Público
Público

Gabriel Cruz Una hija de 4 años de Ana Julia falleció en Burgos al caer desde una ventana

Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil han investigado la muerte de la menor que cayó por una ventana en Burgos.

Publicidad
Media: 2.71
Votos: 7

El padre de Gabriel y su actual pareja/EFE

Las Fuerzas de Seguridad han investigado datos sobre los años que residió en Burgos Ana Julia Quezada, detenida este domingo por la muerte de Gabriel Cruz, el niño de 8 años desaparecido en febrero en Las Hortichuelas (Almería), por si estuviera relacionada con la muerte de una niña en Burgos. En un principio la Policia Nacional apuntaba que la niña fue cuidada por Quezada. 

Ahora, confirman que la niña que cayó por una ventana una  vivienda es una hija de 4 años de Ana Julia Quezada que falleció en 1996, un caso que se cerró como una muerte accidental. La otra hija, que ahora tiene 24 años, continúa residiendo en Burgos.

Ana Julia Quezada llegó en 1995 a Burgos procedente de su país natal, la República Dominicana, y se instaló en un piso con esta hija fruto de una relación anterior con un hombre de su país.

Han añadido que fue la pareja en ese momento de Ana Julia -que no era el padre de la niña- quien encontró su cuerpo.

Tras conocerse su supuesta implicación en la desaparición y posterior muerte de Gabriel Cruz, la Policía Nacional está investigando los años que Ana Julia Quezada residió en Burgos y donde trabajó durante un tiempo en una carnicería.

Ana Julia se marchó de Burgos en 2014 con su expareja a la localidad de Las Negras, en Níjar, donde estuvo trabajando en hostelería antes de romper su relación con este hombre y comenzar otra con el padre del pequeño Gabriel.

Vecinos de Las Hortichuelas han asegurado que comenzaron a sospechar de ella cuando, el pasado sábado 3 de marzo, afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor cuando caminaba junto al padre del desaparecido. Esa camiseta contenía restos de ADN del niño.

Con el hallazgo del cadáver, la detención de Quezada y su traslado a la Comandancia de Almería se ha puesto fin a trece jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía trabajaron 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios.