Publicado: 16.12.2015 19:01 |Actualizado: 16.12.2015 19:01

Una joven arranca un dedo de un mordisco a otra chica en una pelea en un bar de Salamanca

La policía trasladó a la víctima hasta el hospital de Salamanca tras comprobar que se encontraba sangrando "abundantemente" por el dedo corazón de su mano derecha, donde le faltaba un trozo de la falange. La presunta agresora ha sido detenida.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Rúa Antigua de Salamanca

La agresión se produjo sobre las 3.00 horas de la madrugada de este miércoles en un establecimiento de hostelería de la calle Rúa Antigua de Salamanca.

SALAMANCA.- Agentes de la Policía Nacional han detenido a una joven de 25 años por arrancar parte de un dedo de un mordisco a otra joven de 21 años durante una pelea en la calle Rúa Antigua de Salamanca.

Según las primeras investigaciones recogidas por el Cuerpo Nacional de Policía, la agresión se produjo sobre las 3.00 horas de la madrugada de este miércoles en un establecimiento de hostelería de la calle Rúa Antigua.



Los agentes conocieron a su llegada al lugar de los hechos, por declaraciones de testigos y de la víctima, que una mujer, a la que la agredida "conocía de vista" y que era de nacionalidad mejicana, se había acercado a ella.

En ese momento, la posteriormente detenida, "sin mediar palabra", había rociado a la chica con un vaso de cerveza y, a continuación, le mordió la mano derecha, tras lo que abandonó precipitadamente el lugar.

Ya una vez en el lugar de los hechos, los agentes comprobaron que la víctima se encontraba sangrando "abundantemente" por el dedo corazón de su mano derecha, donde le faltaba un trozo de la falange.

A continuación, los policías trasladaron a la víctima hasta el complejo hospitalario de Salamanca, así como el trozo de falange seccionado, que habían recogido y mantenido en hielo los trabajadores del establecimiento.

Las gestiones practicadas permitieron identificar a la presunta autora, que fue localizada y detenida sobre las 03.45 horas en la Avenida de Filiberto Villalobos, donde reconoció los hechos a los funcionarios.