Publicado: 02.10.2015 11:37 |Actualizado: 02.10.2015 11:42

El juez quiere saber si el dolor de Andrea es "demesurado" y si su agonía se prolonga innecesariamente

Pide que el forense especifique si se trata de una "paciente con enfermedad irreversible incurable y en estadio terminal"; si el procedimiento pautado es "extraordinario o desproporcionado a las perspectivas de mejoría" y si "produce dolor o sufrimiento desmesurado en la misma".

Publicidad
Media: 2
Votos: 3
Comentarios:
Antonio Lago y Estela Ordoñez, los padres de Andrea, una niña de 12 años que sufre una enfermedad rara y degenerativa, han pedido esta mañana ante los medios "una muerte digna" para su hija tras agravarse la situación de la pequeña, ingresada en el Hospit

Antonio Lago y Estela Ordoñez, los padres de Andrea, una niña de 12 años que sufre una enfermedad rara y degenerativa, han pedido ante los medios "una muerte digna" para su hija tras agravarse la situación de la pequeña, ingresada en el Hospital Clínico de Santiago, afectada por una trombopenia. /EFE

SANTIAGO DE COMPOSTELA.- El Juzgado de primera instancia número 6 de Compostela ha reclamado información al Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) y al Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) sobre el estado de la pequeña de 12 años cuyos padres demandan su muerte digna.

Previamente, había sido la gerencia del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) la que se había dirigido al juzgado para pedir su opinión sobre el plan terapéutico establecido y su posible modificación.

El servicio de Pediatría del hospital había basado sus decisiones en la respuesta recibida a través de un auto previo del mismo juzgado, emitido en el mes de julio, y la gerencia del complejo resaltó este jueves que no se está produciendo "obstinación o sobreesfuerzo terapéutico" alguno en el caso de la pequeña Andrea, que padece una enfermedad incurable, pero anunció la consulta judicial que se ha divulgado hoy.



El gerente del complejo hospitalario gallego, Luis Verde, comentó ayer a la prensa que se quiere saber si el juzgado desea llevar a cabo "alguna actuación o modificación" del plan que se sigue con la menor y que respaldó en su momento.

En la providencia judicial ahora emitida, el magistrado recaba de la asesoría jurídica del Servicio Galego de Saúde (Sergas), para su entrega hoy mismo, el historial clínico completo de la pequeña con la evolución desde su ingreso; así como el informe del comité de ética asistencial, que ya se pronunció el pasado día 14 de septiembre, y un informe del jefe de servicio de Pediatría, "actualizado y exhaustivo que especifique, al menos, los criterios clínicos por los cuales se estima que la paciente no se encuentra en situación terminal, ni concurre situación de dolor y/o sufrimiento desmesurado".

También se dirige el titular del juzgado al Imelga para "verificar reconocimiento judicial y forense de la menor", igualmente con el plazo fijado en el día de hoy.

El forense deberá especificar si se trata de una "paciente con enfermedad irreversible incurable y en estadio terminal"; si el procedimiento pautado es "extraordinario o desproporcionado a las perspectivas de mejoría" y si "produce dolor o sufrimiento desmesurado en la misma".

En el informe que demanda del Imelga, el forense deberá especificar si se trata de una "paciente con enfermedad irreversible incurable y en estadio terminal"; si el procedimiento pautado por el servicio de Pediatría es "extraordinario o desproporcionado a las perspectivas de mejoría de la paciente" y si "produce dolor o sufrimiento desmesurado en la misma".

Además, el Imelga debe explicar "si en su caso las medidas de soporte vital pautadas conducen a una prolongación innecesaria de la agonía de la paciente y/o mantiene a la misma la vida en forma penosa, gravosa y artificial". El titular del juzgado señala que, una vez practicadas las citadas pruebas y evacuado el informe médico forense, citará a los progenitores de la menor. El Juzgado número 6 de Santiago es el que, con fecha de finales de julio, había autorizado el plan terapéutico y paliativo pautado por el servicio de Pediatría.