Público
Público

La Fiscalía pide dos años de cárcel para los padres de Nadia por exhibicionismo y pornografía infantil

Durante la investigación se hallaron fotografías en el ordenador de los progenitores en las que éstos mantenían relaciones sexuales en la misma cama que la niña. El padre está en prisión preventiva sin fianza por un presunto delito de estafa en la recaudación de fondos para investigar sobre la supuesta enfermedad rara que sufre la menor.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Los padres de Nadia con la menor. EFE

La Fiscalía de Lleida pide dos años de prisión para Margalida Garau y Fernando Blanco, los padres de Nadia, la niña que sufre tricotiodistrofia a la que presuntamente utilizaron para cometer una estafa con los donativos que recaudaban para sufragar supuestos gastos sanitarios de ésta, por los delitos de exhibicionismo y pornografía infantil. Los padres de la menor se sentarán en el banquillo de un juzgado penal por orden del Juzgado de Instrucción número 1 de La Seu d'Urgell 

Según fuentes judiciales, durante la investigación del caso se encontraron 41 fotografías en el ordenador de los padres en las que éstos mantenían relaciones sexuales en la misma cama que la niña, que tenía 11 años cuando el caso se destapó a finales del pasado año. Paralelamente, se hallaron 15 imágenes de la menor desnuda y con "actitudes impropias" para su edad.

Además de las penas pedidas por ambos delitos, la Fiscalía propone la prohibición para cada uno de los padres de ver a la niña durante cinco años por cada uno de estos dos delitos, es decir 10 años en total para cada uno de los progenitores.

Contra los padres de Nadia, que residían en Fígols i Alinyà (Lleida), ya hay otra causa abierta por un presunto delito de estafa por el que el padre está en prisión preventiva sin fianza hasta que se celebre el juicio, y la madre, que se encuentra en libertad con cargos, perdió la patria potestad de la pequeña.

Los padres iniciaron varias campañas para recaudar fondos para sufragar los gastos e investigar sobre la supuesta enfermedad rara que sufría Nadia. Según la acusación, los padres de la menor, que se investiga si realmente sufría una enfermedad rara, gastaron en fines particulares ajenos al tratamiento de Nadia al menos 600.000 de los 918.000 euros que recaudaron en donativos para la niña desde 2008. Actualmente, Nadia reside en Mallorca con su tía materna.