Público
Público

Archidona Interior inaugura la cárcel de Archidona entre protestas de los funcionarios de prisiones

Los tres sindicatos con mayor representación entre este colectivo de trabajadores habían convocado una concentración ante la prisión en protesta contra la violación de los derechos de los inmigrantes que fueron internados allí el pasado otoño

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

Un grupo de agentes de la Policía Nacional pasean por los alrededores del centro penitenciario Málaga II en Archidona (Málaga).- EFE (ARCHIVO)

La inauguración oficial de la cárcel de Archidona —oficialmente llamada centro penitenciario Málaga II—, ha tenido lugar este lunes entre protestas de un centenar de funcionarios de prisiones. Los tres sindicatos con mayor representación entre este colectivo de trabajadores (Acaip, UGT y CCOO) habían convocado una concentración ante la prisión. 

Los manifestantes, que contaban con autorización judicial, protestaban contra el uso de la prisión de forma temporal —desde el pasado 20 de noviembre— como centro de internamiento de extranjeros (CIE) y llegó a albergar a 572 inmigrantes de origen argelino. La Guardia Civil, que vigilaba la entrada y la llegada de las autoridades —entre ellas la del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, que presidía el acto de inauguración—, ha tenido que acordonar un perímetro de seguridad. Ha habido empujones y empellones entre guardias civiles y manifestantes. 

Según han explicado José Luis Pascual, presidente del sindicato Acaip, y Antonio González, responsable federal de UGT, los funcionarios de prisiones se manifestaban contra la violación de los derechos de los inmigrantes que fueron internados allí el pasado otoño. Los dos recordaron que el retraso de la apertura ha perjudicado "gravemente" los derechos de los más de 200 trabajadores que han estado esperando con el recurso de traslado a Archidona resuelto.

La prisión de Archidona, cuya construcción fue adjudicada en febrero de 2010, ha supuesto una inversión en torno a los cien millones de euros y cuenta con 1.008 celdas residenciales, 72 celdas en ingresos, cincuenta en régimen cerrado y 64 camas en enfermería.

Las obras principales del edificio concluyeron en 2013, con una superficie construida es de 102.232 metros cuadrados en una parcela de 361.859 metros cuadrados, y las dependencias se reparten en doce módulos residenciales, cuatro polivalentes, uno de régimen cerrado, otro de ingresos, salidas y tránsitos y otro de enfermería.

Las instalaciones de la prisión se completan con los talleres productivos, el edificio deportivo-cultural y el de cocina-panadería y lavandería.

Actualmente trabajan en el centro penitenciario 68 funcionarios, aunque la cifra alcanzará los trescientos hasta el próximo 6 de marzo, cuando comenzará el traslado de los reclusos a Archidona.

A partir del pasado 20 de noviembre, la prisión fue utilizada de forma temporal como centro de internamiento de extranjeros (CIE) y llegó a albergar a 572 inmigrantes de origen argelino.

Durante esta estancia se produjo, el 29 de diciembre, el suicidio de uno de los inmigrantes y el 10 de enero se completó el traslado de los ciudadanos argelinos que habían permanecido en Archidona.