Público
Público

Los juristas debaten la "alarmante" situación de la libertad de expresión

La Universidad Carlos III de Madrid acoge unas jornadas en la que Cassandra Vera y César Strawberry participarán como afectados

Publicidad
Media: 5
Votos: 9

César Strawberry.

Durante los días 1 y 2 de junio, la Universidad Carlos III de Madrid celebrará las 
jornadas La represión penal de la sátira política. En el campus de Getafe se analizarán los casos más polémicos de represión por parte de los Tribunales españoles en el último año así como la visión de expertos juristas que han estado presentes en sentencias del Tribunal Supremo.

Entre 2016 y 2017 han sido juzgadas en España más de cincuenta personas por delitos de incitación al odio o enaltecimiento al terrorismo.

Jacobo Dopico, miembro organizador de las jornadas y catedrático de derecho penal destaca que en estas ponencias se analizarán por primera vez, desde el otro lado, la opinión de profesores expertos de distintas Universidades para el estudio crítico de casos tan mediáticos como el de César Strawberry, cantante de Def con Dos, Cassandra Vera o los titiriteros de "Títeres desde abajo". Asimismo, en las jornadas intervendrán Letrados y ex Magistrados del Tribunal Constitucional, representantes de Amnistía Internacional, y los dirigentes de las asociaciones Jueces para la Democracia y Unión Progresista de Fiscales.

Una alarmante deriva de la Jurisprudencia

“Este encuentro surge de la preocupación de un extenso grupo de juristas, que llevamos tiempo contemplando esta deriva alarmante de la Jurisprudencia”. Tanto Dopico como el resto de juristas e investigadores implicados alertan que “cada pocos días desayunamos con noticias de procedimientos penales en las que se acusa de graves delitos de provocación al odio, enaltecimiento del terrorismo o atentado contra los sentimientos religiosos a personas que simplemente han hecho manifestaciones satíricas”. Además Dopico destaca a Público la necesidad de tener claro el contexto para entender la gravedad de lo ocurrido. “Los delitos de enaltecimiento o provocación al odio sólo son aplicables cuando la conducta del sujeto supone una incitación al delito, directa o indirecta. Y está claro que los chistes o sátiras de los que hablamos no suponen una deliberada incitación a la comisión de delitos”.

Los casos son cada vez más alarmantes para los colectivos de Derecho Penal y los colectivos de Juristas. “Magistrados que ordenan que se siga el procedimiento contra los cómicos del El Intermedio por decir que la Cruz del Valle de los Caídos ‘es una mierda’. Policías que detienen a unos jóvenes de 18 años y otros de 16 por pintar la estatua de un torero. ¿En qué cabeza puede caber? Estas actuaciones no se compadecen con un Código penal que debe interpretarse a la luz de la Constitución”.

Manifiesto Carrero como síntoma

Las jornadas La represión penal de la sátira política han tenido como precedente el manifiesto titulado “Carrero como síntoma”, coordinado por el catedrático Dopico. El documento, firmado por 250 profesores universitarios de Derecho Penal, advertía ya de esta preocupante deriva el pasado mes de febrero tras los chistes lanzados a la figura de Carrero Blanco por parte de la estudiante murciana Cassandra Vera.

Sobre la última sentencia publicada el pasado viernes, Dopico muestra impotencia ante la falta de doctrina de los Altos Tribunales en España. “Tras la censurable sentencia del caso Strawberry contraria a la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional y a la del Tribunal Europeo de Derechos Humanos-, la última Sentencia del Tribunal Supremo ha absuelto a una persona que simplemente había publicado adhesiones al Grapo, precisamente por eso, porque no suponía una incitación a la violencia”. Por ello destaca que desde las jornadas se insistirá en “analizar la línea jurisprudencial más preocupante, para contrastarla con esta otra, más garantista y más respetuosa con lo que prescriben el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

El caso del proceso penal contra el Gran Wyoming y Daniel Mateo ha sido otra de las sentencias a destacar por parte de los organizadores. "No se entiende que en un Estado de la Unión Europea un Tribunal afirme que considera posiblemente delictiva la simple manifestación de desprecio u ofensa a un monumento como la Cruz del Valle de los Caídos. Se trata de una resolución que uno podría esperar de una teocracia autoritaria, pero no en un Estado firmante del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Es precisamente esta tendencia la que queremos analizar críticamente en estas jornadas", concluyen los organizadores.

Análisis del Twitterrorismo

El programa estará dividido en varias mesas redondas compuesta por grupos de juristas especializados en Derecho penal, libertad de expresión y en los límites al poder del Estado en el ámbito de las manifestaciones satíricas, artísticas o ideológicas.

La primera de ellas se titula “Twitterrorismo”. ¿enaltecimiento del terrorismo y humillación a sus victimas mediante tweets satíricos sobre Carrero Blanco?” . La segunda de las ponencias estará centrada en la incriminación de la incitación al odio y riesgos para la libertad de expresión con el caso Títeres desde abajo.

El día 1 de junio, ya por la tarde, se llevará a cabo la mesa “Arte, activismo y represión de la blasfemia. Los casos de las procesiones bufas de Sevilla y Málaga.

Ya en la segunda jornada, viernes 2 de junio, se estudiará la perspectiva de las asociaciones de jueces, fiscales y asociaciones de defensa de derechos humanos y el análisis de los derechos fundamentales y represión de la sátira política.