Publicado: 25.01.2016 17:13 |Actualizado: 25.01.2016 17:13

Francisco Rivera desata las críticas en las redes sociales tras publicar una foto toreando con su bebé en brazos

La foto suscitó polémica en Internet. Mientras algunos hacen paralelismos con la reacción que despertó la diputada Carolina Bescansa y su bebé en el Pleno del Congreso, otros le critican frente a quienes lo defienden.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Instantánea de Francisco Rivera toreando una vaquilla con su hija de cinco meses. INSTAGRAM

Instantánea de Francisco Rivera toreando una vaquilla con su hija de cinco meses. INSTAGRAM

MADRID.- El torero Francisco Rivera ha publicado una foto toreando una vaquilla con su hija de cinco meses en brazos y ha desatado las críticas en las redes sociales. "Debut de Carmen. Es la quinta generación que torea en nuestra familia. Mi abuelo toreó así con mi padre. Mi padre toreó así conmigo y yo lo he hecho con mis hijas Cayetana y ahora con Carmen #orgullodesangre", indica el matador de toros en su cuenta de Instagram.

A los pocos minutos de publicar la foto este domingo 24 de enero, los comentarios en contra de la imagen provocaron la respuesta del torero, que, a las dos horas, subió, junto a la foto de su hija, otra de él de pequeño con su padre, el torero Paquirri, para justificar que se trata de una tradición familiar. "Se repite la historia. Viva la mejor herencia, el sentimiento, la pureza, honor", argumenta en la misma red social.



La polémica ha generado que Francisco Rivera se haya convertido en 'trending topic' en Twitter entre comentarios sarcásticos de usuarios, que hacen paralelismos con la diputada de Podemos Carolina Bescansa y su bebé en el Pleno del Congreso o con la foto de Michael Jackson asomando a su hijo por la ventana.

Otros le nombran 'padre del año', le tachan de "irresponsable" y la ONG animalista PACMA califica la imagen de "vergüenza" y acusa al torero de dar a su hija una educación "contraria al respeto a los animales". También hay quienes le defienden por hacer en su "finca privada lo que quiera" mientras Bescansa lleva a su bebé un "espacio público" como el Congreso, que "pagan todos" los ciudadanos.