Público
Público

Huelga feminista 8M Una trabajadora despedida por el 8M: "Mis excompañeras ya no harán la huelga por miedo a represalias"

'Público' habla con Marta Valverde y Marta Hernando, dos empleadas despedidas por Telemark -subcontrata de Páginas Amarillas- tras informar de que iban a secundar el paro de 24 horas. "Nos dijeron que no habíamos cumplido objetivos".

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 9

Imagen de la CNT en el comunicado emitido tras el despido de dos trabajadoras de Telemark.

Este martes CNT sacaba a la luz que dos trabajadoras de la empresa Telemark habían sido despedida tras anunciar su intención de secundar la huelga feminista del 8 de marzo. Público informaba pertinentemente del hecho denunciado y exponía también la versión de la empresa. Hoy, Público habla con las ya exempleadas de esta empresa de telemárketing para ahondar en las circunstancias de sus despidos.

Las dos trabajadoras despedidas se llaman Marta Valverde y Marta Hernando y ambas ejercían labores de Community Manager para un proyecto subcontratado por Páginas Amarillas en la sede de Telemark en Madrid. Sin embargo, en su contrato de 30 horas por obra y servicio reflejaba que se trataba de un contrato de teleoperador, regulado por el convenio de telemarketing. Marta Valverde llevaba trabajando en Telemark desde agosto mientras que Marta Hernando estaba en el periodo de prueba del primer mes. Se había incorporado el pasado 5 de febrero tras abandonar su anterior trabajo en el que tenía un contrato indefinido.

"En el primer momento me quedé en estado de shock porque no había recibido ningún aviso previo"

Marta Valverde fue despedida el 28 de febrero y Hernando solo dos días después, el 1 de marzo. Ambas recibieron las mismas razones por parte de recursos humanos. "Nos dijeron que teníamos una actitud negligente y que no habíamos cumplido objetivos", explica Hernando. "En el primer momento me quedé en estado de shock porque no había recibido ningún aviso previo y no comprendía las razones del despido. Es más, el 23 de febrero se nos había dado la carta de ampliación de jornada de 30 a 40 horas. Con esto yo entendía que había superado el periodo de prueba", ahonda.

La cronología de los hechos arranca unos días antes. Desde los sindicatos mayoritarios se estaba informando de la convocatoria de paros parciales de dos horas con motivo de la huelga feminista del 8 de marzo. Marta Valverde acude a la CNT para infomarse y se entera de que también hay convocada una huelga de 24 horas. "Envié un correo a mi coordinadora con la información de CNT y ella se lo mandó a recursos humanos con todos mis datos".

Al tratarse de una huelga convocada legalmente, Marta informó también en público al resto de los trabajadores de la empresa y otras tres trabajadoras mostraron su intención de secundarla. También se dio traslado de la convocatoria a la empresa. A los pocos días una responsable de recursos humanos le comunicaba su despido. "El motivo que me dieron fue que no habíamos realizado una llamada al mes de 20 minutos para cada cliente, pero siempre se nos dijo que esa función era orientativa", asegura Valverde.

"En ningún momento pensábamos que se iban a tomar represalias"

Dos días después era despedida también Marta Hernando. "Ahora, el resto de compañeras que tenían pensado secundar la huelga, no la harán por miedo", asegura Marta Valverde, que sigue estando sorprendida por la decisión de la empresa. "En ningún momento pensábamos que se iban a tomar represalias".  Es más, a raíz de que informaran de su intención de sumarse a la convocatoria feminista, Telemark "fue preguntando a los trabajadores si pensaban hacer huelga".

"A partir de la convocatoria se nos empezó a monitorizar el trabajo y a pedir un listado de las llamadas que habíamos hecho"

Incluso, ambas trabajadoras denuncian que se endurecieron sus condiciones de trabajo antes de ser despedidas. "A partir de la convocatoria se nos empezó a monitorizar el trabajo y a pedir un listado de las llamadas que habíamos hecho", asegura Marta Hernando. Valverde denuncia que ya se estaban produciendo restricciones desde hacía algún tiempo. "A mí me pusieron objetivos de contrataciones, renovaciones... y nos quitaron el único espacio libre que teníamos, nos obligaron a fichar con la huella cada vez que queríamos salir a la calle a tomar el aire". Todo ello lo achaca a que "Telemark está en un momento en que va a salir de nuevo la licitación con Páginas Amarillas".

Precisamente, Páginas Amarillas le había expuesto a Marta Valverde que contaban con ella también para el mes de marzo: "Páginas Amarillas no tenía ni idea de que se iban a producir los despidos, me dijeron que no tenían ninguna queja de mí", incide. Sí confiesa que "hace un mes y medio despidieron a un compañero por el mismo motivo que nos dieron a nosotras, pero en su caso había recibido dos avisos de Páginas Amarillas y los clientes habían mostrado su descontento". 

"Aunque ya no trabaje iré hasta el final con la huelga. La haré de consumo, por ejemplo"

Ambas extrabajadoras detallan que el ambiente entre los compañeros era "genial". "La plantilla es joven y se trabaja en un entorno jovial". Sin embargo, a raíz de sus despidos aseguran que se ha instalado el miedo entre los trabajadores que siguen en la empresa. Por su parte, ellas reafirman su compromiso con la huelga de este 8 de marzo. "Aunque ya no trabaje iré hasta el final con la huelga. La haré de consumo, por ejemplo", nos cuenta Marta Valverde.

A partir de ahí, las dos meditan ahora los pasos que van a tomar. Ayer mantuvieron una reunión con representantes de la CNT que les informaron de las opciones que tenían si querían emprender acciones legales contra Telemark. Marta Valverde rechaza pedir la readmisión mientras que Hernando todavía no tiene decidido qué hacer. Ambas también se están planteando si van de la mano de la CNT o acuden a la Justicia por su cuenta. 

CNT: "Telemark vulnera el derecho a huelga"

Mientras, la CNT ha emitido este miércoles un comunicado en el que expresa su condena por las acciones de Telemark y muestra su apoyo "a las trabajadoras represaliadas, a las que acompañará en todas las acciones que deseen llevar a cabo". Además, "recuerda a Telemark que se enfrenta no a dos empleadas precarias, sino al movimiento feminista y sindical que demostrará una vez más su fuerza el 8M".

Consideran que "las excusas de Telemark rayan el ridículo". Ya que "los despidos que castigan la intención de sumarse a una huelga o el hecho de haberla seguido no son “disciplinarios” ni “procedentes”. Son claramente ilegales y buscan crear el “clima de terror” que denuncian las trabajadoras despedidas. Y, por mucho que insistan, que su plantilla esté compuesta mayoritariamente por mujeres no les exime de discriminarlas, solo evidencia que el telemarketing es un sector feminizado, como muchos otros igualmente precarios".

CNT también informa de que en 2017, la sede de León de Telemark "despidió a dos empleadas que formaban parte del comité de empresa después de que denunciaran ante la Inspección de Trabajo las presiones a las que estaba sometida la plantilla". Y en 2015 "la empresa fue condenada a indemnizar a una trabajadora que fue despedida después de que anunciara que se incorporaba al comité de empresa".