Público
Público

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria concede la libertad condicional a Maite Zaldívar

La exmujer del que fuera alcalde de Marbella Julián Muñoz, que ya disfrutaba del tercer grado penitenciario desde el pasado mes de agosto, fue condenada a la pena de dos años y medio de prisión por un delito de blanqueo de capitales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria concede la libertad condicional a Maite Zaldívar. EFE/Archivo

MADRID.- El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Andalucía, con sede en Málaga, ha concedido a Maite Zaldívar, la exmujer del que fuera alcalde de la localidad malagueña de Marbella Julián Muñoz, la libertad condicional.

Zaldívar, que ya disfrutaba del tercer grado penitenciario desde el pasado mes de agosto, fue condenada por la Sección Segunda de la Audiencia de Málaga a la pena de dos años y medio de prisión por un delito de blanqueo de capitales, en la misma causa en la que también fueron condenados Muñoz y la cantante Isabel Pantoja.

La libertad condicional de Zaldívar se produce, según han informado fuentes judiciales, después de que la junta de tratamiento del centro penitenciario malagueño de Alhaurín de la Torre informara favorablemente por unanimidad a la concesión de este régimen y de que el Ministerio Fiscal la apoyara también.

La concesión fue acordada por el juzgado el pasado 9 de diciembre y tendrá efecto a partir del 1 de enero de 2017, según han manifestado las mismas fuentes.

Como en todos los casos en que se acceda a este régimen, la persona condenada en firme no podrá cometer ningún tipo de acto delictivo durante la vigencia del mismo, que se prolongará hasta la extinción de la condena impuesta por los tribunales.

El Juzgado de Vigilancia de Málaga había concedido a Zaldívar el tercer grado penitenciario lo que le posibilitaba el cumplimiento del resto de su condena en régimen de semilibertad. Entonces, el acuerdo se adoptó con el informe favorable del fiscal, del psicólogo del centro penitenciario y porque la interna había cumplido ya más de la mitad de la condena impuesta por los tribunales de justicia.