Público
Público

Lavapiés Así fue la detención en Lavapiés en la que hubo supuestamente cinco policías heridos

Un testigo de la identificación y detención de un ciudadano senegalés el pasado miércoles, en la que hubo cinco agentes municipales heridos, según la Policía, niega a 'Público' que hubiera heridos. "Algún compañero del detenido lanzó botellas pero no le dieron a nadie. Un policía le rompió el móvil a otro chico que estaba grabando", afirma. Así fue la detención.

Publicidad
Media: 3
Votos: 19

Varios agentes de la Policía Municipal detienen a un joven senegalés en la Plaza de Lavapiés de Madrid.- PÚBLICO

La Policía Municipal de Madrid informó la tarde del miércoles de que tres de sus agentes resultaron heridos mientras intentaban identificar a un ciudadano senegalés en la Plaza de Lavapiés de Madrid. Después, la cifra de policías heridos aumentaba a cinco. Según la versión policial, un agente procedió a identificar al joven que, supuestamente, le había proferido amenazas el día anterior. Según una primera versión policial recogida por Europa Press, la identificación se produjo a raíz de unos insultos el martes.

Las mismas fuentes aseguran que durante la identificación, varios compañeros del identificado se enfrentaron a los agentes y que varios lanzaron objetos contundentes de una obra cercana. Como resultado, un policía recibió un puñetazo en la cara, otro un puñetazo en el ojo y el tercero un fuerte golpe en el brazo por el impacto de una papelera, siempre según la versión de la Policía Municipal.

"Nadie golpeó a la Policía en Lavapiés", afirma un testigo

Ibrahim, un testigo presencial del incidente, ha facilitado a Público el vídeo de la detención, y niega en declaraciones a este medio que los agentes fueran golpeados en ningún momento. Según él, los hechos se produjeron a las 16.30 horas del miércoles. "Escuché gritos y vi que en la plaza había varios policías que estaban intentando llevarse a un chico subsahariano. El chico se resistió y otros compañeros que estaban allí con él empezaron a gritar. Uno rompió una papelera, pero no hizo nada con ella. Al final se llevaron al chico a la fuerza y llegó un montón de policía más, llegó a haber hasta seis coches de policía municipal", asegura.

"A un chico le quitaron el móvil y lo rompieron"

Según Ibrahim, varias personas que estaban en la plaza en ese momento comenzaron a grabar la detención. "La gente que había allí empezó a gritar, dos compañeros del identificado lanzaron objetos, dos botellas de cristal, pero no le dieron a nadie. En ningún momento se hirió a ningún policía", afirma. El testigo niega que los senegaleses propinaran puñetazos a los agentes, como ha explicado la Policía Municipal. "Cuando los agentes agarran al chico, algunos compañeros intentan que no se lo lleven, tiran de él y hay un forcejeo, pero no hubo ningún golpe. Nadie golpeó a la Policía. Yo estaba allí y no vi ningún puñetazo", asegura.

Tras el forcejeo, varios policías reducen al identificado y lo tiran al suelo antes de meterlo en el furgón policial. "La detención del chico fue bastante violenta, como puede ver en el vídeo que grabé. Después, los agentes sacaron las porras y golpearon a algunos de los que estábamos allí para dispersarnos. Un policía le quitó el móvil a un chico que estaba grabando y se lo rompió. Yo vi el móvil roto", critica. "Tras reducirlo, en cuestión de segundos desapareció toda la policía", concluye.

El joven senegalés, arrestado por amenazas graves y atentado, según la Policúia, también fue atendido por Samur en la comisaría de Leganitos, a donde fue trasladado. El detenido presentaba una herida en el labio que precisó sutura y se quejaba de contusiones en la espalda, según han informado a Público fuentes del servicio de emergencias del Ayuntamiento.

Fuentes policiales han señalado que uno los agentes heridos sangraba por el puñetazo que recibió en la cara, otro fue golpeado en un ojo y otro en un brazo por el impacto de una papelera, pero no detallaron las lesiones que sufrieron los otros dos agentes heridos. Tres de los cinco policías acudieron a su mutua para recibir asistencia médica y no fue requerida la presencia del Samur, aunque sí de la Policía Nacional, que finalmente no tuvo que intervenir, apuntan.