Público
Público

El Hospital de Alzira será definitivamente de gestión pública a partir del 1 de abril de 2018

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana da la razón a la Generalitat y rechaza la petición del grupo empresarial que gestiona el centro desde 1999 de suspender la decisión de no prolongar la concesión, que expira el 31 de marzo del año que viene.

Publicidad
Media: 4.80
Votos: 5
Comentarios:

Hospital de Alzira, cuya gestión volverá a ser pública. | EP

La sanidad pública valenciana ha ganado este jueves una importante batalla judicial a aquellos que defienden la privatización de su gestión: el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha rechazado este jueves suspender cautelarmente la decisión que tomó el pasado mes de marzo la conselleria de Sanidad de no prolongar la concesión de la gestión privada del Hospital de La Ribera, en Alzira, al grupo empresarial Ribera Salud.

Esta concesión expira el próximo 31 de marzo de 2018 y a principios de este año 2017, la Generalitat ya comunicó al grupo empresarial Ribera Salud, una UTE (Unión Temporal de empresas) que gestiona varios hospitales en la Comunitat Valenciana, que no iba a prorrogar la concesión que tenía en el Hospital de Alzira. Ribera Salud emprendió entonces una ofensiva judicial que este jueves ha llegado a su fin pues ésta era su última oportunidad de frenar esta reversión: el Hospital de Alzira volverá a ser de gestión pública a partir del 1 de abril de 2018. 

Ribera Salud había solicitado al TSJCV la suspensión cautelar de la decisión de la consellería de Sanidad, pero el tribunal que no entra en el fondo del asunto, entiende que en la decisión de Sanidad de no prolongar el contrato con la UTE "no se producen perjuicios de imposible o difícil reparación".

El TSJCV añade en su resolución que no existe sospecha de "una infracción pura y simple" del ordenamiento jurídico. En cuanto a la ponderación de intereses en juego, señala que, como apunta la Generalitat en su escrito de oposición, "la administración ya ha establecido un plan de trabajo para la reversión y ha incurrido ya en un considerable gasto público".

Pero la ofensiva judicial del grupo Ribera Salud contra la Generalitat supera los 50 contenciosos administrativos. La Generalitat de Valencia recuerda que "la mayoría de ellos, tratando de obstruir el funcionamiento normal con recursos ante temas tan dispares como (la designación de unidades de referencia, instrucciones de la consellería sobre organización de redes asistenciales, o resolución sobre unidades oncológicas)". 

Ribera Salud se define en su página web como "el grupo empresarial de gestión sanitaria líder en el sector de las concesiones administrativas sanitarias en España", y es uno de los grupo empresariales más beneficiados por el modelo privatizador de la Sanidad que instauró el PP en Valencia en 1999 con precisamente la privatización de la gestión del Hospital de Alzira, un modelo que quiso exportar a la Comunidad de Madrid.