Público
Público

La Ingobernable Madrid rescindirá la cesión del edificio de 'La Ingobernable' a la Fundación Ambasz

Sólo el PP ha votado en contra de dar marcha atrás a la cesión a 75 años del inmueble, de 3.000 metros cuadrados. PSOE, Ciudadanos y PP piden el desalojo de los activistas que okuparon el edificio el 6 de mayo

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Fachada de La Ingobernable.- FRANCISCO PASTOR (CTXT)

Si algo han conseguido los activistas que okuparon el edificio de la calle Gobernador de Madrid, al que bautizaron como La Ingobernable, ha sido abrir un debate desde la calle que ha calado en las instituciones. El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este miércoles que se lleven a cabo las actuaciones necesarias para rescindir el convenio de cesión con la Fundación Ambasz, que era lo que pedían los activistas al Ayuntamiento. Al menos en parte.

Durante el mandato de Ana Botella, el Consistorio aprobó la cesión de este inmueble de 3.000 metros cuadrados ubicado en una zona inmejorable, en pleno Paseo del Prado. Era una cesión gratuita, durante 75 años, sin salir a concurso público, a la Fundación Legado Emilio Ambasz, cuya supuesta intención era albergar la sede del futuro Museo de Arte, Arquitectura, Diseño y Urbanismo (MAADU), promovido por la mencionada fundación. Permaneció años vacío, hasta que en 2015 fue okupado por los mismo activistas, miembros del Patio Maravillas, un colectivo que cuenta con varios concejales en el pleno por Ahora Madrid.

Sólo el grupo municipal del PP ha votado en contra de rescindir el contrato de cesión para restituir el edificio al patrimonio público para, posteriormente, destinarlo a servicios o equipamientos públicos. Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos han votado a favor.

El problema para los activistas está en la siguiente votación del pleno: Ciudadanos, PSOE y PP han aprobado instar a la Junta de Gobierno a que realice las actuaciones necesarias que permitan desalojar a los actuales inquilinos de La Ingobernable. Ahora Madrid ha votado en contra. 

La ingobernable pidió hace dos semana al Ayuntamiento establecer una línea de diálogo para negociar la permanencia de los activistas en el centro. Este miércoles, los activistas han celebrado que el Pleno apruebe la rescisión de un contrato de cesión que consideran "fraudulento e ilegítimo" con una fundación promovida por responsables de FAES, la fundación de José María Aznar.

Recuerdan que el proyecto, que ha implicado a varios colectivos y movimientos sociales, aloja diariamente una variedad creciente de actividades, además de asambleas multitudinarias; que se ha constituido de una "forma democrática, transparente y alegre" y que "no requiere de tutela institucional" para prestar el servicio que se propone.

El próximo martes, cuando se cumplirá un mes de la okupación, los activistas darán una rueda de prensa e invitarán a los medios de comunicación a una visita por las instalaciones como prueba de "la transparencia y la democracia en el desarrollo de este común urbano que tanto necesita Madrid".