Público
Público

La directora del Instituto de la Mujer no aclara en el Congreso si ya conoce las causas de la violencia machista 

Lucía del Carmen Cerón comparece por primera vez en la Comisión de Igualdad sin despejar las dudas que sembró sobre sus conocimientos en una entrevista publicada por este periódico. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Lucía del Carmen Cerón, directora del Instituto de la Mujer.

La directora del Instituto de la Mujer, Lucía del Carmen Cerón, confesó el pasado mes de marzo en una entrevista a Público que desconocía por qué un hombre asesina a su pareja o ex pareja. La máxima representante de una institución que, entre otras funciones, tiene la misión de promover y fomentar la igualdad de ambos sexos, no sabe que la causa de los 45 feminicidios registrados en España en lo que va de año es la sociedad patriarcal en la que vivimos. Una sociedad en la que, como refleja la ley española y la doctrina internacional, la mujer ha estado tradicionalmente sometida al hombre y, por tanto, en una situación de manifiesta desigualdad.

La dirección de Público escribió una carta pidiendo a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, la destitución de Cerón en aras de "nombrar (...) a una persona competente y capacitada (...) que vele de manera eficaz y no maniquea por los derechos de las mujeres. Dos días después, reclamaba lo mismo una petición iniciada en Change.org por la Plataforma7N, que aglutina a cientos de organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres, que fue firmada por 4.709 personas. 

"Que alguien acabe con la vida de una persona, por celos, por sentimientos… por no sé qué. Es un no sé qué mal entendido", dijo en la entrevista

A pesar de que varios grupos parlamentarios solicitaron la comparecencia de Cerón en el Congreso y en el Senado, la directora del Instituto de la Mujer no dio explicaciones sobre sus declaraciones en Público. Este miércoles, ocho meses después de la entrevista, Cerón ha comparecido por primera vez en la Comisión de Igualdad durante casi dos horas pero en ninguna de sus intervenciones ha aclarado si ya sabe a qué se debe la violencia machista. Sólo ha recordado lo que ya dijo en la entrevista: que "la violencia de género es el peor síntoma de la desigualdad". Sin embargo, ha obviado que en la misma entrevista llegó a decir: "Que alguien acabe con la vida de una persona, por celos, por sentimientos… por no sé qué. Es un no sé qué mal entendido".

En la misma entrevista, realizada por la periodista Marisa Kohan, Cerón también cayó en el cliché de hacer responsables a las víctimas de luchar contra la violencia machista y dio por sentado que las mujeres trabajan para contribuir a aliviar “la carga familiar”. En ese sentido, la directora del Instituto de la Mujer se ha reafirmado en sus declaraciones: ha afirmado que es un hecho "constatado en estudios y datos estadísticos" que muchas mujeres optan por trabajos que les permitan conciliar y dedican más horas que los hombres a las tareas del hogar. Ha insistido en que es una realidad que muchas de ellas asumen en exclusiva las responsabilidades de cuidado y que, socialmente, se tiene asimilado que la obligación de cuidar es de la madre mientras que el padre tiene un rol proveedor. "Pero dije que es esencial revertir esta situación, que hay que dar la vuelta al mundo, hay que fomentar la corresponsabilidad porque es un imperativo social y económico y hay que hacerlo desde la infancia", ha insistido.

Es la primera vez que Cerón hace referencia a esas declaraciones. De hecho, tuvo que ser la ministra de Sanidad quien diera la cara por ella. Dolors Montserrat exculpó a Cerón y defendió su trabajo al frente de la institución: aunque no siempre se esté "acertado" en cómo se dicen las cosas, ello no puede "ensombrecer" el compromiso del Gobierno contra esta lacra, dijo.

No son despidos, sino "contratos que finalizan"

Sobre las ocho trabajadoras que fueron despedidas del Instituto tras presentar una demanda de derechos laborales, Cerón ha afirmado que no fueron despidos sino "contratos que finalizaron". Los representantes de los grupos parlamentarios del PSOE, Podemos y Ciudadanos han recordado que la justicia ha dado la razón a estas empleadas, que denunciaron la concatenación de contratos de obra y servicio puntual para un trabajo estructural como el que desempeñaban en el organismo.