Público
Público

La joven cuya sonrisa se hizo viral y su defendida: "Juntas derrotamos a los ultras"

Saffiyah Khan y Zaira Zafar celebran juntas su pacífica victoria frente a los fascistas de la English Defence League (EDL). 

Publicidad
Media: 4.83
Votos: 12
Comentarios:

Saffiyah Khan y Zaira Zafar, durante su encuentro. Imagen: THE GUARDIAN

La británica Saffiya Khan combatió al líder de la organización fascista English Defence League (EDL) con una sonrisa que se hizo viral. Su pacífica lucha se había iniciado cuando salió en defensa de Zaira Zafar, una joven musulmana que fue acorralada por los ultras mientras éstos se manifestaban contra el atentado de Londres del pasado 22-M.​

Ahora, el diario The Guardian ha reunido a defensora y defendida. "Juntas derrotamos al EDL", señalan en su entrevista, recogida por la revista PlayGround. 

En su emotivo encuentro, Zaira agradece a Saffiya su intervención. "Me decían que yo no era inglesa, que esto es un país cristiano y que me fuera a mi país de origen. Temía por mi seguridad", recuerda la joven musulmana, de 24 años.

“No iba a dejar que una persona que está diciendo la verdad fuera respondida con tanta violencia. No me pareció que quisieras estar en esa posición”, le respondió Saffiyah, restando importancia a su acción. "No había ninguna excusa para no hacer nada", añade la británica, que cree que sólo el hecho de haber avisado a la policía puede ser una forma más de intentar combatir el mensaje racista y ultra del EDL.

Esta es la imagen de Saffiya Khan enfrentándose a Ian Crossland (EDL) que se ha hecho viral. Es, 'la sonrisa que irritó al fascismo'

Desde la formación ultra, por su parte, respondieron con más demagogia e insultos a Khan, al comprobar el éxito de su sonrisa frente a sus mensajes fascistas. "No me importa a cuánta gente no le gusta lo que digo. La verdad es la verdad. Y esa foto es vergonzosa", escribió en Twitter el exlíder del EDL Tommy Robinson.

Su sucesor, Ian Crossland, fue más allá y lanzó una amenaza a Khan a través de Facebook, según The Guardian: "Es una sucia izquierdista que no se lava [...] Tiene suerte de que le queden los dientes". Los mismos que ella le mostró con 'la sonrisa que irritó al fascismo'.