Público
Público

Maltrato Animal Una juez fija una orden de alejamiento a los dueños de la perra que arrojaron al vacío

"El creciente rechazo al maltrato animal, que ha ido calando con fuerza en la conciencia ciudadana, no se ve respaldado por un sistema legal que resulte operativo" denuncia la magistrada.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:

Katalina tuvo que ser operada de sus graves lesiones en el hospital Rof Codina de Lugo.

La juez Pilar de Lara notificó un auto que dicta una orden de alejamiento a dos personas en Lugo para proteger a la perra a la que, supuestamente, arrojaron al vacío hace una semana, según informa El País. Una medida con pocos precedentes ya que como ha señalado la magistrada "son muy escasas las sentencias condenatorias a pesar de la duplicación de las denuncias por maltrato animal"

De Lara impone a los imputados, Carmelo M.M. y Eva M.M., una distancia mínima de 500 metros respecto al animal, aproximarse a cualquier persona que pueda asumir la custodia de la víctima y la tenencia de animales mientras se prolongue la instrucción.

Katalina, como ha sido bautizada el pequeño animal de seis meses, tuvo que ser operada para reconstruir sus fémures rotos. Pese a sufrir lesiones graves a causa de la caída, tuvo que ser reingresada por orden judicial ya que los que eran sus dueños, y presuntos maltratadores, negaron que la asistieran exigiendo a los veterinarios su devolución.

"Quien desprecia la vida hasta el punto de maltratar o abandonar a un animal, habitualmente también despliega su instinto agresivo contra una mujer, los hijos, menores, ancianos, vecinos u otros ciudadanos a los que considera inferiores" ha sostenido la magistrada.

En el auto denuncia que "el creciente rechazo al maltrato animal, que ha ido calando con fuerza en la conciencia ciudadana, no se ve respaldado por un sistema legal que resulte operativo" y añade que "sorprende que, a estas alturas, no se hayan fomentado políticas dirigidas a hacer efectivo el derecho al bienestar de los animales, con la concienciación social ya desde la infancia para lograr reconocer que son seres capaces de sentir placer, miedo, dolor, ansiedad o estrés".

La juez ha recordado que "nuestra norma suprema no incluye mención alguna al bienestar animal" pidiendo a aquellas personas que defienden una reforma constitucional no olvide la protección de los animales.