este país y las empresas están saliendo, nosotros los trabajadores y trabajadoras también queremos salir de la agonía de la crisis. El empleo y los salarios forman parte del debate de la mejora del sistema de pensiones. Estuvieron presentes las pensiones y la igualdad. Las mujeres somos las más precarias. No es casual que las mujeres hayamos dicho que este primero de mayo también es nuestro. Somos las que tenemos los contratos por hora. Ni siquiera de media jornada. Somos las que tenemos los turnos interminables. Aquellos contratos que entienden que son menos productivos o se les da menos valor: esos puestos de trabajo están ocupados por nosotras. El 8M es también contra un sistema que te aprieta en lo laboral”.

La igualdad

“La incorporación de la mujer al mundo del trabajo y al sindicalismo activo, a tener mujeres como referentes, impregna al conjunto de la organización. Vemos que esas mujeres que están mal pagadas, que trabajan por 300 euros, que sus enfermedades no están reconocidas, que se toman pastillas para que no les duelan las manos, o para relajarse y poder dormir, todo eso necesita medidas. En las organizaciones sindicales hay una gran preocupación por la igualdad y por las condiciones penosas de las mujeres en el ámbito laboral. Si trabajas, los cuidados te los asignan, no hay escuelas de 0 a 3 años suficientes por los recortes brutales de este país, cuando llegas a tu casa, no tienes la doble jornada, sino la triple jornada si además tienes activismo en partidos, sindicatos o en otro ámbito social”.

Sobre salarios y negociación colectiva

“Nos dicen el Banco de España —que no es sospechoso de ser amigo de los sindicatos— y todos los operadores económicos que las empresas tienen grandes beneficios. Incluso en las cuentas que se mandan a Europa hablamos de un 2,8% de incremento del PIB. Si eso se está dando, si el 80% de las pymes también están mejorando, según los datos de tributación del Banco de España, los salarios de los trabajadores no pueden crecer en Andalucía un 1,6%. Eso no es posible. Lo que le estamos planteando a la patronal es que tenemos que poner de nuestra parte para que el país salga de esta situación. Esto es de justicia, y si no lo hacen por justicia, que lo hagan por la economía, porque si no suben los salarios el problema será que se producirá una ralentización de la economía. Tienen que cumplir su función social y hacer que el país salga. Lo que le estamos diciendo a la patronal es una cosa muy seria. Estaríamos hablando de un incremento en función de la productividad, del 3,1%, y con cláusulas de revisión salarial para normalizar la subida, y que si suben los precios, suban los salarios. Estamos proponiendo cosas fáciles y tangibles. También queremos que los sueldos más bajos, de 300 y 400 euros aumenten y que no haya salarios por debajo de determinadas cuantías. Pueden ser mil euros o puede haber una escala".

Movilizaciones y conflictividad social

“Si vemos que hay 36.000 millones de beneficios, si no lo hacen por las buenas, tendrán que hacerlo por las malas. Los trabajadores lo están viendo en sus empresas. ¿Qué pasa? ¿Se quiere instalar en este país la pobreza? Las condiciones de trabajo disminuyen. Lo que decimos es que una parte de los beneficios vayan para mejorar las condiciones de trabajo y los salarios y una parte también de estos beneficios vayan para dotar a las empresas de mayores posibilidades de futuro, porque al final no vamos a seguir pensando que los beneficios son solamente para especular. Y eso le estamos pidiendo a la patronal.

"Si las cosas no cambian por las buenas, la conflictividad en el país va a aumentar"

Si no se produce por las buenas, creo que la conflictividad en este país va a aumentar. Lo hemos visto con las movilizaciones de pensiones, de mujeres, de igualdad. El 1 de mayo ha sido una pieza importante. La gente está harta de sufrir estas cosas cuando ven que sus empresas ya están tirando. Y le vamos a dar la oportunidad con una propuesta seria. Si no la quieren coger, habrá conflictividad. Esta se da de muchas maneras, se puede dar en el centro de trabajo con conflictos, con presiones a las patronales, o se puede dar en la calle. Yo no soy de anunciar otoños calientes, yo soy de hacer otoños calientes. Ya el próximo día 22 haremos concentraciones delante de las patronales. No es posible que en este país los empresarios se agarren a lo más perverso de la reforma laboral, intentando que haya todos los días descuelgues de salarios”.

Cultura empresarial

“La reforma laboral desequilibró las reglas que nos habíamos dado en este país. Ha costado que la democracia entre en las empresas. De hecho, parece que se ha quedado en la puerta de las empresas. No todos, pero entre los empresarios hay una mentalidad generalizada de tener las dos caras de la moneda. O bien una actitud paternalista hacia el trabajador. Te doy la cesta de navidad. O te dejo que vayas a ver a tu hijo. No, perdona. Es que son mis derechos. No me regales el día porque mi abuela se ha puesto mala. Es mi derecho y me lo cojo. Está ese carácter paternalista que impide tener la normalidad de la relación del día a día con la representación de los trabajadores, y de cómo mejoramos la relación con la empresa, porque los trabajadores queremos que haya empresas fuertes. Es nuestra vida, nuestro salario. Y luego tenemos al otro tipo de empresario, el de la cultura del pelotazo, que quiere ganar dinero a base de sacarlo de las espaldas y del lomo de la gente, y que en lugar de capitalizar las empresas con nuevas infraestructuras, con nuevas tecnologías, cuidando y mimando a los trabajadores en un contexto de diálogo, hace lo contrario. Cambiar esto sí que sería una gran reforma en este país. El cambiar esa mentalidad empresarial por otra que diga, si los trabajadores son la clave para que la empresa vaya bien, yo tengo que tener una interlocución con mi plantilla para ver cuáles son sus necesidades y cómo reinvierto. Cuando hablas del diálogo en la empresa y hablas de salarios y de condiciones, la gente es seria y razonable y lo que quiere es que la empresa perviva”.

Reforma laboral

“Marca el terreno de juego, las grandes líneas para que se pueda hablar de elementos más especializados y cercanos al terreno. Si las normas te permiten descolgarte de los salarios, si al empresario la ley le da la capacidad de hacer un ERE comunicándolo sin negociar y sin causas objetivas, eso es lo que ha impedido que haya una normalización del diálogo en el centro de trabajo. Eso es lo que se ha roto. Y eso debilita la capacidad de negociación colectiva. Estos años hemos hecho una apuesta desde las organizaciones sindicales para que el marco sectorial siguiera más o menos vivo, para que los convenios no caducaran. Ahora toca recuperar e intentar que esa reforma laboral caiga y que el marco de juego sea otra vez uno ordenado serio y respetuoso y equilibrado”.

Papel de los partidos

“Eso le pedimos a los partidos de izquierdas. Eso es lo que tendrían que haber hecho este tiempo, al menos ponerse de acuerdo en tres, cuatro leyes que nos permitieran cambiar las leyes que lastran la vida de la gente, no solo el trabajo, porque si tienes un salario de 300 euros no tienes vida, porque estás pensando solo en cómo vives. Tendremos que seguir exigiendo a los partidos eso, que la anulen”.

López en un acto del sindicato. / CCOO

Ataques al sindicalismo

"La reforma ha tocado todos los palos para perjudicar y reventar las reglas del juego. En el medio de esa batalla, están esos ataques que pretendían desgastar la acción colectiva. Han intentado debilitar esa capacidad colectiva, dándonos caña a las organizaciones sindicales de clase. La norma ha permitido la atomización y la segregación de los trabajadores en los centros de trabajo. Lo han hecho para dividir y para que no pudiéramos actuar colectivamente con más fuerza. Se ha primado a los sindicatos corporativos. Y al sindicalismo de clase se le ha dado mucha caña, injusta. Hemos cometido errores, pero se está demostrando que muchas de las cosas que se han dicho eran infundadas y estaban orquestadas para debilitar. Se nos ha dado mucha caña para evitar que los trabajadores tuvieran un instrumento de negociación colectiva”.

Contrato único de Ciudadanos

"Esta es la neolengua que nos quieren imponer. El contrato único no es que todos seamos indefinidos de por vida, sino que no tengamos capacidad de defendernos. Es la descausalización total del mercado de trabajo. Y la libertad más absoluta de las empresas para poder disponer de mano de obra barata sin ningún tipo de precio. En el mundo del trabajo hay tres tipos de actividades, las fijas de la empresa, la que van y vienen y las actividades temporales que son por pico o por contratos puntuales con otras empresas. Lo que decimos nosotros es que los contratos son para las actividades. Lo que tienes que hacer cuando tienes actividad estructural es un contrato indefinido, cuando tienes actividad extraordinaria, un contrato temporal, y cuando tienes una actividad que va y viene, un fijodiscontinuo.

"El contrato único esconde que seamos temporales de por vida y que el despido sea libre y sea gratis"

Tú lo que me quieres vender es un caramelo envenenado. En función de la actividad hay que contratar. No somos inflexibles. Queremos que el país avance, pero que avance para todos. El contrato único lo que esconde simplemente es que seamos temporales de por vida, que haya una gran disponibilidad de mano de obra y que el despido sea libre y sea gratis. Eso no es la solución en el mundo del trabajo. El mundo del trabajo es orden y mucha flexibilidad para articular la vida de la empresa. No hay más magia. El derecho del trabajo debe proteger al más débil de la cadena, que tenga ese orden y ese diálogo y que se legisle en función de lo que los operadores planteemos pero no que se impongan normas que desequilibren las normas del juego. Y Ciudadanos, con el contrato único, parece que te quiera legislar un traje único para todos los trabajadores."

Las complicidades del sindicato

"La complicidad principal es de los trabajadores con los trabajadores. Con la sociedad, después. En esta crisis nos han bombardeado mucho los espacios. Somos un sindicato sociopolítico. Nos preocupamos no solo de salarios, sino también de las condiciones de vida. Cuando ganas 1.200 pero suben el IPC o ganas 600 y el piso sube, y la luz, y el agua, al final el 80-90% de tu salario se va para pagar eso. Nos importan aquellas leyes que influyen en nuestras vidas. Hemos visto que estos años han surgido nuevas formas de organización social. Eso hay que reconocerlo, porque hay mucha gente, muy implicada, muy activista. Y tenemos que tener la capacidad de vertebrar y de sumar. El sindicato tiene que dialogar, hay que tender puentes con todos, porque las políticas que nos han implementado consolidan un modelo de sociedad desigual y totalmente desequilibrado, que juega en favor de una pequeña minoría de la sociedad y no de todo el conjunto. Entonces, para evitar que esas leyes se anclen, la gente que estamos en el sindicato, en las asociaciones de vecinos, en las asociaciones que luchan contra la pobreza, en todas las organizaciones que han surgido, tenemos que ser conscientes de que darnos la mano en esas cosas es importante.

"Al conjunto de asociaciones nos quieren hacer creer que tenemos un problema de competencia de espacio"

Las libertades en este país se están rodeando. No te puedes defender, hay una posición coercitiva por parte del Estado. Las normas han desequilibrado y han vaciado muchas libertades. El conjunto de organizaciones tenemos que trazar líneas estratégicas y trabajar juntas. Nos quieren hacer creer que tenemos un problema de competencia de espacio. No es verdad. Aquí hay espacio para todo el mundo. Lo que tenemos que evitar es lo que quieren: que no seamos capaces de cambiar las normas, sus normas, porque estas normas no son buenas para el conjunto de la sociedad. Esta es la lectura que hacemos en CCOO. Cada uno con sus actividades, con sus colores, con sus pegatinas, con sus diversidades, esto es la grandeza de la sociedad, cada uno en sus espacios, pero entendiendo que hay leyes en este país que no se pueden quedar ancladas, porque si no sus consecuencias —que ya las estamos viviendo— van a ser todavía peores. Van a configurar una sociedad totalmente empobrecida y desigual".

Catalunya

“Todos los pueblos tienen capacidad para defender sus identidades. Nuestro proyecto para encauzar las identidades es un proyecto federal, solidario e integrador. Vivimos en una sociedad en que las informaciones son diversas y variopintas. En muchas ocasiones, estamos saturados de información. En Catalunya hay trabajadores que lo están pasando fatal en esta crisis. Ha aumentado el paro, los salarios han bajado. Los problemas de los trabajadores de Madrid, Extremadura y Andalucía. Es verdad que en Catalunya, aunque esté el 155, hay ahora un problema de interlocución. Se han roto las relaciones entre quien tiene que solucionar los problemas. La política es quien tiene que solucionar este problema de convivencia. Y lo que han hecho las CCOO de Catalunya es intentar dibujar un puente para que lo cojan. Se está interpretando que se está con una parte. No. Este sindicato no es independentista, tampoco es nacionalista excluyente. El nacionalismo arcaico español también es excluyente.

"Nuestro proyecto para encauzar las identidades es federal, solidario e integrador"

Y nosotros no estamos en ninguno de esos sitios. Lo que se ha hecho es tender puentes. ¿O los partidos solo van a gobernar cuando gobiernen para una parte de la población? No. Gobernarán para el conjunto de la ciudadanía. No se tiene la posibilidad de explicar las cosas con tranquilidad y sosiego. Creo que se han entendido mal las posiciones de CCOO. Quien tiene que solucionar el problema, quien tiene que gobernar y quien gobierne tiene que ordenar los problemas de la gente con prioridad. Y también en esos problemas están los de desigualdad, que son los mismos allí que aquí, causados por una reforma laboral injusta. Los partidos deberían dejar el tacticismo electoral y en este momento en que nos encontramos deberían buscar una estrategia conjunta y compartida para que este país pudiera salir de la crisis social e institucional en que nos encontramos”.