Publicado: 18.10.2016 13:57 |Actualizado: 18.10.2016 13:57

La Justicia frena la matanza de 2.700 cabras en la sierra de Guadarrama

Un juzgado de Madrid atiende a las demandas de PACMA y suspende de forma cautelar un plan del Gobierno de Cifuentes para reducir la población de este animal en la montaña.

Publicidad
Media: 4.88
Votos: 8
Comentarios:
Cabras en unos riscos en la Sierra de Guadarrama. /PACMA

Cabras en unos riscos en la Sierra de Guadarrama. /PACMA

MADRID.- Un juzgado de Madrid ha suspendido cautelarmente el plan de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid para matar a 2.700 cabras montesas en la Sierra de Guadarrama hasta que se resuelvan las denuncias presentadas por PACMA.

El juzgado Contencioso Administrativo nº 32 de Madrid ha decretado la suspensión cautelar del Plan de Gestión de Abatidas de la cabra montesa de la Sierra de Guadarrama que iba a poner en marcha el Gobierno de Cristina Cifuentes. La suspensión del plan está motivada por las denuncias que el Partido Animalista interpuso contra los responsables de medioambiente de la Comunidad de Madrid.



Contra la resolución cabe interponer recurso de apelación en el plazo de quince días siguientes al de su notificación para su tramitación ante la Sala del Tribuna Superior de Justicia de Madrid.

PACMA informa de que tras varios retrasos en el inicio de las matanzas por falta de preparación y protocolos, las batidas iban a dar comienzo el 19 de octubre. Con esta medida cautelar, la jueza impide el comienzo de las matanzas y pospone la puesta en marcha del Plan de Gestión de Abatidas hasta que se resuelvan las denuncias de PACMA.

En ellas, el Partido Animalista asegura que su equipo jurídico hace un extenso análisis sobre la legitimidad del plan del Gobierno de Cifuentes para acabar con más de 2.700 cabras montesas que habitan la Sierra de Madrid en un plazo de cuatro años.

Cerca de 70 cabras fueron introducidas por la mano humana en la década de los 90. La falta de gestión y seguimiento de las poblaciones por parte de la Administración ha llevado a que hoy alrededor de 4.000 cabras hayan hecho de estas montañas su hogar.

Denuncias de PACMA

PACMA manifiesta su oposición "a cualquier método de control poblacional que implique la muerte de animales e insta a las autoridades a poner en marcha métodos de control éticos y compatibles con los derechos de los animales".

Y especifica algunas medidas como "facilitar la expansión natural y dispersión de la especie, empleo de métodos anticonceptivos, traslado de los animales a hábitat similares, respeto y protección de las poblaciones de depredadores como los lobos, gestión de las especies vegetales protegidas…"