Público
Público

Igualdad en la justicia La asociación de Juezas reclama al CGPJ que cubra con mujeres los tres puestos vacantes del Tribunal Supremo

La AMJE recuerda que hay muchas candidatas que cuentan con méritos curriculares, antigüedad en la carrera judicial y experiencia más que probada para "acceder justificadamente a esas plazas" y que actualmente las mujeres sólo ocupan el 14% de las plazas del Tribunal Supremo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El Rey inaugura el año judicial 2017

La Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) ha pedido este lunes en un comunicado que las próximas tres plazas que tiene que cubrir el Consejo General del Poder Judicial sean para mujeres. Se trata de las plazas que están vacantes en la Sala de lo contencioso Administrativo, en la de lo Social y en la Sala de lo Penal y que serán cubiertas antes de finalizar este mes de enero. Un total de 14 magistradas se han presentado para cubrir las distintas plazas.

La Asociación recuerda que hay muchas candidatas que cuentan con méritos curriculares, antigüedad en la carrera judicial y experiencia más que probada para "acceder justificadamente a esas plazas".

La AMJE lamenta, sin embargo, que los favoritos, al menos en lo Penal y en lo Contencioso Administrativo, parecen ser hombres

En la actualidad, tan sólo una mujer forma parte de la Sala de lo Penal, frente a 13 hombres, lo que representa un 7,1% de representación femenina. Sólo cuatro mujeres forman parte del plantel de la sala de lo Contencioso Administrativo frente a 31 varones (un 11,4%) y otras cuatro mujeres participan en la sala de lo Social, alcanzando una representación del 33, 3%

"La representación femenina en todos estos órganos se encuentra muy por debajo de los estándares marcados por nuestra legislación"

La representación femenina en todos estos órganos "se encuentra muy por debajo de los estándares marcados por nuestra legislación, que fija un porcentaje mínimo de representación de cada sexo en todo tipo de altos cargos, del 40%", afirman. 

La AMJE denuncia la tremenda desigualdad que actualmente imperante en el Tribunal Supremo y que "traslada a la ciudadanía una imagen y un mensaje que en absoluto se corresponden con la real estructura y composición de la Judicatura en su conjunto". Según los últimos datos, las mujeres son el 52,7% de la carrera judicial, pero tan sólo el 14% de las plazas del alto tribunal están hoy en día ocupadas por mujeres.

Denuncia de Naciones Unidas

Esta desigualdad ha sido objeto de atención y denuncia por parte de Naciones Unidas, que en su último informe relativo a la cuestión de la discriminación contra la mujer en España - emitido el 17 de junio de 2015 - destacaba que “el número real de mujeres en los niveles más altos de la judicatura sigue siendo sumamente bajo” y específicamente recomendaba al Estado español que “aplique medidas especiales de carácter temporal para lograr un equilibrio de género en los niveles más altos de la Judicatura”.

Las juezas denuncian que, en estos nombramientos "pesan más los intereses creados en las masculinizadas redes informales de poder, que la capacidad jurídica y profesional de quienes optan a un cargo. Se sigue asentando, en suma, un sistema que premia el arribismo y la ambición personal y da la espalda al valor del trabajo bien hecho, y con él a muchas mujeres".

En la actualidad sólo 11 mujeres forman parte de este alto tribunal, de un total de 77 integrantes, y este cifra ha permanecido inmutable desde el año 2010 a pesar de todas las renovaciones producidas en los últimos ocho años, patrón que se reproduce en otros altos puestos judiciales: de 17 presidencias de Tribunales Superiores de Justicia, sólo 1 tiene nombre de mujer, y de las 50 presidencias de Audiencias Provinciales solo 8 son femeninas.

Para la AMJE, esto "es una anomalía que redunda en la calidad de la justicia porque no representa la mirada completa de una sociedad formada por mujeres y hombres, y se agrava si tenemos en cuenta el gran impacto social de las resoluciones del Tribunal Supremo, vinculantes para los jueces y juezas de nuestro país y que se está construyendo a espaldas de las experiencias femeninas que son más de la mitad de la población".

Las juezas recuerdan que las mujeres son la mitad de la sociedad y no el 14%, por lo que reivindican una participación igualitaria y justa de las mujeres en todas las esferas sociales, políticas, culturales o judiciales y especialmente en las altas Jerarquías de la Judicatura desde donde se toman las decisiones de mayor trascendencia judicial.