Publicado: 24.01.2016 16:12 |Actualizado: 24.01.2016 16:22

El juez ordena el ingreso en prisión de los hombres que amenazaron al testigo protegido del caso Jimmy

El próximo lunes arranca en el Juzgado de Menores Número 4 de Madrid el juicio al menor de edad, al que la Fiscalía le acusa de homicidio tras golpear al ultra del Deportivo con "el ánimo de causarle la muerte".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La afición de Riazor recordó a 'Jimmy' Efe

La afición de Riazor recordó a 'Jimmy'. EFE

MADRID.- El juez ha decretado el ingreso en prisión de J.F., alias "El Búfalo", de 41 años, y P.M., alías Peter Parker, de 35, los dos miembros del grupo ultra Frente Atlético detenidas por amenazar y coaccionar al testigo protegido del caso Jimmy, el aficionado del Deportivo asesinado en un enfrentamiento entre ultras del propio Depor y del Atlético de Madrid.

Según fuentes jurídicas, el titular del juzgado de instrucción número 4 de Madrid los acusa de un delito de amenazas y otro contra la administración de Justicia. Los dos detenidos, fueron arrestados el pasado sábado por la Policía después de comprobar que habían amenazado al testigo protegido a través de mensajes de Whatsapp e incluso habían acudido a su puesto de trabajo con la excusa de cobrar una deuda para amenazarlo. Al parecer, amenazaron de muerte tanto a él como a su familia y le advirtieron de que se portara bien en el juicio.

Además, el juez ha ordenado la apertura de una pieza separada y los dos detenidos serán investigados judicialmente por la supuesta comisión de un delito contra la administración de la Justicia y otro delito de amenazas.



Tal y como se recoge el auto, la medida de prisión provisional "resulta proporcional y necesaria para proteger a la víctima dada la violencia demostrada por los detenidos en el pasado y su implicación en grupos como el 'Frente Atlético'".

En este caso, insiste el juez, existen "indicios suficientes, sin perjuicio de lo que resulte de la instrucción, de la participación" de ambos en la comisión de un delito contra la administración de la Justicia del artículo 464 del Código Penal en relación con el 169 de amenazas, "al presentarse en el lugar de trabajo del testigo protegido".

"Los indicios se sustentan por el propio reconocimiento de los autores por parte de la víctima y constatada la presencia de ambos investigados en el lugar de trabajo del testigo protegido", subraya el auto.

El magistrado recuerda que uno de los detenidos, Pedro M.M., está imputado en la causa que sobre los mayores de edad se sigue en el Juzgado de Instrucción número 20 de Madrid por la muerte de Jimmy, y que "consta información" de su pertenencia al Frente Atlético como encargado de vender productos con lotería de Navidad. La resolución del juez no es firme y cabe recurso de reforma ante el propio juzgado en el plazo de tres días.

Juicio a puerta cerrada

Este lunes el Juzgado de Menores Número 4 de Madrid acoge a puerta cerrada el juicio al menor de edad acusado de la muerte de Francisco Javier Romero 'Jimmy', hincha del Deportivos de la Coruña y miembro del grupo ultra Riazor Blues, durante la multitudinaria pelea entre aficionados ultras del Frente Atlético y de los Riazor Blues, que se enfrentaron en las inmediaciones del Estadio vicente Calderón.

La Fiscalía acusa a A.C.G. por homicidio, riña tumultuaria y tenencia ilícita de armas, al golpear a Jimmy con "el ánimo de causarle la muerte, propinándole golpes ayudado por otros mayores de edad". El Ministerio Público pide para el menor de edad acusado ocho años de internamiento y tres de libertad vigilada.

La vista oral comenzará a las 10.00 horas y se llevará a cabo a puerta cerrada aplicando así la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, como sucede con todos los juicios a menores de edad. En la Sala sólo estarán presentes la jueza, el fiscal asignado para el caso, los abogados de todas las partes, los tres menores acusados, y los testigos, entre ellos el testigo protegido, así como varios agentes de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional.

Los dos acusados que acompañarán al menor y principal acusado, que participaron en el enfrentamiento en los alrededores del río Manzanares están acusados por el Ministerio Fiscal de riña tumultuaria y de tenencia ilícita de armas y pide que se les condene a trabajos a la comunidad.

El abogado del acusado basará su defensa en restar validez al testimonio del testigo protegido

El abogado del menor acusado de homicido basará su defensa en restar validez al testimonio del testigo protegido, pidiendo al juez en las cuestiones previas la nulidad de la declaración del testigo protegido porque entiende que al figurar como imputado en la causa principal sobre la pelea que se instruye en el Juzgado número 20, su declaración no goza de credibilidad. La decisión del tribunal marcará la causa principal, donde, al margen del menor que será juzgado, se acusa del homicidio a "muchas más personas".

El informe de calificación previo de la Fiscalía, donde se le da veracidad al testimonio del testigo protegido, concluye que uno de los tres menores detenidos atacó con una defensa extensible y "posteriormente, y a sabiendas de su crítico estado, alguno de ellos le lanzaron al río Manzanares". El escrito del Ministerio Público recuerda que Jimmy sufrió varios traumatismos en la cabeza y en el abdomen con lesiones encefálicas y abdominales con desgarro esplénico y hemorragia aguda que le provocó la muerte.

El informe concluye que los tres menores, junto a más participantes armados, atacaron de manera indiscriminada a numerosos miembros del grupo ultra Riazor Blues, "con el único fin de agredirse mutuamente".

Por otra parte, el pasado mes de julio el testigo protegido identificó a cuatro personas como autores de la muerte de Jimmy, reafirmando los argumentos policiales sobre los hechos en los alrededores del río Manzanares. A pesar de ello, los cuatro identificados fueron puestos en libertad por falta de pruebas, decisión ratificada por la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid el pasado 26 de noviembre, asegurando que había un error en la identificación inicial de la persona que fue arrojada al río en primer lugar, que no fue la víctima mortal, sino otra, que sobrevivió a los hechos.