Publicado: 28.02.2016 22:42 |Actualizado: 29.02.2016 13:36

El techo de acero de las mujeres

Las profesionales sólo ocupan el 10,9% de los puestos de dirección en los medios impresos, el 7,8% en los audiovisuales y sólo el 3,9% de los responsables de contenidos en los medios digitales son mujeres, según el informe de la Asociación de la Prensa de Madrid

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 6
Comentarios:
Fragmento de la película 'Luna Nueva' que muestra la historia de Hildy Johnson, la mejor reportera del periódico 'Morning Post', que anuncia que va a dejar el periodismo para casarse y fundar una familia

Fragmento de la película 'Luna Nueva' que muestra la historia de Hildy Johnson, la mejor reportera del periódico 'Morning Post', que anuncia que va a dejar el periodismo para casarse y fundar una familia

MADRID.- La igualdad entre hombres y mujeres en este país y, concretamente en el oficio de periodista, es una farsa. Una mentira. Las profesionales sólo ocupan el 10,9% de los puestos de dirección, dirección adjunta, subdirector y redactor jefe de los medios impresos. El porcentaje desciende hasta el 7,8% cuando se habla de directoras y editoras de informativos y directoras de programas en la radio y en la televisión. Y, peor aún, baja hasta el 3,9% si de lo que hablamos es de responsables de contenidos en los medios digitales, según los datos aportados por el Informe Anual de la Profesión Periodística del año 2015, que edita la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). 

Pero la cosa sigue. Ninguno de los 20 periódicos impresos más leídos de todo el Estado está dirigido por mujeres. Los servicios informativos de las cuatro grandes radios nacionales tienen a un periodista hombre al frente. Mientras que sólo uno de los grandes periódicos digitales, El Huffington Post, está dirigido por una mujer. En las televisiones, más de lo mismo: tan sólo en Antena 3 es una mujer, Gloria Lomana, la responsable de informativos. En periodismo, las mujeres no mandan. 



De hecho, para encontrar a una mujer dirigiendo un periódico impreso en España hay que descender hasta el número 23 de la lista de medios más leídos del Estudio General de Medios. Se trata del diario económico Expansión, dirigido por Ana I. Pereda, y al 24, posición que ocupa El Día, de Tenerife, cuya dirección recae en María Mercedes Rodríguez. Por otro lado, se encuentran el diario Granada Hoy y Ara, ambos con una directora al frente. 

Ninguno de los 20 periódicos impresos más leídos de todo el Estado está dirigido por una mujer

La ausencia de mujeres en los puestos de dirección sorprende, sobre todo, cuando se compara con la cifra de trabajadoras en los medios. El 51'8% de todos los periodistas con contrato de trabajo pertenecen al género femenino. En el caso de los profesionales autónomos o free lancers el total de mujeres es del 40,3%.

"Los datos muestran la incongruencia de la desigualdad. En las facultades de Ciencias de la Información el 60% del alumnado es femenino. En las redacciones hay más o menos las mismas mujeres que hombres y cuando hablamos de puestos de dirección nos encontramos con que la inmensa mayoría son varones. ¿Qué pasa? Que tenemos unos patrones muy masculinos en la prensa española que condicionan y que influyen, por ejemplo, en que la mayoría de los directivos sean hombres y que éstos elijan a otros varones para dirigir los medios continuando la dinámica", señala a Público Malén Aznárez, presidenta de Reporteros Sin Fronteras-España, primera mujer en dirigir una cadena de periódicos en este país y también primera directora de los Servicios Informativos de TVE. 

La ausencia de mujeres en los puestos de dirección sorprende aún más cuando se conoce que el 51,8% de todos los periodistas con contrato son féminas

La desigualdad en los puestos de responsabilidad conlleva, como no puede ser de otra manera, la desigualdad salarial. En un análisis comparativo por sexos de los salarios "es preciso constatar -dice la APM- que en todos los grupos estudiados (contratados y autónomos en periodismo y comunicación) son mayores los porcentajes de mujeres que se encuentran en los niveles de retribución más bajos y menores los de los niveles más altos". Es decir, que las mujeres cobran menos o, como cita el informe: "Existe una discriminación salarial que perjudica tanto a las periodistas como a las profesionales de la comunicación".

Si, por otro lado, lo que se pretende analizar es el paro en función del sexo el resultado vuelve a ser peor. Casi dos terceras partes (el 64%) de las personas en situación de desempleo son mujeres.

Fuente: Informe Anual de la Profesión Periodística, 2015. APM Encuesta profesional 2015. Cifras absolutas de la base y resto, en porcentajes

Fuente: Informe Anual de la Profesión Periodística, 2015. APM Encuesta profesional 2015. Cifras absolutas de la base y resto, en porcentajes

"Son datos catastróficos que tienen que ver con el hecho de que en muchos sectores, por no decir en toda la sociedad, se pensaba que las mujeres ya habíamos alcanzado la igualdad real porque había igualdad legal. Pero no. La realidad es que cobramos siempre sueldos inferiores a los de los compañeros (en líneas generales) y sigue existiendo ese techo de cristal que impide que las mujeres, una vez llegan a determinada responsabilidad, puedan seguir ascendiendo hasta los puestos de mando", señala a Público la periodista Olga Rodríguez.

"Yo misma he sentido la discriminación y el machismo de la sociedad patriarcal en la que vivimos", denuncia Olga Rodríguez

"Yo misma he sentido la discriminación y el machismo de la sociedad patriarcal en la que vivimos. Nacemos en ella y asumimos desde pequeños esos valores, pero esto es como Matrix, una vez que lo ves ya no puedes dejar de verlo. He pasado por redacciones en las que he visto que a las mujeres en las reuniones de toma de decisiones (donde siempre son minoría) no se les escucha con la atención que a los hombres o se aprovecha que se trata de una mujer para cuestionarla o para ridiculizarla. Eso es muy habitual", prosigue Olga Rodríguez. 

Una situación similar describe la directora adjunta de El Mundo Virginia P. Alonso, quien también ocupó el puesto de vicedirectora del grupo 20 Minutos. Alonso recuerda reuniones de portada (no especifica en qué medio) en las que "el 98% de los asistentes eran hombres y, por tanto, no hay perspectiva de género ni está incluida la visión de la mujer". La subdirectora del diario de Unidad Editorial señala también que en una de estas reuniones un redactor se quejó de que el periódico llevaba tres días seguidos ilustrando la portada con una mujer. "¿Crees que se hubiera quejado si fuera tres días seguidos un hombre? Pues esas cosas suceden a menudo", relata.

Las profesionales contactadas consideran que la ausencia de mujeres en los puestos de dirección repercute también en las informaciones que los medios de comunicación ofrecen.

Las profesionales contactadas por este medio consideran que la ausencia de mujeres en los puestos de dirección repercute también en las informaciones que los medios ofrecen.  "Cuando un periodista consulta con los expertos, la mayor parte son hombres a pesar de que hay mujeres que son tan expertas como ellos", apunta Virginia P. Alonso. 

Malén Aznárez destaca que en las informaciones que realizan los periodistas siempre hay "un aspecto personal" del profesional. "Ya sea en la selección del tema del reportaje, en el entrevistado seleccionado, en las fuentes... La cuestión del género importa. Influye en que no haya tantas mujeres protagonistas en las informaciones que transmitimos o que siempre que salen expertos sean casi siempre hombres", dice Aznárez, que ilustra su frase con la violencia de género y el tiempo que ha tardado en saltar el grave problema del feminicidio a los grandes medios. 

El caso de RTVE

Afortunadamente -puede pensar algún lector- tenemos RTVE, una Corporación pública que se mantiene gracias a los impuestos de todos los ciudadanos, para corregir estas discriminaciones e ir influyendo, aunque sea por imitación, en las empresas privadas. Sentimos informar que no. Que los seis puestos de máxima dirección en RTVE están ocupados por hombres [El director de TVE dimitió la semana pasada y su puesto aún sigue vacante]. Es decir, que tanto el presidente, como el director general corporativo, el director de informativos, el secretario general y del Consejo de Administración, de RNE, y el director de comunicación y relaciones institucionales son hombres. Todos.

"El hecho de que los siete máximos responsables sean hombres retrata muy bien esta situación de desigualdad en RTVE", dice Silvia Quilez

En las delegaciones territoriales de la Corporación tampoco mejora mucho el panorama. De las 18 que tiene RTVE en todo el Estado, sólo en cuatro (menos de un tercio) la dirección del centro recae en mujeres (Aragón, Asturias, Castilla y León y La Rioja). En Melilla, donde sólo hay dirección de información y programas, también es una mujer la responsable. 

"El hecho de que los seis máximos responsables sean hombres retrata muy bien esta situación de desigualdad en la Corporación. La ausencia de mujeres en los puestos de más responsabilidad en RTVE, pese a que como medio público debe ser un ejemplo para la sociedad, ayuda a entender el largo camino que todavía le queda a la igualdad efectiva entre hombres y mujeres", opina para Público Silvia Quilez, presidenta del Consejo de Informativos de RTVE.es, que señala entre los motivos de esta situación la dificultad para la conciliación y el hecho de que los hombres elijan también a hombres para puestos de responsabilidad creando así una especie de lobby. 

El caso de RTVE tiene el agravante de que se trata de una Corporación pública regulada por el Plan de igualdad de la Corporación RTVE, que se aprobó en el Boletín Oficial del Estado el 12 de julio de 2012.  Esta resolución dispone que "se promoverá la incorporación de las mujeres a puestos de responsabilidad directiva y profesional" y que las directrices que en él se contemplan deben ser asumidas por el "Consejo de administración y la dirección de la empresa".

El caso de RTVE tiene el agravante de que se trata de una Corporación pública regulada por el Plan de igualdad de la Corporación RTVE

¿Se está aplicando este plan? Responde la presidenta del Consejo de Informativos de RTVE.es: "Está claro que algunos puntos no se han cumplido, como por ejemplo el objetivo de lograr una representación equilibrada de hombres y mujeres en los diferentes grupos profesionales y en la estructura directiva de le empresa (el punto 2.3.1.4.) porque las mujeres no ocupan ninguno de los puestos directivos más importantes". Así, Quilez denuncia que tampoco se han llevado a cabo "acciones positivas" para que exista igualdad en la cobertura de puestos de responsabilidad. 

La desigualdad en los medios privados

En el ámbito privado, como se adelantaba anteriormente, el panorama es igualmente decepcionante. Por ejemplo, para encontrar a una mujer en la estructura directiva del primer periódico en número de ejemplares impresos vendidos, El País, hay que bajar al escalón de subdirector. Así, tanto el presidente, como el consejero delegado, el director general, el director y los directores adjuntos son hombres. De los seis subdirectores, sólo dos son mujeres. La dirección de ABC, El Mundo, La Razón, La Vanguardia y El Periódico también corre a cargo de hombres.  

Sólo el 3,9% de los responsables de contenidos de los medios digitales son mujeres

Los periódicos digitales son más nuevos que los tradicionales, pero reproducen las mismas prácticas. O peores. De hecho, sólo el 3,9% de los responsables de contenidos son mujeres. Sirva como ejemplo Público que, a pesar de recoger esta denuncia entre sus páginas, cuenta con una estructura de mando únicamente formada por hombres.

Por su parte, Eldiario.es cuenta con un director y un subdirector varones. En El Confidencial tanto el director, como los adjuntos, como los subdirectores son hombres. En InfoLibre director, director editorial, subdirector y redactor jefe también son hombres. En El Economista, entre los cuatro adjuntos al director sólo hay una mujer. La revista La Marea, por su parte, es una cooperativa cuya presidenta es Magda Bandera. Como ya se ha señalado, la otra gran excepción, es la de Montserrat Domínguez al frente del Huffington Post desde su fundación.

"Me sorprenden y mucho los datos de los periódicos digitales. Arrastramos una situación social machista y sexista y los medios de comunicación no son una excepción. Que las mujeres sigan siendo únicamente directoras de los medios femeninos es bastante sangrante y penoso cuando se demuestra que hay mujeres profesionales de una altura impresionante. No digo que seamos mejores, pero iguales sí. Y los datos cantan", señala Aznárez. 

"Me sorprenden y mucho los datos de los periódicos digitales. Arrastramos una situación social machista y sexista y los medios de comunicación no son una excepción", dice Malén Aznárez

Tal y como se ha descrito brevemente con anterioridad, la situación en la televisión y en la radio privadas no mejora. La única cadena estatal de las cuatro grandes (Antena 3, Telecinco, La Sexta y Cuatro) cuyos servicios informativos están dirigidos por una mujer es Antena 3. El caso de La Sexta es especialmente llamativo. A pesar de que dos hombres dirigen los informativos recae, las mujeres se han convertido en el buque insignia de unas noticias de referencia. Ana Pastor dirige El Objetivo, Mamen Mendizábal lo hace con Más Vale Tarde y nombres como el de Helena Resano y Cristina Pardo son ya imagen y símbolo de los informativos de la cadena.

"Sorprende la ausencia de mujeres en los puestos súper directivos cuando televisiones como ésta están llenas de mujeres en los puestos medios. Un ejemplo: Más Vale Tarde, lo dirijo yo, la editora es una mujer y la directora de producción también. Hay un escalón que claramente no alcanzamos, pero sí alcanzamos el de asumir grandes responsabilidades, de trabajo diario y de curro a muerte. Es ahí donde las mujeres tenemos presencia mayoritaria", explica a Público Mamen Mendizábal, que descarta que en los informativos de La Sexta suceda "nada que tenga que ver con la desigualdad".

El peor maestro

La periodista de Infolibre Yolanda González, también directiva de la Ejecutiva de la APM, señala que los periodistas son precisamente los que están más pendientes de denunciar la falta de paridad en la esfera política o empresarial cuando el periodismo "es el peor maestro". "Estos días hemos escrito mucho sobre cuántas mujeres presiden comisiones. Esas reivindicaciones también tenemos que trasladarlas a nuestro trabajo", apunta Yolanda González.

La autocrítica de González es compartida por Olga Rodríguez, quien señala que la unión de los periodistas "concienciados" es "fundamental para presionar" y también para realizar actividades que visualicen esa desigualdad. Por ejemplo, ejecutar "balances trimestrales de cuántos puestos directivos están ocupados por hombres/mujeres o hasta qué punto las mujeres participan en la toma de decisiones de los contenidos del periódico".  

Por último, Aznárez recuerda que es necesario que las profesionales "sigan siendo combativas" por sus derechos. "Siempre se nos exige más que al hombre. Nos miran con lupa. Tenemos que demostrar doblemente nuestra valía y nuestro trabajo. Lo tengo comprobadísimo y hablo por experiencia personal, pero te lo dice cualquier mujer con cargo. Hay que seguir luchando dentro de las redacciones, en las asociaciones profesionales y en todos aquellos organismos y estamentos donde sea posible denunciarlo y luchar por ello".

Tendencia mundial

La estadística no es insultante sólo en el caso español. Según datos del Informe Mundial sobre la Condición de la Mujer en los Medios de información (Global Report on the Status of Women in the News Media ), en el que se entrevistó a más de 500 compañías de medios en casi 60 países, las mujeres ocupaban el 27% de los puestos de trabajo destinados a altos directivos. En Estados Unidos, por su parte, según la encuesta de medios de 2014 de la Radio Television Digital News Association (RTDNA), las mujeres representan sólo el 31% de los puestos directivos en informativos de noticias de televisión y el 20% de los directores generales, a pesar de representar a más del 40% de los trabajadores de TV.