Público
Público

Maltrato animal La presión de más de 12.000 personas logra rescatar a un burro maltratado en Castellón

Una protectora de animales logra con su mediación salvar al animal, que se encontraba en un estado de desnutrición extrema

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:

Estado del burro antes de que fuera rescatado. EL REFUGIO DEL BURRITO

La asociación protectora El Refugio del Burrito ha logrado con su mediación salvar en Castellón a un burro que se encontraba en un estado de desnutrición extrema. Según la asociación, el propietario del animal, que al parecer sufre síndrome de Diógenes, le hace tirar de un carro cargado de chatarra desde la localidad de Castellnovo hasta Segorbe (separados por unos 20 kilómetros) de forma habitual, hasta que el animal cae exhausto.

Hace unos días, los vecinos alertaron a la Policía Local, que desistió de llevarse al burro y únicamente se llevó al perro que también acompañaba al propietario del burro. El veterinario realizó la inspección al burro y un informe que reflejaba que el equino presentaba un estado importante de desnutrición y debilitamiento físico que ponía en peligro su vida, y recomendaba que el animal no realizara actividad física alguna, dado su estado de caquexia.

Según la asociación, trató sin éxito de que la Policía Local se llevara también al burro. "Es frustrante que a pesar de que la legislación vigente en España deja muy claro cómo actuar en situaciones donde la vida de un animal corre peligro, nos seguimos encontrando con fuerzas de la autoridad que no se deciden a actuar. Esto supone una negligencia y omisión del deber", critica Verónica Sánchez, directora de El Refugio del Burrito.

Ante la pasividad de las autoridades, El Refugio del Burrito creó una campaña de recogida de firmas en Change.org, que recolectó más de 12.000 en apenas 14 horas. Tras ello, el Seprona de la localidad de Segorbe se puso en contacto con la asociación para coordinar el rescate del burro, que ha sido renombrado como Vida.

El burro, renombrado Vida, tras su rescate. EL REFUGIO DEL BURRITO