Publicado: 29.12.2014 14:50 |Actualizado: 29.12.2014 16:16

Sanidad acusa a los enfermos de hepatitis C de manejar datos "distorsionados"

El ministerio calcula que en 2015 tratará a entre 5.000 y 6.000 pacientes de esta enfermedad con nuevos fármacos.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
Varias personas participan en una cadena humana, organizada por la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, rodeando el Ministerio de Sanidad para exigir tratamientos para la enfermedad.- EFE/Ballesteros

Varias personas participan en una cadena humana, organizada por la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, rodeando el Ministerio de Sanidad para exigir tratamientos para la enfermedad.- EFE/Ballesteros

MADRID.- El secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, ha mostrado su preocupación este lunes por las protestas que están protagonizando en las últimas semanas los enfermos de hepatitis C, ya que muestran, dice, que les están llegando "mensajes distorsionados" sobre las condiciones de uso de estos fármacos.

Moreno ha anunciado que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad calcula que en 2015 entre 5.000 y 6.000 pacientes con hepatitis C serán tratados con nuevos fármacos aprobados para combatir esta enfermedad, y ha avanzado que la cifra podría llegar a los 7.000 ya que está previsto incorporar dos nuevos medicamentos a lo largo del primer trimestre del año.

Así lo ha anunciado el secretario general de Sanidad Moreno, tras reunirse con el director general de Farmacia del Ministerio, Agustín Rivero, y la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), Belén Crespo, para analizar la problemática que ha surgido tras las protestas de los pacientes.

Tras la reunión, en la que se han abordado también las líneas que marcarán la próxima creación de un Plan Estratégico para el abordaje de la hepatitis C, Moreno ha asegurado que los pacientes que reciban estos tratamientos serán los que decidan las sociedades científicas que deben ser tratados "de manera más inmediata", y garantiza que no supondrá ningún esfuerzo presupuestario para las comunidades, encargadas de financiarlos.

En este sentido, la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH) y el Grupo de Apoyo a los Enfermos de Hepatitis C (GAEHC), próximos al Gobierno, han exigido que los tratamientos contra la hepatitis C solo dependan de la prescripción del especialista, sin limitaciones económicas "infundadas".



En un comunicado, ambas organizaciones plantean que la decisión médica de disponer libremente de los fármacos financiados por la sanidad pública no se encuentre condicionada por "directrices restrictivas basadas en términos económicos infundados" y señalan que "un tratamiento en fases iniciales evitaría costes mucho más altos".

Asimismo, la federación y el grupo de enfermos, compuesto por 18 asociaciones de enfermos hepáticos de toda España, instan a los pacientes a no presionar al especialista solicitando determinados fármacos, ya que el profesional debe decidir el tratamiento más adecuado para cada caso.

Las dos entidades destacan que, por el momento, no existe un medicamento "milagroso" para curar la hepatitis C, que no se logra con un solo fármaco por muy eficaz que éste sea, sino que es necesaria la combinación de al menos dos. Tanto la federación como el grupo de enfermos agradecen a la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) el acuerdo con el Ministerio de Sanidad con el objetivo de desarrollar un plan estratégico para el estudio y control de la hepatitis C.

Asimismo, expresan su apoyo y comprensión hacia los enfermos de hepatitis C que, "ante la desesperación y la angustia", se han encerrado en el madrileño hospital Doce de Octubre para exigir al Gobierno una partida presupuestaria destinada a la medicación que necesitan, "especialmente los cirróticos y los enfermos graves".

Igualmente, reclaman a los partidos que no utilicen a los pacientes de hepatitis C como "arma política", sino que adquieran en sus programas el compromiso de consignar presupuestos especiales para erradicar esta enfermedad.

También instan al Ministerio de Sanidad a poner orden entre las distintas comunidades autónomas para que "sin excusas" apliquen los tratamientos a todos los pacientes que los especialistas determinen con el fin de evitar la falta de equidad que se está produciendo en estos momentos