Público
Público

Igualdad Un juzgado reconoce la prestación por "riesgo" en la lactancia a la empleada de una gasolinera

Un auto dictado en Toledo acuerda cautelarmente la suspensión del contrato de trabajo y su derecho a percibir la prestación por la posibilidad de "poner en riesgo la salud del bebé o provocar una reducción o interrupción de su lactancia".

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Un juzgado reconoce la prestación por "riesgo" en la lactancia a la empleada de una gasolinera.

El Juzgado de lo Social número 1 de Toledo ha dictado un auto en el que reconoce "el riesgo existente" para la lactancia natural de una trabajadora de una gasolinera y en el que acuerda cautelarmente la suspensión del contrato de trabajo y su derecho a percibir la prestación -a cargo de la mutua- por la posibilidad de "poner en riesgo la salud del bebé o provocar una reducción o interrupción de su lactancia natural".

Así lo ha confirmado en una nota de prensa el sindicato de CCOO, que ha señalado que el auto "deja cautelarmente sin efecto la resolución de la mutua" -que previamente había denegado a la trabajadora la prestación por riesgo- y acuerda la suspensión del trabajo hasta que "se dicte sentencia en el presente procedimiento y, en todo caso, hasta que el menor cumpla los nueve meses de edad".

CCOO ha recordado que la Ley General de la Seguridad Social reconoce "el riesgo durante la lactancia natural y el reconocimiento a la prestación económica correspondiente". "También, el Estatuto de los Trabajadores contempla como supuesto de suspensión del contrato de trabajo el de riesgo durante la lactancia natural del menor de nueve meses", ha agregado.

En este sentido, la secretaria regional de Política Institucional y Salud Laboral de CCOO en Castilla-La Mancha, Raquel Payo, ha explicado que "si se pone en evidencia la existencia de riesgos para la lactancia y no es posible eliminar dicho riesgo a través de la adaptación de la condiciones de trabajo, ni a través del cambio de puesto, la legislación prevé la suspensión del contrato de trabajo con derecho a una percepción de una prestación económica, que consiste en un subsidio equivalente al cien por cien de la base reguladora correspondiente".

"En el embarazo, la exposición a determinados agentes externos puede producir daños en la salud de la trabajadora y en la del feto, o incluso repercutir en enfermedades durante la infancia, o en problemas de salud durante la etapa adulta. En la lactancia, la exposición a productos tóxicos, radiaciones o bien por estrés, fatiga, trabajo nocturno, entre otras, pueden poner en riesgo la salud del bebé lactante o provocar una reducción o interrupción de la lactancia de las madres", ha reincidido Payo.