Público
Público

Juicio en Pamplona La fiscal dice que 'La Manada' sometió a su víctima a "una violación coordinada"

"Creían que gozaban de una impunidad que afortunadamente no tuvieron", asegura en su alegato final. Tanto la acusación particular como la popular se ratifican en su petición de condena y afirman que no hubo consentimiento ninguno.

Publicidad
Media: 4.31
Votos: 13

El coche y el furgón de la Policía que conduce a la manada al Palacio de Justica de Navarra. | EFE

La fiscal Elena Sarasate ha sostenido este jueves en sus conclusiones definitivas en el juicio contra los cinco jóvenes andaluces acusados de violar a una chica de 18 años en los sanfermines de 2016, conocidos como 'La Manada', que actuaron de forma "conjunta y coordinada", lo que dejó a la denunciante "sometida" y "sin posibilidad de resistencia". "Cuando los acusados terminaron y consiguieron lo que querían, la dejaron tirada y semidesnuda", ha afirmado  la fiscal.

En una intervención de dos horas, la fiscal ha asegurado que los hechos "se produjeron sin consentimiento y bajo violencia e intimidación". También considera que "las pruebas son absolutamente contundentes" y ha denunciado que los jóvenes "creían que gozaban de una impunidad que afortunadamente no tuvieron"

De igual forma, ha considerado probado que también concurrió un delito contra la intimidad por los vídeos que grabaron los acusados, y que todos ellos son culpables del robo del móvil de la joven porque lo conocieron y lo hicieron para dejarla "indefensa".

El ministerio público ha señalado además que los imputados no quisieron preguntar a la joven sobre su consentimiento para las relaciones sexuales cuando pudieron hacerlo, por lo que les ha advertido de que "la ignorancia deliberada" tiene sus consecuencias.

Además, la fiscal ha defendido que "la declaración de la víctima cumple todos los requisitos para darle absoluta y totalmente credibilidad y sin embargo la de los acusados tiene contradicciones, no pequeñas, sino determinantes". "Ellos sí sabían a lo que iban y lo tenían claro", ha dicho ante la sala.

"Ha quedado perfectamente acreditado el daño moral y que la víctima ha tenido sufrimiento moral", dice la fiscal

La fiscal ha hecho un relato pormenorizado de cómo ocurrieron los hechos a su entender desde que la joven se encontró con los cinco acusados y hasta que estos fueron detenidos. "Ha quedado perfectamente acreditado el daño moral y que la víctima ha tenido sufrimiento moral", ha señalado.

El ministerio público ha señalado que los imputados no pidieron a la joven su consentimiento para las relaciones sexuales y ha añadido que la joven madrileña fue "humillada y vejada" por los acusados, que se valieron no solo de su superioridad física y numérica sino de las circunstancias ambientales y del lugar elegido, de muy reducidas dimensiones. En estas circunstancias ha rechazado que se exija a la joven el comportamiento de una heroína o una resistencia que podía haberle puesto en mayor peligro.

Esta falta de relación previa ha llevado a la fiscalía a poner en valor la credibilidad subjetiva de la denunciante, así como su credibilidad objetiva, ya que "ha mantenido siempre la coherencia" y su testimonio ha sido "ajustado, sin exageraciones".

Las acusaciones ratifican sus posturas

La acusación particular, por su parte, ha incidido en que "no hubo consentimiento en ningún momento" por parte de la joven, que en sus declaraciones fue "precisa y consistente".

El abogado Miguel Ángel Morán ha añadido que en ella "no había resentimiento ni venganza" para denunciar una violación en grupo falsa, y ha aludido a "la intimidación y el miedo" que sintió ante la superioridad física y numérica de los acusados.

La acusación popular del Ayuntamiento de Pamplona, que pide 25 años y 6 meses para cada uno, ha reprochado a los imputados que su colaboración ha sido "la justa" pese a lo que ellos sostienen.

Ha añadido que su actitud en la presunta violación fue "mecánica", lo que indica a su juicio que sabían lo que hacían, como evidencia el hecho de que retiraran las tarjetas del móvil de la joven para evitar su localización.

Se ha referido también, para negar la voluntad de la joven de mantener relaciones sexuales, al hecho de que no tomara anticonceptivos y que tampoco se planteara el uso de preservativos, y ha cuestionado el informe de la policía municipal que tomó declaración a la chica por contener diversos errores.

Por último, Ildefonso Sebastián, letrado del Gobierno de Navarra, que pide 25 años y 9 meses para cada imputado, se ha adherido a la exposición de la acusación particular y la del fiscal en lo relativo al enjuiciamiento de la supuesta violación grupal. El letrado ha destacado que el testimonio de los cinco acusados carece de "espontaneidad" y que la joven era "especialmente vulnerable por su edad y situación".

"Se encontraba sola, en una ciudad que no conoce, a la que había llegado unas pocas horas antes", ha subrayado, para añadir que "en ningún momento hay un consentimiento" por parte de la joven a mantener relaciones sexuales con los procesados.

La fiscal ha abierto este lunes las sesiones del juicio dedicadas a las conclusiones de las partes. Este martes, último día del juicio que quedará visto para sentencia, le toca el turno a la defensa de los cinco acusados. Se espera que la estrategia gire en torno a intentar demostrar falta de coherencia en el testimonio de la víctima. Es posible que alguno de los acusados hagan uso de su último turno de palabra para su defensa.