Publicado: 28.07.2015 09:05 |Actualizado: 28.07.2015 13:23

El CSN da luz verde al almacén nuclear de Villar de Cañas

El Pleno del Consejo aprueba "con límites y condiciones" la autorización previa de las obras de construcción del ATC pese a que faltan varios informes requeridos a Enresa.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
villar de cañas

Una pintada contra el cementerio nuclear en un letrero de Villar de Cañas.

MADRID.- El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó este lunes, "con límites y condiciones", conceder la autorización previa de las obras de construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca), por cuatro votos a favor y uno en contra de la consejera Cristina Narbona.

Con este permiso, solicitado por Enresa el pasado 14 de enero, el mayor órgano regulador de la seguridad nuclear en España da el visto bueno al emplazamiento del ATC, a pesar de que aún está pendiente de recibir varios informes requeridos a la citada empresa pública de residuos, como es el caso de uno sobre la hidrogeología de la zona.

Esta autorización previa permite iniciar las obras externas o complementarias a los terrenos donde se asentará la instalación, como por ejemplo las vías de acceso a la zona donde se ubicarán los principales edificios del ATC, y para continuar con el proceso reglamentario de la autorización de construcción de la instalación.



El CSN recuerda en un comunicado que, conforme a lo establecido en el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR), la autorización previa es "un reconocimiento oficial" del objetivo propuesto para la instalación y de la idoneidad del emplazamiento elegido. La evaluación técnica del órgano regulador concluye que el emplazamiento propuesto "no presenta fenómenos excluyentes".

Afirma también, según la nota del CSN, que el objetivo de la instalación, almacenamiento temporal del combustible nuclear gastado y de los residuos radiactivos de alta y media actividad, "está justificado y las necesidades a cubrir quedan debidamente argumentadas" de acuerdo con el Sexto Plan General de Residuos Radiactivos.

El CSN acuerda emitir un informe que establezca las condiciones sobre seguridad nuclear y protección radiológica 

El Consejo reconoce que "las características del emplazamiento —aspectos geológicos,geotécnicos, hidrogeológicos y de estabilidad del terreno— condicionan el diseño del ATC y los fenómenos asociados a las características del terreno recomiendan complementar la seguridad intrínseca del diseño".

Adicionalmente, y al objeto de garantizar que las condiciones de seguridad nuclear se mantienen a lo largo de la vida de la instalación, el CSN requiere "el seguimiento de las condiciones y fenómenos del emplazamiento, mediante la aplicación de planes de medidas complementarias, compensatorias y de vigilancia".

En esa línea, el Pleno del CSN ha acordado emitir un informe preceptivo estableciendo los límites y condiciones relativos a la seguridad nuclear y protección radiológica relacionados con esta etapa del proceso.

El pleno del CSN está compuesto por dos consejeros a propuesta del PP, dos a propuesta del PSOE y uno de CiU. La consejera, propuesta por el PSOE, Cristina Narbona, registrará este martes un voto particular explicando su voto negativo.

"Una decisión basada en criterios políticos"

La Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, Greenpeace y Ecologistas en Acción han denunciado este lunes que la decisión del CSN Cañas responde "a criterios políticos, en lugar de técnicos".

Aseguran que el CSN ha tomado su decisión a pesar de que existen "dudas sobre los terrenos" en los que se ubicará el ATC y "sin los resultados de unos estudios cruciales que ha pedido realizar Enresa a partir de septiembre".

Los ecologistas sostienen en un comunicado que la autorización previa de las obras "ha despertado el malestar de los técnicos del CSN, muy molestos por las prisas del proceso y porque en este órgano regular primen los intereses políticos sobre el principio de precaución".

"El CSN muestra que no es coherente: por una parte no tiene prisa para desmantelar una central como Garoña, fuera de operación desde hace casi tres años y sin licencia desde hace dos; y por otra apremia a los técnicos para emitir informes incompletos sobre la evaluación de riesgos radiológicos, o para que avalen el emplazamiento de un ATC sin los informes preliminares pedidos por el propio consejo", concluyen