Público
Público

La Fiscalía de Madrid pide por primera vez la prisión permanente en el caso del asesinato de un bebé

Durante el periodo de convivencia, la madre biológica y su pareja descuidaron al menor de 20 meses de manera "frecuente" y "le hicieron objeto de malos tratos".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

La Fiscalía de Madrid pide por primera vez la prisión permanente en el caso del asesinato de un bebé. EFE

MADRID.- La Fiscalía de Madrid, en aplicación del artículo 140.1.1º del Código Penal, ha solicitado por primera vez la prisión permanente revisable para una pareja a quien imputa el asesinato de un menor de 20 meses, han informado fuentes fiscales.

Este precepto, introducido en el Código desde la Ley Orgánica 1/2.015, se aplica como modalidad especialmente agravada del asesinato, ya que los hechos tuvieron lugar en mayo de 2016.

Según el escrito de acusación del fiscal, la pareja formada por Katherine Amelia Hernández García, madre biológica del menor, y por Jhon Fredy Mendoza Ospina, que con anterioridad ya había sido condenado por un delito de violencia de género y otro de quebrantamiento de condena, convivían junto a la víctima en su domicilio de Madrid.

Durante el periodo de convivencia en el que se encargaron de cuidar al menor, siendo ambos las únicas personas encargadas de su cuidado, bien de forma conjunta, "o uno de ellos con la pasividad consciente del otro", no sólo descuidaron de manera "frecuente" los cuidados "necesarios" y "debidos" a la víctima "sino que le hicieron objeto de malos tratos prolongados en el tiempo".

Ello le causó "numerosas" lesiones como fractura de codo izquierdo, hematomas en región supraciliar izquierda y en otras partes del cuerpo.

Fruto de esta conducta el menor fue ingresado el pasado 2 de mayo en el Hospital Gómez Ulla presentando un traumatismo con impotencia funcional en el brazo izquierdo y una luxación en el codo izquierdo por lo que fue derivado al Hospital 12 de octubre donde fue sometido a una intervención quirúrgica,Una semana más tarde el menor vomitó en dos ocasiones, una delante de la pareja de su madre y otra frente a Katherine, "sin que los acusados le mostraran la debida atención y sin llevarlo a centro médico alguno".

Al día siguiente el menor volvió a vomitar delante de la acusada que no hizo otra cosa sino llevarle a casa de su madre "donde estuvo durmiendo toda la tarde sin que se preocupara de llevarle al médico".

Al ver que su hijo presentaba moratones en las piernas y que respiraba con dificultad, sobre las diez de la noche decidió llevarle de nuevo al Hospital Gómez Ulla.

"A su llegada al hospital, como consecuencia del maltrato continuado al que los acusados sometían al niño, éste presentaba una fractura distal del radio derecho, una erosión a nivel occipital derecho, otra en pabellón auricular derecho, múltiples hematomas en tronco superior, un hematoma en el testículo derecho, contusión con perforación en el intestino delgado y desgarro del mesenterio , que produjeron una peritonitis fecaloidea a consecuencia de la cual falleció, a las 0:15 horas del día 11 de mayo de 2016", ha señalado el fiscal.

El fiscal, que subraya el hecho de que la corta edad de la víctima le hacía "especialmente vulnerable" y que carecía de toda posibilidad de defensa, imputa la muerte del menor a la pareja porque "bien conjuntamente o por uno de ellos, produjeron las lesiones que presentaba el menor, como consecuencia de los malos tratos a que ha sido sometido".