Público
Público

Maltrato animal La Eurocámara pide el fin de los ensayos con animales para cosméticos en todo el mundo

El Parlamento Europeo aprueba una resolución no vinculante que insta a los Gobiernos de la UE a poner en marcha una coalición internacional para que el veto a esta práctica, prohibida en Europa, se extienda al resto del mundo en 2023.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6

Aunque en la UE está prohibida la experimentación con animales en productos cosméticos desde 2013, en el 80% del resto de países del mundo se siguen realizando. EUROPA PRESS

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado este jueves una resolución en la que pide que la UE inicie una campaña diplomática para conseguir que se prohíba en todo el mundo la experimentación en animales para productos cosméticos a partir de 2023, una práctica prohibida en el bloque comunitario desde 2013 pero que sigue existiendo en el 80% de los países extracomunitarios.

El texto, que no es vinculante, ha sido respaldado por 620 eurodiputados, mientras que 14 han votado en contra y 18 se han abstenido. En él, la Eurocámara subraya que la prohibición en la UE no ha impedido a la industria prosperar y proporcionar unos dos millones de puestos de trabajo.

Sin embargo, los eurodiputados han denunciado la existencia de "lagunas" en la regulación, puesto que permite la comercialización de cosméticos que han pasado pruebas en animales en otros países pero después son examinados con métodos alternativos en la UE.

También han criticado que es "un problema grave" la falta de datos fiables sobre cosméticos que han sido probados en animales y luego exportados a la UE.

Además de denunciar las deficiencias a nivel interno, los eurodiputados han pedido a los jefes de Estado y de Gobierno que utilicen la diplomacia para "formar una coalición internacional amplia" y celebrar, en el marco de Naciones Unidas, un convenio contra la utilización de animales para el ensayo de productos cosméticos. El objetivo es conseguir que esta prohibición a nivel mundial entre en vigor a partir de 2023.

En este contexto, han advertido de que la legislación europea no puede debilitarse como consecuencia de negociaciones de acuerdos de libre comercio o en aplicación de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).