Público
Público

Lenguaje sexista Las mujeres seguirán siendo el 'sexo débil', pero la RAE aclara que es despectivo

El término heteropatriarcado, del que se barajaba su inclusión, finalmente se queda fuera de esta revisión por considerar que no es un término ámpliamente extendido. Sí entra aporofobia, que se entiende de uso extenso y que significa fobia hacia los pobres.

Publicidad
Media: 1.57
Votos: 7

Diccionario de la Lengua Española

Finalmente el conjunto de las mujeres seguirá siendo denominado 'sexo débil'. Así lo ha decidido la Real Academia de la Lengua, aunque con una modificación: desde este miércoles, el término lleva un añadido que afirma que se trata de una expresión despectiva. Este cambio, explican fuentes de la RAE, nada tiene que ver con la petición social y la campaña en plataformas como Change.org que ha conseguido más cerca de 200.000 firmas para que esta definición sea eliminada del diccionario. Según la academia, nada de esto ha influido en la decisión final, puesto que este cambio estaba ya acordado desde 2016, aunque no se había realizado.

La insistencia de la Academia en desvincular este cambio a la petición social es, cuando menos llamativa, porque se trata de una larga reivindicación de organizaciones de mujeres tanto de España como de otros países hispanohablantes.

La decisión de mantener el término en el diccionario, explican, se debe a que "su uso está documentado" y que el primero que lo utilizó fue Leandro Fernández de Moratín en 1790, según declararon fuentes de la RAE a la agencia EFE. Desde entonces varios autores lo han utilizado. 

De los 45 académicos de la RAE, 37 son hombres y sólo ocho son mujeres, es decir, menos de un 18%

La RAE es una institución que lleva años bajo la lupa de organizaciones, políticos y sociedad civil en general, por mantener procedimientos anclados en el pasado, su poca transparencia y por ser considerada una institución machista por su propia composición. De los 45 académicos que la forman, 37 son hombres y tan sólo ocho son mujeres, lo que representa menos de un 18% del total,  y las organizaciones feministas la acusan de reproducir una ideología machista. 

Heteropatriarcado, no. Aporofobia, sí.

Entre los más de 3.000 términos que cambian o se incluyen en el diccionario, había dos que la Real Academia había considerado incluir este mes de diciembre y que se habían pedido reiteradamente por parte de la sociedad civil y expertos del idioma:  heteropatriarcado y aporofobia. La decisión final fue incluir este último término, que significa "fobia hacia los pobres", pero descartar el de heteropatriarcado, que finalmente no estará en el diccionario a pesar de que en una reciente entrevista a Europa Press el presidente de la RAE Darío Villanueva, afirmó que se estaba considerando su inclusión. 

Fuentes de la RAE comentaron a Público que el proceso para incluir una nueva palabra es complejo y tiene que cumplir, al menos dos condiciones. Por un lado, ser un término ámpliamente utilizado en varios países de habla hispana. Por otro, ser aprobado por las 23 academias de la lengua que existen repartidas en distintos países.

El pasado día 14 de diciembre se produjo una reunión de representantes de las distintas Academias de la Lengua Española de Hispanoamérica y probablemente allí decidieron no dar su aprobación a este término, que se podría definir como "un sistema sociopolítico en el que el género masculino y la heterosexualidad tienen supremacía sobre cualquier otro género y orientaciones sexuales" tal como lo define la Wikipedia, a falta de una explicación de la RAE.

Este periódico ha querido conocer con mayor detalle el proceso que sigue un nuevo término para merecer su inclusión en el diccionario, sin embargo desde la Academia afirman que no existe un procedimiento escrito que lo explique.

El director de la RAE ha insistido en que "jamás" harán un "Diccionario" "políticamente correcto", ya que sería "destruirlo", pero ha explicado que están trabajando en que sea el "más igualitario" hasta la fecha.

La jueza ya no es la mujer del juez

En el diccionario se han revisado la denominación de "oficios", que solo estaban en género masculino, como "jueza", que se recogía hasta ahora como "mujer de juez", o "embajadora", como "mujer de embajador".

Desde este miércoles, el diccionario incluye 3.345 nuevos términos y modificaciones de otros existentes. Entre las palabras aprobadas, están también, la de buenismo, postureo, cliquear o posverdad. También ha sido admitida la palabra "pasada" como algo "exagerado, extraordinario o fuera de lo normal", o "nota" como "persona a la que le gusta llamar la atención o que tiene un comportamiento inconveniente".

Otra de las nuevas definiciones incluidas desde hoy es la de "bocas" como "bocazas", así como la adición de la forma "acoso escolar", que define como el acoso en centros de enseñanzas que uno o varios alumnos ejercen sobre otro con el fin de denigrarlo y vejarlo ante los demás.

Pinqui, "prenda femenina que cubre la planta, el talón y los dedos del pie y que se pone para proteger este del calzado", tiene también desde hoy su sitio en el diccionario, que en materia gastronómica ha incluido también hummus o kosher.

Desde hace tres años (en 2014) no había habido ninguna modificación en el diccionario, pero la RAE explica que a partir de ahora todos los diciembre habrá una revisión de términos.

Por ahora estas modificaciones sólo podrán ser consultadas en la versión online del diccionario hasta que la RAE y no estarán en el diccionario impreso hasta que no se vuelva a hacer una impresión del mismo.