Público
Público

Los inquilinos de dos edificios de un fondo de inversión denuncian subidas abusivas del precio del alquiler

En total son cerca de 400 afectados en Rivas y Ensanche de Vallecas (Madrid) tras la compra de los bloques por la Socimi Vivenio, que también se niega a renovar contratos.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Vecinos afectados por las subidas de alquileres de la SOCIMI Vivenio.- PAH

Los vecinas y vecinos de dos bloques de pisos de Rivas y Ensanche de Vallecas (Madrid) han anunciado que darán la batalla contra las subidas del precio de los alquileres o la no renovación de contratos que les quiere imponer la propiedad, Vivenio.

En total, los bloques afectados suman cerca de 400 viviendas cuyos inquilinos denuncian prácticas abusivas por parte de la propietaria como, por ejemplo, la subida de más del 30% de los alquileres, la no comunicación del derecho de tanteo y retracto en el caso de las viviendas de Rivas, procedentes de un plan de vivienda Joven de la Comunidad de Madrid con derecho a compra. También denuncian información contradictoria sobre las nuevas condiciones o recortes de servicios asociados a los contratos, según han comunicado la mañana de este jueves varios de los afectados en un rueda de prensa convocada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y Sindicato de Inquilinos de Vallecas.

Vivenio, la propietaria de las casas, es una SOCIMI (Sociedad Cotizada Anónima de Inversión en el Mercado Inmobiliario), es decir, un fondo de inversión con amplios márgenes de endeudamiento permitido y con grandes beneficios fiscales, ya que están exentas del pago del Impuesto de Sociedades y tienen una bonificación de 95% en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

"En 2018, Vivenio adquirió la finca por subasta. Al igual que en el caso del bloque Jovellanos, estas transacciones sólo fueron conocidas por nosotros posteriormente. Esto creó gran incertidumbre, y además nos encontramos desde entonces con varios tipos de problemas derivados de la falta de información, dejadez, y recortes de los servicios asociados a los contratos", ha señalado Patricia Tamarit, vecina del bloque afectado de la calle Granja San Ildefonso.

Por su parte, el portavoz de los afectados del bloque de Rivas ha denunciado "subidas de alquiler excesivos del 30% y una serie de condiciones que nos resultan abusivas, como un seguro de impagos o seguro del hogar obligatorios".

"Quieren echar a los inquilinos"

Lotta Tenhunen, portavoz de PAH Vallekas y del Sindicato de Inquilinas de Vallecas añade que "en varios casos Vivenio está sacando pisos al mercado a precios más bajos que los precios a los que pretenden subir los contratos actuales: es evidente que quieren echar a los inquilinos, en particular, a los que aún cuentan con contratos firmados antes de la última reforma de la Leu de Arrendamiento Urbanos (LAU) porque eran contratos de cinco años en lugar de tres, y las condiciones eran mejores".

Vecinos y vecinas han anunciado que ya se han puesto en contacto con la propiedad a través de un burofax en el que les comunican su voluntad de negociar una subida de alquileres justa, así como la retirada de las prácticas abusivas y la firma de un "contrato justo", sin perjuicio de otras demandas que puedan ir acordando. "En estas condiciones, y cuando cada vez más personas se están viendo desplazadas por  esta nueva burbuja de los alquileres, pensamos que la mejor arma de comunidades enteras compradas por los fondos es decir Nos Quedamos, vencer a la resignación y forzar a las propiedades a negociar. Mientras no se instauren por ley las demandas de los afectados incluidas en la Ley de la PAH, será necesario presentar esta lucha", ha señalado Tenhunen.

Plataforma "Nos quedamos"

Ante esta situación, los inquilinos de los edificios han decidido unirse a la campaña "Nos Quedamos", impulsada por organizaciones por el derecho a la vivienda para impedir las "subidas abusivas de alquileres de hasta el 100%" permitidos por la actual LAU.