Público
Público

Inmigración La Guardia Costera libia golpea y abandona a varios migrantes en medio del Mediterráneo

Un vídeo difundido por la ONG alemana Sea Watch muestra cómo a una patrulla libia se niega a colaborar en el rescate de una embarcación cargada de personas y provoca la muerte de al menos 50 de ellos, según esta organización. La ONU ha condenado la "inhumana" la cooperación de la UE con la Guardia Costera de ese país.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Imagen del vídeo difundido por Sea Watch en el que la Marina libia abandona a varios migrantes en el agua.

Les golpean con cuerdas, les tiran al agua desde las escaleras, se ponen en marcha con personas aún agarradas a los cabos del barco y se niegan a colaborar en el rescate. Eso es lo que muestra un vídeo difundido por la ONG alemana Sea Watch, en el que aparece una patrulla de la Marina militar Libia durante un rescate de los ocupantes de una lancha neumática en el Mediterráneo el pasado 6 de noviembre.

Según esta organización, las prácticas de los Guardacostas Libios, entrenados y financiados por la Unión Europea para frenar el flujo de migrantes y refugiados a Italia, han provocado la desaparición de al menos 50 personas sólo en la operación documentada. 

En el vídeo ha sido adquirido por la fiscalía de Ragusa (Sicilia), que ha abierto una investigación sobre esta operación. En las imágenes se observa cómo la lancha de la Marina Libia con algunos inmigrantes a bordo reanuda su marcha con personas aún agarradas a sus cuerdas, mientras otros se lanzan al mar.

La ONG alemana pudo recuperar los cuerpos de cinco personas, entre ellas, un niño de dos años

Cerca de la embarcación de la Marina libia se encontraba una barca de la ONG Sea Watch que estaba rescatando a algunos de estos inmigrantes y que pudo grabar todo lo ocurrido.

El diario italiano La Repubblica recoge el testimonio de una mujer rescatada por la ONG alemana, mientras que su marido se encontraba a bordo del barco libio y falleció al saltar al agua en el intento de reunirse con su esposa.

"Los libios encendieron el motor de la barca arrastrándole a él y a todos los demás que estaban en el agua. No lo volví a ver. John no sabía nadar. Estaba a salvo, pero ha muerto porque no quería volver a Libia, quería venir conmigo a Italia", explica Darfish, que desde un hospital siciliano precisa al diario que venían de Camerún.

Ignoraron a la Marina italiana

Testigos de los hechos fueron también los ocupantes de un helicóptero de la Marina italiana, cuyos llamamientos a los libios para que se detuviesen y ayudasen a los migrantes se escuchan perfectamente en el vídeo.

Marina italaian: "Detened los motores y colaborar con Sea Watch, por favor"

"Guardia Costera libia. Le habla un helicóptero de la Marina italiana, las personas están saltando al mar. Hay una persona agarrada al lado derecho. Detened los motores y colaborar con Sea Watch. Por favor, colaborad Sea Watch", es el imperativo que repiten sin cesar mientras la embarcación libia se aleja de la zona.

En el caos, denuncia la ONG desaparecieron cerca 50 personas mientras otras 42 gritaban desesperadas al haber sido separadas de sus familias y amigos que se encontraban en la barca de Sea Watch. La ONG alemana pudo solo recuperar los cuerpos de cinco personas, entre ellas un niño de dos años.

La ONU condena la "inhumana" cooperación UE-Libia

Estas imágenes sólo reflejan lo que cientos de testimonios llevan denunciando durante meses. Libia es un estado fallido, sin autoridad ni instituciones confiables y donde no se respetan los Derechos Humanos. Precisamente por esa razón es el principal puerto de salida de migrantes y refugiados hacia Europa.

Al Hussein: "Lo que ya era una situación nefasta ahora se ha vuelto catastrófica"

Esta situación también ha sido denunciada por el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, quien este martes ha calificado de "inhumana" la cooperación de la Unión Europea (UE) con la Guardia Costera de ese país. También ha puesto sobre la mesa las "condiciones horribles" en los centros de detención de inmigrantes y refugiados en Libia.

"El sufrimiento de los inmigrantes detenidos en Libia es una atrocidad para la conciencia humana", afirmó Zeid en un comunicado en el que se refirió a la asistencia de la UE a la Guardia Costera para interceptar en el Mediterráneo y devolver a Libia a los inmigrantes y refugiados, donde, según la ONU y varias ONG, son retenidos en condiciones inhumanas.

A juicio del alto comisionado, "lo que ya era una situación nefasta ahora se ha vuelto catastrófica". Indicó que la UE e Italia dan apoyo a la Guardia Costera para interceptar barcos de inmigrantes, incluso en aguas internacionales, "pese a las preocupaciones expresadas por grupos de derechos humanos acerca de que esta medida condenaría a más refugiados a detenciones arbitrarias e indefinidas y les expondría a la tortura, la violación, el trabajo forzoso, la explotación y la extorsión".

Zeid señaló que, según el Departamento libio de Lucha contra la Inmigración Ilegal, 19.900 personas estaban detenidas en centros bajo su control a principios de noviembre, frente a las 7.000 registradas a mediados de septiembre, cuando fueron arrestados "miles de inmigrantes" tras enfrentamientos armados en la ciudad costera de Sabratha, un "centro para el tráfico humano".

Cientos de personas hacinadas en un campo de detención de inmigrantes en Libia.- REUTERS

"El sistema de detención de inmigrantes en Libia está roto más allá de cualquier solución", sostuvo Zeid, quien subrayó que solo alternativas a la retención pueden "salvar la vida de inmigrantes y (salvaguardar) su seguridad física, preservar su dignidad y protegerles de más atrocidades".

En opinión del alto comisionado, la comunidad internacional no puede cerrar sus ojos ante los "horrores inimaginables" que experimentan los inmigrantes en Libia y no puede pretender que la situación se resuelva con sólo mejorar las condiciones de detención.

"La mayor intervención de la UE y de sus Estados miembros no ha hecho nada hasta ahora para reducir el nivel de abusos sufridos por los inmigrantes", insistió.

De acuerdo con Zeid, "nuestro monitoreo muestra un rápido deterioro de la situación en Libia". Naciones Unidas tiene conocimiento de la situación, dado que entre el 1 y el 6 de noviembre, observadores de derechos humanos de la ONU visitaron cuatro centros de detención de migrantes en Trípoli, donde entrevistaron a personas que huyeron de conflictos, de la persecución y de la pobreza extrema en África y Asia.

Observadores de la ONU, "en shock"

Los observadores "estaban en shock" por los "miles de hombres, mujeres y niños flacos y traumatizados, hacinados, encerrados en hangares y sin acceso a las necesidades más básicas y privados de su dignidad humana", puntualizó Zeid.

Los relatos de estas personas hablan de golpes diarios por parte de los guardias, del uso de aparatos de electrochoque solo por preguntar por alimentos, tratamiento médico o información, de violaciones y otro tipo de violencia sexual por parte de traficantes y guardias, según la ONU.

El alto comisionado urgió a Libia a dar pasos concretos para frenar las violaciones de derechos humanos en los centros, despedir a los responsables e investigar y procesar a los autores de estos hechos. Igualmente, instó a no detener a los inmigrantes y a que todos los centros sean abiertos.