Publicado: 30.09.2015 17:51 |Actualizado: 30.09.2015 18:04

El fiscal y la acusación popular insisten en que Basterra y Porto trazaron un plan para matar a Asunta

La tesis de la fiscalía es que la madre de la niña cambió su declaración cuando la prensa informó de que había sido grabada por dos cámaras con la menor dentro de su coche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Rosario Porto y Alfonso Basterra (detrás), acusados de la muerte de su hija Asunta. / EFE

Rosario Porto y Alfonso Basterra (detrás), acusados de la muerte de su hija Asunta, en la primera jornada del juicio. / EFE

SANTIAGO DE COMPOSTELA.- El fiscal y el letrado de la acusación popular han sostenido en la primera jornada del juicio del caso Asunta que Rosario Porto y Alfonso Basterra tenían "un plan" para asesinar a su hija adoptiva, por lo que mantuvieron las peticiones de pena para los acusados de la muerte violenta de la niña santiaguesa hace más de dos años. Las defensas, por su parte, se han reafirmado y continúan solicitando la libre absolución.

El representante del Ministerio Fiscal, Jorge Fernández de Aránguiz, ha defendido durante el juicio, que se desarrolla en abierto, que ambos son responsables como coautores de un delito de asesinato "con alevosía" y con el agravante de parentesco, puesto que idearon un plan "de común acuerdo". Por ello, solicita para cada uno de ellos la pena de 18 años de prisión.

La acusación popular que ejerce la asociación Clara Campoamor también ha mantenido su escrito de calificación en el que sostienen que tanto el padre como la madre de Asunta idearon y ejecutaron conjuntamente el plan para asesinar a su hija, por lo que piden la pena máxima para Basterra y Porto, de 20 años de prisión.



Sin embargo, la Fiscalía sí que ha reclamado nuevas pruebas para el desarrollo del caso, como la prueba testifical de la funcionaria que atendió a los padres de Asunta "el día en el que se presentaron en el juzgado para pedir que le dejasen incinerar el cadáver de la víctima". 

Otra de las pruebas que ha pedido incorporar ha sido ejemplares de dos periódicos gallegos de la primera semana de la instrucción, en los que aparecieron filtraciones sobre qué cámaras de seguridad de la ciudad de Santiago de Compostela "pillaron" a Rosario Porto con la hija en el coche en dirección a la casa de Teo, un municipio cercano a la capital gallega donde fue encontrado el cadáver de la niña. "Mi tesis es que Rosario Porto (a través de estas publicaciones) cambia de declaración porque se supo que las cámaras la tenían pillada", ha explicado.

Durante esta jornada, la primera a la que han asistido los padres, Porto (que viste de riguroso negro) se ha mostrado muy nerviosa y en varias ocasiones ha roto a llorar, al tiempo que hablaba con su abogado. Mientras tanto, Basterra ha exhibido un semblante más serio, aunque también visiblemente nervioso. Sus defensas habían solicitado, infructuosamente, limitar la retransmisión del juicio, pero el jurado popular se opuso.

Asunta fue localizada en la madrugada del 22 de septiembre de 2013, sin vida, en una pista forestal de Teo. Sus padres, que la adoptaron cuando no había cumplido siquiera un año, son los únicos imputados por esta muerte violenta que ahora se juzga.