Publicado: 27.08.2015 13:01 |Actualizado: 27.08.2015 17:04

Hallados 50 cadáveres de refugiados en el interior de un camión en Austria

Los primeros indicios apuntan a que han perecido asfixiados. Los cuerpos se encontraban en estado de putrefacción. El vehículo se encontraba aparcado en una autopista en el estado de Burgenland, fronterizo con Hungría.

Publicidad
Media: 3.14
Votos: 7
Comentarios:
Forenses de la policía austriaca examinan el camión en el que se han encontrado decenas de cadáveres de refugiados. REUTERS/Heinz-Peter Bader

Forenses de la policía austriaca examinan el camión en el que se han encontrado decenas de cadáveres de refugiados. REUTERS/Heinz-Peter Bader

Las autoridades austriacas han encontrado este jueves los cuerpos sin vida y en descomposición de hasta 50 refugiados en el interior de un camión frigorífico aparcado en una zona especial para vehículos averiados en la autopista A4, entre el lago Neusiedl y la localidad de Parndorf, en el Estado federado de Burgenland, fronterizo con Hungría.

Los primeros indicios apuntan a que fallecieron por asfixia. Según el director de la Policía austriaca, los cuerpos encontrados debían llevar varios días sin vida, ya que se han encontrado en estado de putrefacción. 



El director de la policía de ese estado, Hans Peter Doskozil, cifró en una rueda de prensa entre 20 y 50 el número de muertos hallados en el compartimento de carga del camión de 7,5 toneladas de procedencia eslovaca. El vehículo fue localizado estacionado en la autopista A4 al sur de Viena, cerca de la frontera con Hungría. Todavía no hay rastro del conductor del vehículo y la Policía ha lanzado una operación de búsqueda.

Los investigadores consideran que el camión estaba aparcado en el mismo lugar desde ayer y el primero en alertar de lo sucedido fue un empleado del servicio de mantenimiento de autopistas, que llamó hoy a la Policía al ver el vehículo abandonado.

Cuando los agentes abrieron el camión, los cadáveres ya mostraban señales de descomposición, explicó Doskozil, que no quiso entrar a precisar las razones exactas de los fallecimientos, a la espera de los análisis forenses.

"Esta tragedia nos ha conmocionado a todos", declaró la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner, en una rueda de prensa en la ciudad de Eisenstadt. "Los traficantes de personas son criminales", agregó Mikl-Leitner y prometió hacer todo lo posible para dar con los responsables.

El diario 'Krone' informa también de que el martes se localizaron tres camiones. Uno de ellos también transportaba a 34 refugiados a través de la frontera con Austria. Entre ellos, se encontraban diez niños, a los que encontraron paseando al lado de la furgoneta con muchas dificultades para respirar.

Cumbre en Viena entre la UE y los Balcanes

El descubrimiento del camión coincide con una cumbre de los países balcánicos y la Unión Europea en Viena en la que la llegada masiva de refugiados encabeza la agenda de temas a tratar. Los participantes en la reunión guardaron un minuto de silencio por los fallecidos. Al inicio del encuentro, el anfitrión, el canciller austriaco Werner Faymann, hizo un llamamiento a reforzar la lucha contra los traficantes de personas. "Tenemos la obligación conjunta de parar los pies a todos los que sacan provecho de ese sufrimiento", dijo en relación a la avalancha de refugiados en los Balcanes.

Por su parte, el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, destacó al inicio de la conferencia que medidas como la construcción de una valla fronteriza en Hungría no ayudan a solucionar la crisis. "No somos defensores de verjas fronterizas. Tampoco creemos que las vallas vayan a solucionar el tema de la migración", señaló.

En las últimas semanas, Europa vive el mayor éxodo humano desde la Segunda Guerra Mundial. Miles de refugiados utilizan la llamada "ruta de los Balcanes", por la que los inmigrantes llegan desde Oriente Próximo y Afganistán hasta Europa central, utilizando los países balcánicos como zona de tránsito.

La Policía húngara ha informado de que ayer interceptó a 3.241 personas, entre ellos 700 menores, tras cruzar la frontera de manera ilegal desde Serbia, un número que supone un récord de entradas en el país en un solo día.

Según los últimos datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) son alrededor de 2.373 inmigrantes y refugiados muertos intentando llegar a Europa a través del Mediterráneo, lo que significa que diez personas mueren al día en el camino.

Por su parte el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, ACNUR, comunicaba esta misma semana que ya son casi 300.000 los que han cruzado el Mediterráneo este año llegando a Grecia, Italia y tras ello cruzando a Macedonia u otros países.