Público
Público

Maltrato animal Movilización por el gato Itchi, 16 días perdido en el aeropuerto de Barcelona 

Más de 15.000 personas firman para que AENA permita la búsqueda del felino, perdido cuando un operario de Iberia 'handling' lo llevaba a la terminal. Monarch, Iberia Airport Services y AENA se echan la culpa unos a otros por la pérdida de Itchi.

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 6
Comentarios:

Itchi se escapó de su trasportín después de un viaje en la bodega de un avión para reencontrase con su dueña.

Andrea Barragán, de 26 años, está viviendo una pesadilla. Lleva 16 días buscando a su gato Itchi, de cinco años y medio, por las casi 1.500 hectáreas de terminales, pistas de aterrizajes, naves y almacenes del aeropuerto de El Prat-Barcelona. "Itchi viajó solo desde Manchester el 10 de marzo; yo tuve que regresar antes a España para encontrar trabajo, ahorrar y pagar su billete. Pero no he vuelto a verle desde entonces", explica la joven.

Andrea llevaba cinco años viviendo en Manchester con Itchi, su minino atigrado de patas blancas, enormes ojos y amante de los juguetes que huelen a hierba gatera catnip. Pero tras quedarse sin trabajo decidió regresar a España para empezar una nueva vida. El plan era volver a Barcelona; aunque sin dinero suficiente para pagar dos billetes, se vio forzada a viajar primero ella sola, dejando a Itchi al cuidado de una familiar en Reino Unido.

Cartel de búsqueda de Itchi.

"Logré reunir los casi 600 euros que necesitaba para el viaje de Itchi, entre el vuelo y las tasas, en tres meses de trabajo en España. Itchi pudo así viajar hasta Barcelona; pero cuando fui a reunirme con él, me entregaron el transportín vacío: ¡Habían perdido a mi gato!", explica Andrea, que lleva dos semanas sin pegar ojo, ya que cuida de unos niños por las mañanas y se pasa las noches rastreando el aeropuerto de Barcelona en busca de su amigo.

Itchi es un gato mestizo tímido y cariñoso que fue adoptado de cachorro, al que le gusta despertar a media noche a su humana para que le haga un hueco en la cama. "Ahora lleva más de dos semanas solo y perdido en el aeropuerto. ¡Itchi tiene que estar aterrorizado!", dice Andrea, que esta noche volverá al aeropuerto, como cada una desde hace dos semanas, acompañada por trabajadores de Iberia, o de AENA, o por voluntarios de protectoras y colonias felinas cercanas. Y no son los únicos: más de 15.000 personas han firmado a través de Change para que AENA la ayude y le permita seguir buscando a Itchi.

Le dejan comida y sueltan una caja-trampa. Han empapelado todo el aeropuerto con carteles con su foto, en la que Itchi posa con su característico collar verde y mirada despierta. Incluso han colocado una cámara web que graba la zona las 24 horas, gracias a la protectora Help Guau. Entonces cruzan los dedos, y las patas, con la esperanza de que Itchi aparezca con su característico collar verde y su maullido afable. Y de que, al fin, pueda volver a casa. Sano y salvo. Pero de momento, nada.

¿Cómo y quién perdió al gato Itchi en el aeropuerto?

La respuesta cambia según a quién se le pregunte. "El transportín debía de estar defectuoso o roto porque cuando el operario de Iberia fue a coger el receptáculo de Itchi para sacarlo de la bodega, el gato salió por sorpresa, saltó del avión y huyó por las pistas", decía el martes una portavoz de Iberia. Aunque Itchi viajó con Monarch, Iberia Airport Services es la responsable del llamado handling o descarga de equipaje de estos aviones.

Este relato de Iberia deja la responsabilidad por la pérdida de Itchi en el tejado de Monarch. Sin embargo, la aerolínea británica Monarch asegura que "Itchi voló seguro, y entró y salió de su avión dentro de su transportín, perfectamente cerrado", en palabras de un portavoz de la compañía.

Andrea Barragás (d), dueña de Itchi, con su pareja Vicky.

15.000 personas han firmado a través de Change.org para que AENA la ayude y le permita seguir buscando a Itchi 

¿Y qué dice AENA, la gestora de los aeropuertos de España, y por tanto, de El Prat-Barcelona? Su versión desmiente la explicación ofrecida por Iberia. "Itchi bajó del avión a salvo y dentro de su transportín, la puerta del receptáculo se abrió de forma accidental después, una vez en tierra, cuando el gato era transportado por los trabajadores de Iberia handling en el trenecito que lleva el equipaje hasta la terminal", aclara un responsable de AENA, que concluye que "esta es la única versión de los hechos, y lo que sucedió de verdad".

Y con tanta patata caliente que viene y va, ¿quién ha perdido entonces a Itchi? La respuesta, al menos técnicamente, es que la responsable sería Iberia handling, ya que era la empresa responsable de transportar a Itchi por tierra hasta la terminal una vez que el gato había bajado del avión. Ahora bien, la reclamación y posible indemnización habría que pedírselas a Monarch, porque Andrea compró el billete a esa compañía, y fue la empresa la que subcontrató a Iberia.

Pero aún queda una pregunta: ¿Cómo pudo abrirse la puerta del transportín de Itchi? "El problema es que no llevaba bridas de seguridad, lo que hizo posible que la puerta cediera por el traqueteo y el gato saltara", añade el responsable de la aeroportuaria.

"Un gato casero perdido con miedo se quedará escondido en el primer sitio seguro que encuentre"

Unas simples bridas o correas de plástico, imposibles de abrir si no se cortan con una tijera, habrían bloqueado la puerta del transportín de Itchi. Pero nadie se le dijo a Andrea antes del viaje. "Llamamos a Monarch para preguntar y prepararlo todo bien, y nadie nunca nos dijo que era importante poner bridas al transportín", lamenta Andrea. "De haberlo sabido, ¡claro que habría sellado con bridas las puertas!", dice Andrea.

¿Dónde está el gato Itchi?

Tanto Iberia como AENA están ayudando a Andrea a encontrar al gato. Pero además, "los trabajadores del aeropuerto y la gente voluntaria que cuida de la colonia de gatos callejeros que hay en el aeropuerto se están portando muy bien. ¡Están siempre atentos por si aparece Itchi, con sus inconfundibles patas blancas y su collar verde!", dice Andrea. Incluso le dejan comida y rastrean la zona en busca de Itchi cuando ella está en el trabajo.

¿Pero dónde está Itchi? Ésta es la pregunta que todos querríamos responder. Aunque algunos dicen que el gato podría estar ya muy lejos del aeropuerto, los expertos felinos saben que un minino tan casero como él debe estar mucho más cerca, asustado y agazapado en algún rincón del aeropuerto. "Un gato casero perdido con miedo se quedará escondido en el primer sitio seguro que encuentre; y aparecerá por los centros de alimentación de la colonia de gatos cercana, si la encuentra", aclara Nancy Peterson, experta en programas felinos y protectoras.

¡Y en el aeropuerto de El Prat-Barcelona hay al menos dos colonias de gatos ferales o callejeros! Una dentro de las terminales y otra fuera, gestionadas ambas por protectoras y voluntarios. "Sus cuidadores están siempre atentos por si aparece Itchi", dice Andrea.

(+) Autora del blog En el nombre del gato