Público
Público

Cárcel de Archidona Los internos de Archidona denuncian que no tienen ropa interior limpia y que pasan frío

Una docena de los migrantes encerrados en la cárcel malagueña sin estrenar han explicado a la presidenta de Málaga Acoge que sólo pueden beber agua a la hora de las comidas y que pasan casi todo el día en el patio

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Un grupo de agentes de la Policía Nacional pasean por los alrededores del centro penitenciario Málaga II en Archidona (Málaga).- EFE

Tras una semana encerrados en la cárcel, los casi 600 migrantes argelinos que han estrenado la prisión aún sin habilitar Málaga II, en Archidona, denuncian que no tienen ropa interior limpia y que pasan frío en las instalaciones.

Así se lo han explicado los internos a la abogada y presidenta de la organización Málaga Acoge, Arantxa Triguero, quien se entrevistó el lunes con una docena de los migrantes que se encuentran en la futura cárcel. El centro penitenciario debía inaugurarse a principios del 2018, pero ante la llegada de decenas de pateras con casi mil personas a bordo a las costas de Murcia hace unos días, el Ministerio del Interior improvisó convertir la cárcel en Centro de Internamiento de Extranjeros provisional, una medida contraria a la Ley de Extranjería española, que prohíbe expresamente que los inmigrantes irregulares sean privados de libertad en centros de carácter penitenciario.

En la conversación con los internos, que se produjo a través de mamparas de cristal, éstos explicaron que pasan "mucho frío" y que no tienen mudas de ropa interior, ya que no han recibido la visita de sus familiares o no se les ha permitido coger su ropa en caso de disponer de ella, según ha explicado Triguero.

Uno de ellos iba "con chanclas de la playa", ha apuntado la presidenta de Málaga Acoge, que considera que esta situación "atenta contra la dignidad" de estas personas.

Sólo pueden beber a la hora de las comidas

También señalaron que pasan todo el día en el patio, a excepción del tiempo para almorzar, y que en este periodo no se les permite ir a su celda a descansar, donde vuelven por la noche.

En cuanto a la falta de agua potable en el centro penitenciario, ha indicado que los inmigrantes han comentado que se les permite beber solo en horario de comidas y que, aunque les han devuelto sus teléfonos móviles, no les han dado los cargadores, por lo que no pueden hablar con sus familias.

La abogada ha informado de esta situación al subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, y tiene previsto presentar un escrito para ponerla en conocimiento del Defensor del Pueblo Andaluz.

"Lo más patente es que pasan frío y la falta de ropa interior", ha manifestado la presidenta de esta organización social, que sostiene que en los últimos días han entrado más inmigrantes en el centro penitenciario, hasta rondar las seiscientas personas.

Triguero ha criticado asimismo las dificultades de acceso al centro penitenciario, donde después de esperar más de una hora para poder entrevistarse con los internos les dijeron que solo podían ver a uno de ellos porque a las 19.00 horas empezaba la cena.

Finalmente, tras anunciar que iban a acudir al juzgado de guardia para presentar una denuncia y llamar al Defensor del Pueblo, pudieron entrar y entrevistarse con los doce inmigrantes previamente identificados, según ha relatado.