Público
Público

Inditex Las trabajadoras de Bershka cierran las tiendas de Pontevedra en la primera huelga en España en la historia de Inditex

Llevan cinco días de paro reclamando igualdad de condiciones laborales y salariales con sus compañeras del resto de Galicia.

Publicidad
Media: 4.18
Votos: 22
Comentarios:

Las trabajadoras de Bershka cierran las tiendas de Pontevedra en la primera huelga en España en la historia de Inditex. CIG-Confederación Intersindical Galega

Las trabajadoras de Bershka, la cadena de tiendas de ropa infantil y adolescente del grupo Inditex, han conseguido paralizar la actividad de la marca en la provincia de Pontevedra tras cuatro días en huelga en demanda de igualdad de condiciones laborales con sus compañeras del resto de Galicia. Se trata de la primera vez en la historia de Inditex en que los trabajadores llevan a cabo una huelga en territorio español. Se da la circunstancia de que la plantilla pontevedresa de Bershka está compuesta casi totalmente por mujeres. El seguimiento de los paros ha sido del 100% y ha impedido que los comercios de Bershka abrieran al público en estos últimos días.

La cadena cuenta con cinco tiendas en Pontevedra, repartidas entre la capital de la provincia, Vigo y Vilagarcía de Arousa, que suman en total 63 empleadas y un empleado. Según la Confederación Intersindical Galega (CIG), sindicato que cuenta con todos los delegados provinciales del comité de empresa, el 90% están contratadas a tiempo parcial y su sueldo apenas rebasa los 900 euros brutos mensuales, es decir unos 130 euros de media menos que los trabajadores del resto de las provincias gallegas, que han firmado con la dirección un acuerdo de mejoras laborales que no se aplica en Pontevedra.

Las trabajadoras llevan en huelga desde el pasado jueves, reclamando la equiparación de jornada laboral, pluses y retribuciones, permisos y excedencias, lactancia, vacaciones y bajas por incapacidad permanente. Según la CIG, la empresa obliga a las empleadas de Bershka en sus tiendas de Pontevedra “a realizar horas complementarias en vez de incrementarles la jornada”. Además, no pueden librar ni siquiera un sábado de cada mes, “no pueden gozar ni de quince días de vacaciones en julio y agosto, y se les imponen horarios que les impiden conciliar la vida laboral y familiar”.

“Amancio, millonario, trabajo en precario”

Esta mañana, dos centenares de personas se manifestaron en su apoyo frente a la sede de Inditex en Arteixo (A Coruña), en donde corearon consignas como “Trabajo en Inditex y no llego a fin de mes” y “Amancio, millonario, trabajo en precario”, en referencia al propietario y ex presidente de la empresa, Amancio Ortega. Tras la concentración, la dirección de la empresa llamó a los delegados sindicales para proponerles una reunión para mañana.

La secretaria nacional de Servicios de la CIG, Transi Fernández, aseguró ayer que las trabajadoras “están dispuestas a ir hasta el final”, y subrayó el hecho de que hayan seguido con éxito “la primera huelga en Inditex” en el Estado español. También destacó que sea una huelga mayoritariamente femenina, con una plantilla formada por mujeres sobre todo del tramo de edad de entre 30 y 40 años, que han tenido “la valentía” de enfrentarse a la dirección de la compañía para reclamar sus derechos.

Las trabajadoras de Bershka cierran las tiendas de Pontevedra en la primera huelga en España en la historia de Inditex. CIG-Confederación Intersindical Galega

Público trató ayer sin éxito de recabar la valoración de Inditex, que, según los sindicatos, habría justificado su negativa a equiparar las condiciones laborales de la plantilla de Bershka en Pontevedra a la del resto de provincias gallegas por el desembolso en el que incurrió al abonar indemnizaciones por despido tras el cierre de dos tiendas en Vigo.

Según los datos que la empresa ha facilitado en otras ocasiones, Bershka es después de Zara la segunda filial con más ventas del grupo, con un volumen de negocio de 2012 millones de euros el año pasado. La marca cuenta con más de mil tiendas repartidas en setenta países de todo el mundo. En su conjunto, Inditex, con más de 162.000 empleados en todos el planeta, obtuvo el año pasado más de 23.000 millones de euros en ventas con un beneficio neto de 3.157 millones, es decir casi un 10% más que las plusvalías obtenidas en el 2015.

Amancio Ortega, fundador y propietario del grupo y quien dejó su presidencia en manos de Pablo Isla en el año 2011, posee un 60% de las acciones de Inditex. Tiene una fortuna estimada de más de 70.000 millones de euros, cuya cuantía suele variar en función de la cotización bursátil de los valores en los que está depositada y que le coloca entre las cinco personas más acaudaladas del mundo, en ocasiones por encima de otros multimillonarios como el fundador de Microsoft, Bill Gates, y el empresario mexicano Carlos Slim.