Público
Público

Intento de agresión sexual Un hombre de 48 años recibe una paliza tras defender a una niña a la que unos jóvenes amenazaban con violar

Los hechos ocurrieron la madrugada del sábado al domingo en una hamburguesería de Burjassot (Valencia). Los jóvenes fueron detenidos y luego puestos en libertad acusados de varios delitos de lesiones, contra la libertad sexual, daños y amenazas. Además, tienen una orden de alejamiento de la menor, de siete años, de su madre y del herido.

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 20

Detención de uno presunto agresores sexuales de una joven en Alicante. / POLICÍA NACIONAL

Un hombre de 48 años recibió el pasado fin de semana una paliza en Burjassot (Valencia) por defender a una niña de siete años a la que cuatro jóvenes pretendían violar, según informan medios locales de la Comunidad Valenciana. El agredido ya ha interpuesto una denuncia y los cuatro jóvenes han quedado en libertad con una orden de alejamiento de la menor, de su madre y del propio denunciante. 

Los hechos ocurrieron la madrugada del sábado al domingo en una hamburguesería de Burjassot (Valencia).  Cuatro jóvenes, aparentemente ebrios, vieron entrar a una niña junto a su madre y uno de ellos afirmó: "Me gusta la niña, a esa me la tengo que hacer". Un hombre, de 48 años, escuchó ese comentario y alertó a la madre para que se llevara a la niña antes de que la cosa pasara a mayores. 

Sin embargo, según consta en la denuncia presentada por el agredido, los jóvenes salieron corriendo detrás de la niña y su madre. Según ésta, "no paraban de gritar: '¡Queremos a la niña, esa es para mí!'". Fue entonces cuando el hombre de 48 salió en defensa de la niña y su madre. Recibió una paliza y recibió varios cortes provocados por una botella.  

La Policía detuvo al misma madrugada del domingo a tres de los cuatro jóvenes presentes en la hamburguesería. Los arrestados pasaron el lunes a disposición judicial. Tras acogerse a su derecho a no declarar, la juez de Instrucción número uno de Paterna acordó su libertad con la obligación de acudir a firmar dos veces al mes y les impuso una orden de alejamiento de 300 metros respecto de la menor, de su madre y del hombre que salió en defensa de éstas.

Se les imputan los delitos de lesiones, contra la libertad sexual, daños y amenazas, ya que amenazaron de muerte a los policías que los detuvieron