Público
Público

Maltrato animal El principal proveedor de carne de cerdo de Mercadona no cuenta con el certificado de bienestar animal que dijo que tenía 

Incarlopsa ha tenido que retirar de su página web un comunicado en el que aseguraba que contaba con un certificado europeo en bienestar animal que en realidad no tiene, y que utilizó para defenderse de las críticas por maltrato.

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 12

Las instalaciones del matadero de Incarlopsa en Tarancón. INCARLOPSA

Unas semanas después de que saltara a la luz el escándalo de maltrato animal en un matadero de la empresa Incarlopsaprincipal proveedor de carne de cerdo de Mercadona— la compañía, que hasta ese momento había guardado silencio, se apresuró a hacer público su compromiso con el bienestar animal. En un comunicado enviado y publicado en varios medios de comunicación, la principal empresa manchega presumía de contar, desde 2017, con el certificado Welfare Quality, un protocolo europeo de evaluación de bienestar animal para granjas y mataderos que permite acreditar estándares más altos de bienestar por encima de los requisitos que establece la ley. Pero ahora lo ha tenido que retirar de su página web.

Tal y como le han hecho saber desde el Institute of Agrifood Rerearch and Technology de Catalunya (IRTA) y la Sociedad Española de Normalización y Certificación (Aenor), encargadas de las evaluaciones Welfare Quality en España, Incarlopsa no cuenta con esta certificación.

“Los únicos que hacemos las evaluaciones y damos los certificados Welfare Quality en España somos nosotros. Es un protocolo que está abierto en internet y que cualquiera puede consultar y aplicar, pero es necesaria una supervisión oficial”, afirma a este periódico Antoni Dalmau, veterinario e investigador experto en bienestar animal detrás de estas certificaciones.

El certificado del que dispone Incarlopsa, según han hecho llegar desde la empresa a este periódico, está basado en los criterios Welfare Qality, pero no en la última versión, ni han sido supervisados por el IRTA.

“Hablé con Incarlopsa y ellos mismos estaban convencidos de que lo tenían. Pero tuve que explicarles cómo funcionaba la cosa y no les quedó más remedio que retirar el comunicado de su web”, añade. "Asimismo, Incarlopsa se puso en contacto con IRTA para pedir una auditoria en la versión más actualitzada del protocolo por el reconocimiento internacional que tiene la marca Welfare Quality", aseguran desde IRTA.

Aunque los enlaces conducen a páginas ya no disponibles en la web de Incarlopsa, el rastro de la noticia publicada por la empresa cárnica aún es visible en una búsqueda por internet.

“Es injustificable que una empresa de esta magnitud, proveedora de carne de Mercadona, no se haya informado fehacientemente del protocolo para obtener esta certificación europea de bienestar animal, algo que es tan sencillo como comunicarse con los representantes de la misma. Lo que viene a contradecir el tan cacareado discurso de la compañía del bienestar animal como máxima prioridad, a lo que se suma obviamente la reciente Sentencia por maltrato animal”, denuncia la plataforma contra la instalación de macrogranjas Pueblos Vivos Cuenca, que hizo público el caso del matadero de Incarlopsa.

La compañía y la Junta de Emiliano García Page se vieron envueltas a mediados de marzo en un escándalo de trato de favor y maltrato animal cuando una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha acusó al gobierno manchego de actuar “al dictado” de la empresa, que le pidió apartar de su puesto a dos veterinarios de la administración que habían denunciado incumplimientos en la normativa de bienestar animal en el matadero de Incarlopsa en Tarancón (Cuenca).

“La Administración parece haber actuado aquí a dictado de la sociedad inspeccionada por motivos que se nos escapan, y parece haber utilizado la vía del expediente disciplinario como forma de apartar a dos funcionarios que la citada empresa consideraba incómodos”, dice textualmente el fallo.

Los hechos ocurrieron en 2016. Más tarde, en 2017, Incarlopsa abrió un nuevo matadero con el que defiende haber subsanado las deficiencias del anterior.