Público
Público

Maltrato animal El Ayuntamiento de Madrid insta a la Escuela de Tauromaquia a que cierre y entregue las llaves tras la extinción del contrato

El acuerdo establecía que la escuela debía cerrar el 31 de diciembre, pero la escuela se niega a marcharse de la Venta del Batán y arremete contra la alcaldesa de Madrid. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Imagen de archivo de una corrida de toros. EUROPA PRESS/Pablo Blázquez Domínguez

El Ayuntamiento de Madrid ha citado mediante burofax a los responsables de la Escuela de Tauromaquia 'Marcial Lalanda' para una reunión en la sede de Madrid Destino, de la que depende la escuela. Se pretende abordar de una vez por todas la extinción del contrato de las clases de tauromaquia, que concluyó el pasado 31 de diciembre. El Ayuntamiento ya ha anunciado que no renovará más el contrato e insta a la entrega de llaves.

Después de que los trabajadores de la escuela aseguraran no haber recibido notificación formal del cierre, se ha vuelto a mandar un segundo burofax para pedirles que se "regularice" la situación. Una vez entregadas las llaves, el Ayuntamiento "valorará los futuros usos" que se puedan dar al espacio municipal.

Por su parte, los responsables de la escuela, ubicada en la Venta del Batán, se niegan a entregar las llaves y aprovechan la ocasión para cargar contra la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, por su "beligerancia antitaurina" al pretender cerrar el recinto. Han asegurado que permanecerá abierto prestando las actividades habituales "el tiempo necesario".

La escuela califica de "iniciativa conjunta" de la alcaldesa y de los movimientos animalistas la pretensión de cerrar la escuela taurina, lo que a su juicio es "una conjura intolerante y totalitaria".

Fin de las subvenciones

El Consistorio retiró la subvención de 61.200 euros a la escuela en 2016. Pero a finales de año pasado amplío la ayuda con una nueva dotación de 32.000 euros, según El País, para pagar a los docentes hasta el pasado diciembre, fecha en la que finalizaba el contrato. La ampliación de estas ayudas se hizo basándose en la premisa de que para la realización de dichas actividades ya  "no se utilizan animales vivos".

Manuela Carmena, anunció en la comisión de Cultura de diciembre del año pasado que el Consistorio no seguiría "manteniendo la escuela de tauromaquia" en la Venta del Batán, y se la ofreció a la Comunidad de Madrid dado que sus instalaciones precisan más terrenos. Señaló entonces que el Gobierno local es "consecuente" con su política ya que no entienden que en el presupuesto educativo se incluya la tauromaquia.