Público
Público

Maltrato animal Madrid deja de sacrificar a los animales abandonados

Entra en vigor la Ley de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad, que también prohíbe la presencia física de perros y gatos en las tiendas de venta o el uso de animales para la mendicidad. 

Publicidad
Media: 4.73
Votos: 15
Comentarios:

Nacho Paunero, de la protectora El Refugio, con la perra Tanita, rescatada en Valencia de Alcántara (Cáceres). EL REFUGIO

A partir de este viernes los animales abandonados en un centro de acogida de Madrid no podrán ser sacrificados, de acuerdo con la Ley de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad, que ya ha entrado en vigor.

La norma, que regula también sobre otros aspectos de la tenencia, venta o crianza de mascotas, prohíbe el sacrificio de animales de compañía “excepto por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales, o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambiental” e impide igualmente que aquellos que hayan sido abandonados terminen siendo sacrificados “por el simple hecho de su permanencia en centros de acogida”. La anterior ley, que ahora queda derogada, permitía que los animales que no habían sido identificados, reclamados o adoptados pudieran ser sacrificados en el plazo de 10 días.

La Comunidad ha previsto un presupuesto de un millón de euros para las protectoras y los Ayuntamientos de más de 5.000 habitantes para adaptarse a los cambios y sufragar los gastos, según ha anunciado el Consejero de Medio Ambiente, Jaime González Taboada.

No obstante, algunos aspectos de la ley, como el que prohíbe la presencia física de perros y gatos en las tiendas de venta, todavía están pendientes de la aprobación de un reglamento para poder ser efectivas al cien por cien, confirman desde la Consejería. Los comercios, asimismo, disponen de un máximo de dos años para adaptarse a los cambios y las nuevas instalaciones necesarias para la venta de los animales, que salvo casos concretos, deberá hacerse por catálogo.

La nueva regulación también incorpora otras normas para el bienestar animal en la Comunidad, como la prohibición de “ejercer la mendicidad o cualquier otra actividad ambulante” utilizando a animales de compañía como reclamo, algo que podrá sancionarse con multas de hasta 3.000 euros; o la de tener en el mismo domicilio a más de cinco animales de la misma especie “sin la correspondiente autorización municipal”.

Conseguir el "abandono cero"

“Llevamos veinte años pidiendo que no se sacrifiquen animales”, dice en conversación con Público Nacho Paunero, presidente de la protectora El Refugio, una de las impulsoras de la ley, que fue aprobada por unanimidad en la Asamblea de Madrid el pasado julio. Paunero está muy satisfecho con la norma, aunque reconoce que lo ideal sería conseguir el “abandono cero” y no “el sacrificio cero”, como se conoce popularmente a la ley. “Es el disparador de salida para otras comunidades”, asegura.

El año pasado se abandonaron en Madrid 5.148 animales de compañía

Hasta ahora, sólo Catalunya había prohibido por ley el sacrificio de mascotas, en una normativa muy similar a la puesta en marcha en Madrid. A nivel estatal, España está a punto de ratificar el Convenio europeo de protección de animales de compañía, un texto mucho más laxo (se aprobó en 1987) y que no prohíbe el sacrificio de animales.

Otro importante cambio con respecto a la regulación anterior lo establecen las sanciones, que superan con creces a las estipuladas en 1990. Las infracciones muy graves, como el sacrificio, el maltrato, el abandono o la mutilación de animales contemplan multas de hasta 45.000 euros.

El sacrificio, maltrato o abandono conlleva multas de hasta 45.000 euros

Según datos de la Comunidad liderada por Cristina Cifuentes, en todo el territorio de Madrid se abandonaron 5.148 animales de compañía el año pasado, el mínimo histórico de la década y un 14% menos que en 2015. Por su parte, las adopciones en la comunidad se han reducido un 7% en 2016, pasando de 6.986 a 6.525 en 2015.

Desde la Consejería de Medio Ambiente explican que, en parte, la bajada de las adopciones se debe a la disminución de los abandonos y aseguran que, aunque las cifras siguen siendo muy mejorables, es positivo que las adopciones se mantengan por delante de los abandonos.

Según el partido animalista PACMA, al año son abandonados de media 150.000 animales en España, muchos de los cuales acaban siendo sacrificados en perreras autonómicas y municipales.