Público
Público

Gamonal: juicio a la lucha de un barrio obrero "Cuando desafías al Estado te responden con venganza y no con justicia"

Este lunes comenzó el juicio contra 12 jóvenes por su presunta participación en los disturbios de Gamonal. Vecinos denuncian la "arbitrariedad de la policía" en las detenciones y señalan que se trata de una estrategia para "criminalizar" la victoria de los vecinos frente al matrimonio formado por la política y los intereses empresariales. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 10
Comentarios:

Cerca de un centenar de personas se concentraron el lunes a las puertas de los juzgados de Burgos, tras dos pancartas con los lemas "Absolución encausados Gamonal" y "Con nuestras encausadas hasta el final".- EFE

Venganza. Criminalización de la juventud. Intento de desprestigiar a la lucha obrera organizada. Aleatoriedad y mentiras policiales. Amedrentamiento de los movimientos sociales. Caciquismo. Una Fiscalía de menores que protege a todos menos a los chavales. Vergüenza. Indefensión. Justicia para ricos. Malos tratos en comisaría. Abuso de poder. Lo llaman democracia y no lo es.

Estas expresiones y juicios de valor no los pone el periodista. Son las palabras que encuentran vecinos de Gamonal contactados por Público para definir el juicio que este lunes comenzó en Burgos. Doce jóvenes están siendo juzgados ahora mismo acusados de unos presuntos delitos de atentado y desórdenes públicos durante su participación en las protestas del barrio de El Gamonal en 2014. No serán los únicos. Hay otro juicio contra otros seis chicos que aún no tiene fecha. Las posibles condenas no son idénticas, pero sí muy similares: peticiones de entre dos y dos años y medio de cárcel y multas de alrededor de 2.000 euros por persona para afrontar los destrozos materiales causados.   

Juicio oral contra doce jóvenes acusados de sendos delitos de desórdenes públicos y atentado, por su presunta participación en los disturbios registrados en el barrio de Gamonal.- EFE

El barrio obrero de Gamonal fue, hace ahora tres años, la principal noticia de todos los medios de comunicación. Entre el 10 y el 17 de enero de 2014 los vecinos protagonizaron numerosas protestas para conseguir la paralización de las obras que querían convertir en un bulevar a la calle de Vitoria. El problema, por una parte, es que los vecinos perdían plazas de aparcamiento gratuitas y dos carriles para vehículos en unas de las arterias principales. Por otra parte, el único beneficiado de aquella operación urbanística parecía el empresario local Antonio Miguel Méndez Pozo, que conseguía 8,5 millones de dinero público para realizar la reforma. Era una gota más. Una muestra más de que las ciudades se gobiernan de espaldas a sus ciudadanos, que importan más los negocios que el bienestar de los ciudadanos, pero era la gota que colmaba el vaso. 

Los vecinos se organizaron en asambleas. Se realizaron protestas, manifestaciones, sentadas. Pero el alcalde hacía caso omiso. El bulevar no se tocaba y, además, ¿por qué tanto revuelo si la reforma de la calle de Vitoria estaba en el programa electoral con el que el PP ganó las elecciones locales? Entonces comenzaron a arder contenedores. Y todo cambió. Los vecinos lanzaron sus bolsas de basura a las obras. Tiraron las vallas abajo. La acción directa había comenzado. Llegaron las cámaras. Los micrófonos. Los políticos. Desde el ministerio del Interior denunciaban la presencia de "violentos itinerantes" procedentes de Madrid. No era cierto. 

"Los vecinos lanzaron sus bolsas de basura a las obras. comenzaron a arder contenedores. Y todo cambió.Tiraron las vallas abajo. La acción directa había comenzado"

"Cuando un grupo humano se enfrenta al poder del Estado y lo desafía, el Estado trata de defenderse de forma poca ortodoxa. En estos casos no se aplica la justicia y sí la venganza", denuncia Ángel Barredo, vecino del barrio de 74 años, que llegó a Gamonal en "1964 o 1965" cuando la empresa en la que trabajaba en Madrid abrió otra fábrica en el entonces recién creado polígono industrial.

Barredo considera que los dos juicios, y todas las multas impuestas por la Administración a manifestantes de Gamonal, son una venganza por el desafío que supuso aquella propuesta que consiguió tumbar al muchas veces inexpugnable matrimonio que conforma el poder político con el económico. Para justificar su teoría, el hombre aporta datos: "Es significativo que más de la mitad de los manifestantes éramos mayores de 50 años y que los detenidos hayan sido todos jóvenes. Se quiere castigar y humillar a la juventud. Con más de un 50% de paro juvenil siguen disparando contra ellos". 

No es el único argumento. Tiene más. "De las casi 50 personas que fueron detenidas, en la asamblea solo conocíamos a dos personas. Esto demuestra que las detenciones de los policías fueron arbitrarias", dice Barredo, que señala que entre los detenidos hay una pareja que "salía de un restaurante" y unos "chavales" que llegaban de "estudiar". 

Miembros del Cuerpo Nacional de Policía en los disturbios en el barrio de Gamonal. (EFE)

Arbitrariedad policial

Incide en la arbitrariedad policial a la hora de realizar las detenciones el periodista Marcos Erro, autor del libro Gamonal: la historia desde abajo. "Cuando comienzan a circular en la red fotos de contenedores ardiendo, la subdelegación del Gobierno dijo que tenía que haber detenidos y la policía comenzó a realizar detenciones arbitrarias de gente, alguna que pasaba por allí y otra que participaba en las protestas".

"Le pegaron golpes en la lechera, le estuvieron pegando hasta que descubrieron que era menor de edad", denuncia la madre de uno de los detenidos

Isabel es la madre de Iker, uno de los 13 menores que fue detenido por la policía durante la protesta de Gamonal. Recibió la llamada de un policía a las 2 de la mañana. Su hijo llevaba dos horas detenido. "Le pegaron golpes en la lechera, le estuvieron pegando hasta que descubrieron que era menor de edad. Me fui al hospital y obtuve un parte de lesiones", relata Isabel, que tuvo que ver como a su hijo, por llamarse Iker, se le relacionaba con la izquierda abertzale.

A pesar de su relato y de ese parte de lesiones, Iker -relata Isabel- fue condenado a pagar dos multas de 600 y 900 euros a dos policías por haberles provocado un esguince cervical, a uno, y un esguince en un dedo de la mano, a otro. "¿Cómo te puedes creer que un chaval de 17 años cause esas lesiones a dos policías? Es que no hay quien se lo pueda creer", se queja esta madre, que lamenta que el debate se ha centrado en los actos vandálicos, en los contenederos que ardieron y no en los motivos que llevaron a casi todo el barrio a salir a la calle. 

¿Violencia? ¿De quién a quién?

El debate sobre la violencia está presente en el juicio que se está desarrollando contra los jóvenes. Independientemente de que los encausados hayan participado en los desórdenes públicos que durante aquellos días se vivieron en Gamonal, ¿era legítima la lucha? ¿Es violencia prender fuego a contenedores y papeleras?

En este punto, Óscar De la Torre, miembro de la asamblea de Gamonal, señala lo siguiente:

"Si quieren hablar de violencia, hablemos en serio. Lo primero es contextualizar. Muchos periodistas y analistas decían que no entendían como en España, con la crisis económica, no había un estallido social. Pues bien, Gamonal fue una muestra de lo que decían. Por otro lado, los que hablan de violencia cuando ven un contenedor ardiendo... ¿es realmente eso violencia? En este barrio hay gente despedida cada día, desahucios, mayores tasas de exclusión social, más paro juvenil... una violencia sistemática y generalizada. Sin embargo, esta gente que denuncia violencia en Gamonal solo se rasgan las vestiduras cuando ven un contenedor ardiendo... Pues bien, yo me siento más identificado con las personas que sufren la crisis que con las papeleras que arden", reflexiona De la Torre.

Una reflexión muy similar es la que realiza Ángel Barredo, de 74 años: "Intentan decirnos que quemar un contenedor es violencia, pero es que así ha sido la lucha con la que hemos conseguido en la historia del movimiento obrero las jornadas de ocho horas y muchas otras conquistas que hoy disfrutamos. Este bulevar se paró porque unas llamas iluminaron la ciudad y quizá también algunas mentes. Con esto no quiero justificar la violencia, pero es que creo que no se puede acusar de violenta la protesta que se vivió en Gamonal".

Que no cunda el ejemplo

La lucha de Gamonal fue mucho más que unos contenedores ardiendo. Sirve para describir la lucha la imagen de decenas de vecinas y vecinos asomados a sus balcones golpeando las cacerolas y llamando cobardes a los policías que buscaban, sin éxito, a los responsables de aquella explosión ciudadana. La imagen de Gamonal fue la imagen de un barrio que, unido, consiguió vencer al Ayuntamiento y a los intereses económicos que había detrás de la decisión municipal. 

La imagen de Gamonal fue la imagen de un barrio que, unido, consiguió vencer al Ayuntamiento

Gamonal hizo realmente que el miedo comenzara a cambiar de bando. La batalla ganada de los vecinos de este barrio obrero de Burgos se sumaba a las victorias de la Marea Blanca frente al gobierno de Ignacio González en Madrid, de los trabajadores del servicio de limpieza de Madrid y Málaga frente a sus respectivos alcaldes o el éxito del equipo Legal Sol se ha impuesto a Cifuentes en los tribunales.

"Parecía que se había llegado al techo de la protesta social y que la elite gobernante seguía autista. Sin embargo, Gamonal hizo que el miedo comenzara a cambiar de bando. De hecho, ha sido el miedo el que llevó al ayuntamiento de Burgos a rectificar en su deseo de construir el bulevar", analizaba entonces el profesor de Ciencia Política en la UNED especializado en nuevos movimientos sociales, Jaime Pastor

El éxito que tuvieron y el miedo a que sirviera de ejemplo para otras zonas del Estado es la única respuesta que encuentran desde Gamonal al afán castigador del Estado. A que las únicas respuestas en este tiempo hayan sido que cuatro chicos entraran en prisión preventiva para después alcanzar un acuerdo con la Fiscalía, que se juzgue a 18 chicos, que se procesen a 13 menores y que se hayan abierto hasta 27 expedientes sancionadores por vía administrativa. 

"Gamonal fue un ejemplo de lo que no quieren que cunda y para eso tiene que haber sentenciados y condenados. Si otros barrios o pueblos luchan unidos como nosotros y se movilizan pues pueden ganar. Nosotros ganamos la batalla y eso les infunde un miedo terrible y la respuesta ante el miedo es la venganza", sentencia De la Torre.