Publicado: 07.10.2015 13:13 |Actualizado: 07.10.2015 15:26

El juez deja al maquinista del Alvia como único imputado por el accidente en Angrois

En la primera etapa de la instrucción, fueron imputados hasta en dos ocasiones exaltos cargos de Adif, como el administrador de infraestructuras ferroviarias, encargado de velar por la seguridad en las vías. Sin embargo, la Audiencia Provincial levantó las imputaciones.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El juez deja al maquinista del Alvia como único imputado por el accidente en Angrois. /EP

El juez deja al maquinista del Alvia como único imputado por el accidente en Angrois. /EP

El juez Andrés Lago ha dado por concluida la instrucción abierta tras el accidente de un tren Alvia, ocurrido en las proximidades de Santiago de Compostela el 24 de julio de 2013, con un único imputado en el mismo, el maquinista Francisco José Garzón Amo, han informado fuentes judiciales.

El caso concluye así esta fase, con esta comunicación y después de las exoneraciones a miembros del consejo de administración del gestor ferroviario Adif y responsables de la seguridad en la circulación.

El cierre sitúa la causa en el mismo punto en el que se quedó a los cuatro días de esta tragedia ferroviaria, que dejó ocho decenas de muertos y más de 150 heridos, víctimas, en todos los casos, del descarrilamiento registrado en el barrio de Angrois, a las afueras de la capital gallega.



El primer magistrado instructor Luis Aláez, que consagró sus días de forma concienzuda a este episodio, siguió desde un inicio una línea de investigación que apuntaba a una causa múltiple y no únicamente al despiste de una persona -Garzón Amo- que relevó a otro compañero en Ourense y perdió el control, sin reducir la velocidad, atendiendo, asimismo en este intervalo, una llamada del interventor de a bordo, Antonio Martín Marugán.

No obstante, el compañero que lo ha relevado, Andrés Lago, ha cerrado la fase instructora con un único imputado, Garzón Amo, natural de Monforte de Lemos (Lugo), que antes del accidente había fijado su residencia en A Coruña para cuidar de su madre enferma.

Desde su inauguración en diciembre de 2011, Francisco José se encargaba de la línea de alta velocidad Ourense-Santiago, que fue en la que se produjo el accidente.