Público
Público

Gomendio aboga por cambiar el sistema de financiación de las universidades

La número dos de Wert asegura que los países con sistemas de excelencia destinan menos dinero público que España, donde, dice, se da una "ecuación imposible": tasas e impuestos bajos y "prácticamente ninguna selección para entrar"

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 6
Comentarios:

La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, en el desayuno informativo de este lunes. EFE

MADRID.- Otro recorte más. Esa es la propuesta -aunque no concretada- que este lunes ha dejado encima de la mesa la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio. La número dos de José Ignacio Wert se ha mostrado partidaria de "abrir el debate" de la financiación de las universidades porque, dice, hay países con sistemas de calidad destinan una inversión "mucho más baja" que España a la Educación superior. 

En un desayuno informativo organizado por Europa Press, Gomendio ha afirmado que en España se da una "ecuación imposible". "Tenemos una de las mayores tasas de alumnos de Europa, una de las tasas de matrícula más bajas, impuestos bajos y prácticamente ninguna selección para entrar en la universidad", afirmó, pese a que varios estudios han desmentido en varias ocasiones los datos de su departamento.  

Gomendio, que estuvo arropada por Wert, Celia Villalobos y hasta Alberto Ruiz-Gallardón —que reapareció en público tras su dimisión como ministro de Justicia—, comparó el sistema español con el de otros internacionales como el de Estados Unidos, los países nórdicos europeos u otros como algunos del centro de Europa.

En Norteamérica, dijo, "son los estudiantes y sus familias" quienes pagan su Educación superior, "porque entienden que toda la ventaja de la empleabilidad va al individuo". En el Norte de Europa, reconoció, "no hay tasas universitarias, pero tienen un elevadísimo nivel de impuestos". Y en Alemania y Holanda, "el sistema de elección es fortísimo para entrar en la universidad", dijo, aludiendo a que sus cifras en número de alumnos eran mucho menores que las españolas.

Con todo, la secretaria de Estado de Educación concluyó que "la educación no es gratuita". "Lo que hay que preguntarse es quién la paga, cuándo y cómo", matizó, apostando por ligar la financiación universitaria -"que depende de las Comunidades Autónomas", insistió- a los resultados y la excelencia en lugar de al número de alumnos.

"Nosotros [el Ministerio] no financiamos universidades", dijo, poniendo la tirita antes de la herida; "no estoy proponiendo ningún cambio ahora", agregó. Pero sí incidió en reunir al "triángulo" Ministerio-Comunidades-Universidades para abrir el debate sobre los presupuestos de dichas instituciones. "Y siempre hemos defendido el sistema que predomina en otros sistemas de calidad", donde, recordó, la financiación pública es "mucho menor" que la española. También abogó por "racionalizar la oferta universitaria" y hacerla más especializada.

De otro lado, volvió a defender dos de sus grandes reformas del departamento en estos tres años de legislatura: la Lomce y el reciente Decreto 3+2 que regula los grados universitarios y contra el que la comunidad educativa se ha levantado, de nuevo, con una convocatoria de huelga para este miércoles y jueves

"Debate estéril"

En este sentido, Gomendio arremetió contra todas las protestas que la marea verde ha organizado contra las medidas de Educación, asegurando que se basarse en "premisas falsas". Así, aseguró que el "Decreto 4-1" -como ella lo denomina- no excluirá a los alumnos más desfavorecidos que no puedan pagar dos años de máster de los trabajos de calidad. "No es verdad que reducir un año los grados empeore el nivel de formación ni que reducirlos implique un aumento en el número de estudiantes de máster ni que el máster se tenga que extender dos años", enunció. "Y es menor la tasa de empleabilidad de los estudiantes de máster que de los egresados ["titulados, graduados"] universitarios", agregó.  

Respecto a las críticas recibidas por su nueva propuesta de enviar becarios a los colegios para "apoyar" a los profesores, la número dos de Educación las ninguneó por tratarse, en su opinión, de un "debate estéril". "Hemos destinado 22 millones de euros a becar a egresados universitarios de cualquier titulación que tengan buen rendimiento para que puedan apoyar a los profesores de Primaria", explicó. "Nos dijeron que quitarían el trabajo a los profesores pero un becario de apoyo no es un sustituto, no quitará el trabajo de nadie", concluyó.