Público
Público

Homofobia Las enseñanzas del obispo de San Sebastián a niños y jóvenes: los homosexuales son "trastornados", pero pueden curarse

Durante varios años, el ahora responsable de la Iglesia en San Sebastián ofreció cursos de catequesis en los que arremetió con dureza contra la homosexualidad y el feminismo. Ahora vuelve a acusar a las feministas de tener al demonio entre sus filas y de impulsar un "holocausto".

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

El obispo de San Sebastian, José Ignacio Munilla. EFE

No existe la homofobia: es una “palabra inventada por la ideología de género”. Las personas homosexuales no son para nada normales, pero aún tienen la posibilidad de ser “curadas”. Y si te cruzas con una feminista, empieza a rezar: deberías saber que ella tiene cosas en común con Adolf Hitler. Así podrían resumirse algunas de las proclamas lanzadas por el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, a los niños y jóvenes que siguieron sus clases de catequesis en distintos puntos de España.

Sus consejos no dejan indiferente a nadie. No en vano, Munilla es visto en el interior de la Iglesia vasca como un duro entre los duros. Cuando la Conferencia Episcopal Española decidió convertirle en obispo de Gipuzkoa, hubo un amplio número de religiosos que alertaron sobre el perfil del elegido. No valió de nada: casi nueve años después de aquella designación, el religioso sigue ofreciendo severísimos sermones, tanto desde el altar como a través de los micrófonos de Radio María. Fue precisamente allí, a través de las ondas, donde este lunes advirtió que las feministas tenían al demonio entre sus filas.

Ni harto ni perezoso, este martes por la mañana entró a su cuenta de Twitter y dejó un mensaje muy claro: “A la violencia machista contra la mujer, se suma el holocausto femenino del aborto selectivo. ¡En el mundo echamos de menos a decenas de millones de mujeres!... El aborto es un gol del demonio al feminismo radical, contra la propia mujer”. Sus palabras fueron retuiteadas por otro Munilla con Twitter y sotana: su hermano Esteban, quien a día de hoy ejerce –según su perfil en las redes sociales- como párroco de San José, Loiola y Martutene en San Sebastián.

En efecto, la carrera eclesiástica de ambos hermanos está íntimamente ligada a los templos guipuzcoanos. Fue precisamente allí donde José Ignacio, ahora obispo, impulsó el Movimiento Loiola, una agrupación ultracatólica que intentó ejercer cierto poder dentro de la Iglesia vasca. Del mismo modo, el actual responsable del Obispado de San Sebastián también preparó los “cursos de confirmación” que muchas y muchos jóvenes realizaron en la parroquia de Zumarraga, una localidad próxima a Donostia.

En uno de esos textos, Munilla advertía a sus fieles que era frecuente “la confusión entre ‘educación sexual’ e ‘información genital’. Hoy en día, desde las instituciones públicas, no se educa en la sexualidad, sino que sólo se informa. Es como si nos enseñasen a conducir un coche, sin explicarnos las normas de circulación”. “En nuestros días se ha extendido el hedonismo como una filosofía de vida que busca el mayor placer con el menor sacrificio y esfuerzo posible. En la práctica, el hedonismo conlleva una reducción de la sexualidad a lo genital, privándola de su riqueza humana y espiritual”, explicaba.

Sus clases trascendieron las fronteras de Zumarraga, y también de Gipuzkoa. Durante 2012 y 2013, el sacerdote se implicó a fondo en el denominado “Youcat”, un proyecto impulsado por el Papa Benedicto para aleccionar a la juventud en torno a los valores de la Iglesia Católica. De esa manera, a lo largo de esos dos años José Ignacio Munilla y su hermano Esteban combinaron los micrófonos de Radio María y las redes sociales para llevar sus clases de catequesis a los jóvenes españoles.

En una de esas lecciones, el actual responsable de la Iglesia guipuzcoana se centró en una de sus obsesiones: las relaciones entre personas del mismo sexo. Antes de dar paso a un joven gay que aseguraba haber empezado a corregir sus “tendencias”, Munilla lanzó una serie de afirmaciones y recomendaciones. Entre otras cosas, dijo que la homosexualidad podía deberse a los “abusos sufridos durante la infancia”, o incluso a la “carencia de una figura paterna” en el caso de los hombres.

En cualquier caso, aseguró que se pueden “sanar” esas “heridas”. Para ello, recomendó a los jóvenes la lectura del libro Comprender y sanar la homosexualidad del homófobo Richard Cohen, al tiempo que criticó duramente a quienes defienden la igualdad de las personas independientemente de su sexualidad. “El drama del momento actual es que la ideología de género ha querido presentar la homosexualidad como una alternativa a la relación natural entre el hombre y la mujer, equiparándola”, subrayó.

La posibilidad de curar la homosexualidad también fue abordada en otros escritos de este sacerdote. En uno de ellos recordaba que existían “profesionales de primera línea que se atreven a continuar afirmando lo que la psiquiatría siempre ha afirmado: estamos ante un trastorno neurótico (Van Den Aardweg, Bieber & Bieber, Aquilino Polaino, etc…). Y lo que es mejor, no cejan de ofrecer sus terapias curativas con resultados nada desdeñables”.

De hecho, Munilla llegó a asegurar en un programa de ETB1 (la cadena en euskera de la Televisión Pública Vasca) que él también había ayudado a “sanar” a al menos tres personas homosexuales. “Han visto de forma muy clara que su homosexualidad es consecuencia de las heridas sufridas en su infancia dentro de la familia”, aseguró. Incluso relató que llevaba con uno de ellos más de un año y medio, “y ha cambiado totalmente”. “¿Quiere decir que ya no es homosexual?”, preguntó el presentador. “No –respondió Munilla-. Y además ha comenzado con una chica”. Tras escuchar esa afirmación, los comentaristas no salían de su asombro. “¡Escuchar esto en el siglo XXI me parece realismo mágico!”, dijo uno de ellos en tono irónico.

Feministas o nazis

El feminismo también forma parte de su habitual argumentario, y no precisamente para glorificarlo. En un largo documento sobre “pensamientos seleccionados”, el obispo acusa a las feministas de “satanizar” a los varones, de la misma manera que los nazis hicieron con los judíos o “los nacionalistas a los extranjeros”. En otra de sus obras literarias, el sacerdote pide a sus fieles que se hagan a sí mismos la siguiente pregunta: “¿He asumido de forma acrítica los postulados de la llamada ‘ideología de género’, del homosexualismo o del feminismo radical?”. Si la respuesta es sí, Munilla puede curarte.