Público
Público

Un juzgado aplaza el desahucio de un anciano de 84 años en San Sebastián

Patxi Zubiarre, profesor jubilado, iba a ser desahuciado este miércoles a las 8.30. Finalmente, tras la presión social de Stop Desahucios Gipuzkoa el desalojo se ha aplazado al 15 de mayo. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Patxi Zubiarre, de 84 años, iba a ser desahuciado este miércoles de su casa de toda la vida / STOP DESAHUCIOS

MADRID. - El Juzgado de Primera Instancia número 1 de San Sebastián ha aplazado el desahucio del anciano donostiarra de 84 años, Patxi Zubiarre, un profesor jubilado al que iban echar de su casa este miércoles a las 8.30 de la mañana.

El desahucio se ha aplazado después de que el juez tuviera en cuenta la avanzada edad de Patxi y tras la presión social ejercida estos días por diversos movimientos y que culminó con la protesta este martes al grito de "Patxi se queda", organizada por Stop Desahucios Gipuzkoa.

Finalmente, la nueva fecha para el desalojo se ha fijado para el próximo 15 de mayo, tal y como pedía la defensa del anciano. Su abogada solicitó el pasado viernes que retrasara la ejecución del desalojo debido a la avanzada edad del afectado y a su delicado estado de salud.

Además, según han indicado fuentes del caso, entre las gestiones extrajudiciales que se están realizando para intentar evitar este lanzamiento, se encuentra la posibilidad de que un particular, que ya ha mostrado su interés en este asunto, adquiera el domicilio del afectado a la empresa prestamista y posteriormente permita al anciano residir en la vivienda hasta su fallecimiento, a cambio de una renta mensual de 150 euros.

Patxi Zubiarre iba a ser desahuciado a raíz del préstamo que contrajo con una entidad prestamista (ABACREDIT).  Ante la imposibilidad del pago del préstamo, este anciano perdió su vivienda en una subasta, que finalmente fue adjudicada al acreedor por el 50% de su valor de tasación. Dada la situación de Patxi, Stop Desahucios intentó llegar a un acuerdo con los prestamistas para que el profesor jubilado pudiese seguir viviendo allí, a cambio de 200 euros mensuales, pero no hubo acuerdo.